Teniente Nicolás Hurtado Barrios: Patriota inmortal

Se hizo militar en la década de los 50, fue parte de ese contingente de pueblo que va a la Fuerza Armada a hacer carrera, es detenido y apresado por un alzamiento en 1958 y encarcelado se forjo comunista. Durante 7 años por orden de Rómulo Betancourt y de la contrainsurgencia norteamericana fue sometido a estricto rigor carcelario, exiliado se va a Cuba y luego a Vietnam a formarse en cursos superiores de gestión militar, regresa clandestinamente a Venezuela y llega para formar parte de la Comandancia de la Fuerza Armada de Liberación Nacional.

Un 23 de marzo de 1967 cae herido en combate cerca del caserío Aguas Dormidas en Portuguesa y es acribillado supuestamente, sus manos cortadas y su cuerpo desaparecido pero la saña de sus criminales impidieron la proyección de un mensaje que ya había sido escrito y que late hoy en el corazón de la Fuerza Armada Bolivariana, patriota y antiimperialista, por obra del Comandante Hugo Chávez Frías cuando tomó todas las banderas de la patria que los mártires dejaron en el camino y las volvió a levantar.

Los textos escritos por Hurtado Barrios y Pedro Medina Silva en el libro “Porque luchamos”, lo escrito por el Dr. José Vicente Rangel, así como las investigaciones de Pedro Pablo Linarez y la compilación de documentos vaciados en el libro “Con las botas puestas” de Néstor Francia entre otros, además de la divulgación que desde Calabozo en Guárico realiza el Frente Teniente Nicolás Hurtado Barrios con Julio Guire a la cabeza, dan a la memoria colectiva de Venezuela los elementos suficientes para conocer a un digno representante de la Fuerza Armada y de la insurgencia guerrillera venezolana y rendirle honores por su entrega a los ideales de liberación e independencia patria.

De la carta a sus camaradas en la Fuerza Armada escrita el 14 de febrero de 1966 extraemos este fragmento:

“Necesario, pues, es definir el carácter de toda fuerza armada. Por tanto, su naturaleza es patriótica, nacionalista, popular y revolucionaria si está al servicio de los grandes intereses del pueblo, ligada al trabajo productivo, al desarrollo y construcción de un país soberano e independiente o es un instrumento de los grandes capitales extranjeros, cuya misión represiva la cumple a través de lacayos y testaferros. Ésta es la historia y en sentido general a ella no escapa ninguna institución militar”.

“La lucha que adelanta el pueblo apoyándose en sus propios esfuerzos no es una lucha sectaria. Es una lucha que propicia un amplio frente de masas populares, sectores progresistas militares patrióticos, nacionalistas y revolucionarios amantes de la libertad y la justicia. Esta es una lucha que cuenta con el apoyo y solidaridad de los pueblos de América, Asia, África y Europa. Es una lucha que cuenta con la simpatía del propio pueblo norteamericano que tampoco escapa a la explotación de los monopolios yanquis (…)”1

Las palabras de este llanero calaboceño parecieran estar escritas hoy, de allí la trascendencia de su discurso y la pertinencia de que nuestro pueblo armado, ese que constituye la gloriosa Fuerza Armada Bolivariana y el pueblo llano de toda la patria reconozcan el valor y al sapiencia de sus propios hijos. Hoy tenemos el deber de seguir investigando, proyectar sus ideas y que sean conocidas y analizadas por nuestros cadetes y estudiantes de todos los niveles. Por ello el exhorto a las cátedras de historia de la Universidad Rómulo Gallegos, al mismo Centro Nacional de Historia/Archivo General de la Nación y a la Fuerza Armada Bolivariana de abrir líneas de investigación que profundicen el análisis del legado histórico de patriotas como el Teniente Nicolás Hurtado Barrios.

No tengo dudas que el Comandante Hugo Chávez debió conocer los textos del Teniente Nicolás Hurtado Barrios porque su discurso y accionar concretó los sueños de esos patriotas que dieron su sangre por la redención de la República Bolivariana de Venezuela al consolidar y fortalecer nuestra Fuerza Armada, patriota, antiimperialista, revolucionaria y profundamente chavista.

1 Francia, Néstor. “Con las botas puestas”.2006. Fondo Editorial Darío Ramírez. Pag 24. MPPEP. Caracas.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5727 veces.



Aldemaro Barrios


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor