Allá va va un piligra, mírenlo, que no se escape…

Algo me dice que de aquí al 21 de noviembre se darán a conocer nuevos casos similares al del coronel Piligra, se destaparan nuevas “ollas” donde se evidencie, Ministerio Público de por medio, como funcionarios públicos han desfalcado el patrimonio de todos.

No hará falta gran esfuerzo del Estado para conocer casos similares al del coronel quien desde el 2019 dirigía Lácteos Los Andes, pero que desde unos años atrás cumplió “pasantías” desempeñándose en altos cargos en distintas dependencias gubernamentales. Son tantos los casos que con mínimo esfuerzo y cierta voluntad podrían investigarse. No faltarán leyes nuevas, ni instituciones, de todo eso sobra. 

Es probable que pocos corran la suerte de Piligra, quien por lo que nos contó en detalles el Fiscal evidentemente cayó en desgracia. Seamos claros, los señalamientos que hizo la trabajadora de Lácteos Los Andes públicamente y ante el Presidente de la República, muy poco tenían que ver con la madeja de corrupción que “se destapó” al investigar, como ordenó el Presidente, los hechos denunciados por la trabajadora.    

Así está la cosa, no olvidemos que Alcapone terminó encarcelado por evasión fiscal. Pero no salgamos de nuestro territorio y de nuestra idiosincrasia y de la costumbre antigua de hacer campañas anticorrupción en tiempos electorales. A los electores hay que hacerles promesas, esto es un principio que cualquier partido  que se respete aplicará para ser exitoso en el logro de sus objetivos.

Muchos de los piligras se fugarán, otros se exilarán y no es imposible que algunos intenten dar pasos adelantándose a denunciar casos de corrupción de los que ellos mismos fueron partícipes, hasta que les habló su voz interior. 

Cómo pedirle a quienes tienen la posibilidad de sacar a la luz unos cuantos piligras de los tantos que hoy campean en la administración pública que no lo hagan, sabiendo que esto le dará grandes réditos políticos. 

La corrupción en nuestro país tiene vieja data, el sistema capitalista reinante  al tener en su génesis la lógica de anteponer las ansías individuales de las personas  sobre los intereses de los colectivos y de la sociedad, la ha naturalizado.

Estimado lector, no se sorprenda del piligra que está cerca de usted y de cuando le llegue la hora de la desgracia, estamos en tiempos en los que la política se centrará en la denuncia de los piligras que todos conocemos, pero que hasta hora campeaban a sus anchas.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 597 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan González

Juan González

Más artículos de este autor