¡Que fraude!

Valió la pena trasnocharse hasta las dos de la mañana para presenciar el primer encuentro entre gobierno y oposición. Porque es necesario cada día refrescar nuestra percepción de la realidad nacional y sopesar lo que hay sobre la mesa para un llamado diálogo de paz.

El presidente Nicolás Maduro inauguró con una larga reflexión la jornada, en su condición de anfitrión, que dicho sea  de paso,  recibió el reiterado desconocimiento como tal por parte del gobernador de Miranda, quien de entrada en el campo protocolar lo ignoró olímpicamente. Saludó a todos los presentes y ausentes, menos al Primer magistrado nacional y cuando se dirigió a él, durante la vorgonzosa sarta de mentiras que vomitó a través de su intervención, siempre lo llamó despectivamente: Nicolás, porque una cosa es cuando se llama a alguien por su nombre de pila, obviando el protocolo, pero que se hace por cariño o por confianza, y en el caso se hace la salvedad, y, otra es, cuando por soberbia, por irrespeto a exprofeso y por desprecio al otro se le llama a secas por su nombre de pila, como para echarle en cara: No te mereces la distinción que detentas.

Cuando decimos que valió la pena el trasnocho, no es por la calidad del dirscuro ni planteamientos hechos al gobierno que púdieran contribuir a corregir rumbos, si es que en realidad se hiciera necesario. No, es simple y llanamente, porque eso nos permitió conocer de primera mano, hasta donde es capaz de llegar la miseria humana, cuando el odio, los deseos de venganza y las ambiciones personalistas y grupales, predominan sobre lo que pudiera ser la conducta normal, llana, de cualquier ser humano, decente, con alma, con  escrúpulos, capaces de llevarlo a respetarse asi mismo.

En realidad tuvimos que armarnos de paciencia, tolerancia, capacidad de análisis y hasta echar mano a los recursos que nos dejó en su obre el insigne poeta, escritor, periodista y  humorista Aquiles Nazoa, para reverrtir lo que pudiera ser nauseas de indignación,  por risas al asumir aquel torneo de hipocrecía y mentira, como un circo, donde semillitas, pancracio y otros artistas del arte de la diversión nos hacían reir.

La reflexión del presidente obrero, fue transparente, clara, descarnada, llena de citas demostrativas de lo ocurrido en un pasado reciente, con mucha precisión, muy incisiva, pero sin poses ensayadas y muy respetuosa. Eso nos hizo pensar que en realidad allí se iban a desnudar verdades y que cada cual haría su mea culpa. Se criticaría lo que así amerite y se reconocería, lo que es imposible negar con poses y afirmaciones de odio y descalficaciones apriori.

Desgraciadamente, todo se cayó, cuando tomó la palabra el primer orador por la llamada Mesa de la Unidad Democrática, que con pose de académico autosuficiente, inició su clase magistral, de lo que a su criterio tendría que ser la jornada para obtener el éxito esperado. Al efecto esgrimió un rosario de preguntas, sobre derechos humanos, inmunidad parlamentaria, derechos de los estudiantes a manifestar, respeto a la Constitución de la República Bolivvariana de Venezuela, cuestionada y desconocida de manera pemanente por la Coordinadora Democrática de 2002, ahora mutada en Mesa de la Unidad Democráatica. Es realmentem risible, ver como los verdugos de la IV República, los sicarios de turno, Cachorros del pentágono, que durante sus servicios al imperio masacraron estudiantes, campesinos, obreros, violentaron todos los principios de derechos humanos al punto de mandar al Cuartel San Carlos, a la Planta, a la Isla de Tacarigua, conocida como la Isla del burro, a Senadores y diputados de la época, sin formula de juicio, bastando solo el plumazo presidencial para despojarlos de todos sus derechos; ahora convertidos en defensores de los estudiantes pacíficos

Estos mismos personeros facilitaban las incursiones nocturas de las bandas armadas de AD y COPEI, para secuestrar y deesaparcer dirigente obreros, estudiantiles y campesinos, intelectuales y amas de casa, identicados(as), como militanhtes revolucionarios. Todavía están frescas las huellas ensangrentadas dejadas por la Sotopol y la Cobra Negra, cuerpos paramilitares y parapoliciales creados por la Democracia de la IV República, para custodiar los derechos humanos de la oposición cuyos militantes al ser capturados eran enviados a las entrañas de las montañas venezolanas  o del Mar Caribe,tras ser humanitariamente lanzados atados de pies y manos, desde un  helicoptero en vuelo. Otra práctica muy humanitaria afinada por Carlos Andrés Pérez en su época de Minisrtro del Interior (de policía), era el encargo de trofeos, para asegurarse que efectivamente los condenados a desparecer no volverían. Se trataba de las manos de las víctimas, requeridas por el ministro, para cotejarlas con los registros y con seguridad dar de baja a quienes p'ertencieron esas extremidades.

Ese orador, incluso se saltó el tiempo de los 10 minutos, plagando de mentiras y de hipocrecias el espectro radioeléctrico, hasta la saciedad. Otro tanto hizo el representante de AD en la MUD, que con su cara de Semillita, con una intervención plagada de cantinfladas en vez de 10, habló 20 minutos haciendo caso omiso al acuerdo previo de 10 minutos por orador.

Surgieron los Summa Cun Lauden en economía, que durahnte los 40 años de gobiernos del vipartidismo llevaron al país a la ruina total y a la población a una depauperación tal, que muchas familias de escasos recursos, llegaron a los extremos de comer pasta con perrarina guisada, como salsa y a utilzar el agua de cocción de los espaguettis, como tetero para niñas y niños, ante la imposibilidad de acceder a un alimento lacteo. Uno de los responsables de esos desmanes de AD y COPEI; hoy cobijado en una secta denominada Un Nuevo Tiempo, vino de manera insolente a desconocer los logros de la revolución que hoy garantiza la comida hasta a el más humuilde de los venezolanos y a intentar dar clases de como manejar la industria petrolera, cuando ellos llevaron el barril de petroleo a 7 bolívares, que era el precio, cuando el Comandante Chavez asumió la presidencia, tras la lapidaria derrtota a la coalición de derecha que intentó cerrarle el paso.

Pero lo mas vergonzoso, es que ningunio de los fulanos oradores fue capaz de dondenar la violencia. Ninguno fue capaz de condenar el incendio de un preescolar con 89 niños dentro, en edades de seis meses a cinco años, que estuvieron a punto de perecer  achcicharrados. Ninguno de los oradores fue capaz de condenar el asesinato de 40 venezolanos, entre militares, policías y vecinos por parte de los paramilitares que disfrazados de esrtudiantes cierran calles y avenidas con barricada en llamas a las cuales aliemnatn con perrtos, gastos y demás animales en situación de calle, como un ritual para sembrar terrror. Ninguno de estos representantes de la oposición fue capaz de condenar el ecocidio de cinco mil árbles talados y quemados para la tranca de calles.

No. Todo lo contrario; de la manera más vergonzante para sus seguidores, trajeron como única propuesta una Ley de Amnistía para que queden el libertad inmediatamente todos los criminales que tras pesquisas han sido caputrados por los cuerpos de seguridad. Hasta el presente son más de dos mil los capturados, de los cuales quedan efectivamente privados de libertad 178, el resto está con medidas cautelares. Lo más ilustrativo sobre esta acción criminal, es que de los detenidos solo 12, pudieron demostrar su condición de estudiantes, sin embargo la MUD en patota fue a pedir la libertad inmediata par todos.

La realidad es, que los jefes de la MUD, son ahora rehenes de sus asalariados. Los paramilitares y mercenarios entrenados en Colombia, en Centroamérica y en campos terroristas del Medio Oriente, luego traídos y sembrados en Venezuela, para sembrar el terror y la desestabilización, como lo han hecho durante dos meses, ahora los tienen en sus manos, o les siguen apoyando o serán los próximos objetivos militares. Crea cuervos y te sacaran los ojos, reza el axioma popular.

Por esa es la razón, que este intento del gobierno no tendrá éxito porque no van a lograr que quienes apoyan abiertamente la violencia modifiquen su conducta. Por eso tras unas seis horas de discusión en cadena nacional, no podemos menos, que muy a nuestro pesar, exclamar: ¡..Que fraude..!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3861 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas