El viaducto imagen de las perversiones de la cuarta república

Escribir sobre el gravísimo problema político, económico i social que representa el cierre de la Autopista Caracas-La Guaira, en otro tiempo el gran orgullo nacional de Venezuela, por el inminente colapso del viaducto principal, es llover sobre mojado, pues ya, en mui poco tiempo es mucho lo que se ha dicho i escrito. Sin embargo la historia está allí; la historia no colapsa i los ejemplos de una política de partidos alternados, buscando cada vez sus integrantes los mejores cargos, no para servir sino para robar i obtener escandalosos privilegios, siguen quedando a la vista de todos los venezolanos. Cuando me preguntaban en la universidad los alumnos, en medicina o en humanidades, profesor ¿Qué es para usted un partido político? (de los que tenía por delante, especialmente AD i COPEI) les respondía: una mafia que ambiciona el poder para engullirse el erario i sus muchos miembros, cola de buscapuestos. Los dictadores como Cipriano Castro i Juan Vicente Gómez, tenía mejores gabinetes que ellos; lo tuvo también López Contreras i Medina Angarita i me atrevería a decir que el mismo Pérez Jiménez. En todos los casos los hubo de mejor o menor calidad; de mayor o menor honestidad, pero siempre responsables de lo que se le confiaba, especialmente cuando Venezuela empezaba a ser de verdad un país. Pérez Jiménez pudo ser todo lo dictador que fuera; lo podrían acusar de poco inteligente i mandón, a la vez que perseguidor de sus adversarios; pero veía más por el país. Con el mayor presupuesto que tuvo alguna vez de unos 5 mil millones de dólares, los grandes hospitales, los grandes hoteles de Venezuela i muchas cosas más, cuyo broche de oro fue la Autopista Caracas-La Guaira. Pérez Jiménez dijo i nunca lo desmintieron que, cuando llegó al poder, había en Caracas unos 60 a 64 mil ranchos en los cerros i cuando se fue, apenas dejó unos 8 mil, con una política de sanear Caracas i embellecerla. Caracas, si los venezolanos de la IV República hubiesen tenido inteligencia, honestidad i capacidades, la hubiesen convertido en una hermosa ciudad apacible, de anchas avenidas i sin edificaciones altas, para ser sede del Gobierno i las más importantes Instituciones Culturales. Las industrias, talleres, grandes almacenes, fábricas diversas, etc., se hubiesen creado en el litoral, hacia otras ciudades del interior o con grandes posibilidades de extensión como en Zulia, Falcón, Sucre o los llanos. El país se hubiese desarrollado mejor; se hubiesen iniciados grandes vías ferroviarias que son claves para el progreso de todos los países del mundo, como se desarrolló la red hospitalaria i hotelera, hasta que llegó la MARABUNTA del partido Acción Democrática i le siguió COPEI, para establecer, después del GOLPE DE ESTADO propiciado al mejor gobierno democrático de entonces, el gobierno del General Isaías Medina, por AD i complicidad militar, un breve período con el humillado Rómulo Gallegos, i más adelante la llegada el poder de Pérez Jiménez. I es de aclarar: fue una dictadura cruel casi exclusivamente para los adecos, pues el resto del país vivió tranquilo, con gran seguridad social i muchos logros como los citados. I fue apenas a la caída del dictador de la maleta, cuando empezó el desbarajuste, el furor de nuevos ricos, las complicidades más absurdas i el robo sistemático del erario nacional. Mas, lo lamentable de los años que irían a transcurrir no fue solamente la corrupción política i moral, sino que fueron depredando todos rincones del país, destruyendo los alcances obtenidos, desmejorando la salud i los hospitales, destruyendo la cadena hotelera, descuidando las carreteras i autopistas, acabando con una de las mejores Líneas Aéreas del mundo. Olvidándose de las vía férreas por eso era “cosa del pasado” i ciertos filántropos como Eugenio Mendoza imponían sus negocios para maquinarias, vehículos pesados, etc., o payasos improvisados i estafadores como el “Cojito” Arria, sin preparación ni títulos, hacia lo que le venía en ganas para sus negocios, mientras servían a las otras corrupciones de los jefes, i vimos escándalos económico como Racadi, i masacres como El Caracazo, i cuanta porquería histórica pueda concebirse, en manos de ladrones de cuello blanco que por último se habían refugiado en PDVSA como en un Estado dentro del Estado, autocalificándose de “meritócratas”. Esa es una historia conocida por los cuatro costados que es imposible hasta de resumir, por ser tan numerosas la atrocidades i los robos. La misma que criticó tanto un adeco desubicado como Domingo Alberto Rangel; la misma que en caricaturas i palabras criticaba i se burlaba ese pobre payazo de Zapata. Recuerdo una en la cual Mr.Custeau decía: “Je no decir que país está a bordo del Calipso; je decir que país estar al borde del colapso”.Los restos de dinosaurios que quedan, parecen haber olvidado la Venezuela Saudita de Tarre Murzi i muchos otros libros como El Desastre de Juan Pablo Pérez Alfonso i Domingo Alberto Rangel, además de su Oligarquía del Dinero.

Ahora basta leer artículos publicados en APORREA como los de Alberto López Quimbay, Jorge Mier Hoffman i Roberto López Sánchez para tener una explicación de cómo durante más de 20 años se ha venido engañando al país con puras comisiones i mentiras, proyectos, soluciones en el papel, etc., hasta llegar a este gobierno revolucionario, donde naturalmente la oposición debe estar culpando al presidente Hugo Chávez, olvidándose de la composición de esos cerros, de la utilidad para ranchería que se les permitió i hasta para relleno sanitario concedido por el depredador Diego Arria como gobernador de Caracas, de la calidad del cerro i su reacción casi gelatinosa con las agua residuales constantes i naturalmente las lluvias. Todo, pues, tiene una consecuencias terribles; comparativamente resultan mucho más alarmantes que la tragedia del estado Vargas que igualmente participa en esta. La oposición debe estar de pláceme, porque todo lo que sea negativo para Venezuela, ellos lo consideran culpa i saldo negativo para Chávez. Empero si, ni esa tragedia en Vargas al comienzo (apenas finalizando la Constituyente); ni los paros, el golpe de Estado, el saboteo a PDVSA, las guarimbas, o el esperado Referendo Revocatorio, ni las elecciones de gobernadores, alcaldes i finalmente Diputados a la Asamblea Nacional, les ha proporcionado la mínima victoria i cada vez los desnuda más i los señala como indeseables a la patria, este problema del Viaducto i la Autopista, es otro reto más que el gobierno revolucionario sabrá resolver con eficiencia i prontitud más que la esperada. Lo que si es recomendable al presidente Chávez, es que de nuevo fije la mirada en su entorno, porque en los últimos meses, la responsabilidad de un 97% para los hombres de la IV República, también dejaron un “pedacito” mui valioso (quizá un 3% o más) para sus ministros, inmiscuidos en el caso, pues desde el comienzo del gobierno surgido el 6 de diciembre del 98, “la primera prioridad” como incorrectamente se dice, del Ministerio de Infraestructura o los que le antecedieron en lo que antes era Obras Públicas, ha debido ser el cuido de esa valiosa autopista i el inicio de una Vía Alterna, porque Caracas es el corazón del país i no pude “latir sin sus grandes vasos”. Sigo pensando que eso que llaman “burocratización” es un cáncer para la revolución; el gobierno necesita ministros, diputados, gobernadores i alcaldes capacitados, con sólida cultura científica, tecnológica, social i filosófica, i eso no lo vimos en muchas partes, especialmente en el Zulia. No basta el entusiasmo i la expresión de adhesión a un proyecto; está asediado de improvisados i aventureros, incluso hasta en lo “intelectual”. Importa el aporte que los hombres puedan dar i especialmente la fidelidad a una idea tan grandiosa que, lleva comprometida la soberanía i felicidad de la patria, pero recuerde que muchos fueron adecos i copeyanos que ahora usan el mimetismo político, sin excluir a mucha gente sencilla de pueblo. La Filosofía de la Historia, enseña mucho más que libros escritos para la ocasión; recordemos que una guerrillera escribió un título plagiado de Anatole France, LA REBELIÓN DE LOS ÁNGELES, i resultó que ella, Constituyente, se pasó al aquelarre de los diablos.

Menos mal que estrenamos los revocatorios; pues bien parece que en lo que viene, los vamos a necesitar. La mediocridad de muchos saltará a la vista. Un buen test sería preguntarle a muchos, cuanto saben de la obra del Libertador Simón Bolívar i su ideario político i qué está vigente en el mundo del siglo XXI.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3324 veces.



Roberto Jimenez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a18830.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO