Además de los tres generales, aún quedan conspiradores en el gobierno de Maduro

No eran solo tres generales los que estaban aliados a la conspiración que se activó desde el 12F en Venezuela, hay otros más, no hay que ser un genio para saber que en este intento de golpe del 2014 además de los líderes del ala fascista de la derecha opositora, quienes intentaron derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro, contaban con respaldo en sectores militares y civiles del gobierno.

Le corresponde al propio Presidente Maduro y a quienes apoyan lealmente a su gobierno y apuestan a la continuidad del legado de Chávez llegar al fondo en las investigaciones para desarticular a los conspiradores. Así como han aparecido los tres generales de la Aviación conspirando, según lo informado por el Presidente, debe darse el nombre de otros actores civiles y militares que apoyaban el derrocamiento de Maduro.

Es preciso insistir en que el plan de derrocamiento del Presidente venezolano ha sido diseñado en el Departamento de Estado de los EE UU y cuenta con el financiamiento gringo, pero buena parte de sus ejecutores están aquí mismo y, algunos de ellos, dentro del mismo gobierno.

Aunque el golpe fue derrotado, si no se devela en adelante quienes desde el propio gobierno estaban apoyando el derrocamiento del Presidente, en poco tiempo veremos otro intento de derrocamiento que en otras circunstancias podría lograr su objetivo. Es responsabilidad de los organismos de inteligencia, y quizás de la contrainteligencia, porque en ese terreno parece que la conspiración ha tomado bastante cuerpo, llegar al fondo de las investigaciones.

Es preciso recordar que las dos primeras muertes que ocurren el 12F, según lo dicho por el propio Presidente Maduro, fueron causadas por funcionarios del SEBIN, lo que deja claros indicios de que individuos de dicho organismo, pero más que individuos sectores, se anotaron en la jugada de mostrar el rostro de “un gobierno represor y asesino de estudiantes pacíficos”, tal cual como lo habían hecho en abril del 2002. No es casual por tanto, que haya caído un opositor y un chavista, tal como ocurrió en 2002 cuando los francotiradores asesinaron personas de bando y bando.

Debe el gobierno, o los que en él apuestan a la continuidad del legado de Hugo Chávez, empeñarse en que aparezca el rostro de los conspiradores que aún conservan el disfraz de chavistas. De no hacerlo veremos pronto activarse otro intento de golpe.

Los golpistas de estos días, como los del 2002, intentan reeditar en Venezuela el fascismo que al derrocamiento de Allende impusieron los gringos y los militares en el país del sur que se atrevió a soñar con el Socialismo en la década de los 70.

La unidad cívico militar que debe fortalecerse en estos días pasa por el compromiso del gobierno de profundizar hasta establecer las más mínimas responsabilidades en el intento de golpe del 2014, tanto de civiles como de militares, para aplicarles la justicia y garantizar larga vida a la Revolución Bolivariana.

jgonzingeniero1984@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3944 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan González

Juan González

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a185174.htmlCd0NV CAC = Y co = US