Mientras exista capitalismo, el golpe no estará derrotado

Era fácil hacer comparsa al entusiasmo por el repliegue momentáneo de la guarimba, y gritar: ¡el golpe fue derrotado! Pero sería una conducta inmediatista, una alegría pasajera, una distracción. Lo correcto es hacer un análisis más profundo, que contribuya a entender el movimiento estratégico de la situación.

Más allá de la guarimba, de las marchas opositoras, el capitalismo en nuestro país ha obtenido importantes triunfos. Y si aceptamos que es el capitalismo la madre del fascismo que se expresa en la calle, debemos concluir que el fascismo está cumpliendo su papel de custodio del capitalismo. Podemos decir: ¡Murió la guarimba, que viva el capitalismo! Si revisamos la esencia y la historia del enfrentamiento, entenderemos mejor la situación de hoy. Veamos.

El asedio a la Revolución Chavista es tenaz: lo primero que debemos precisar es que la adversan por su posibilidad socialista, siempre debemos recordar que la batalla es entre Socialismo y capitalismo.

En este feroz combate asesinaron al Comandante Chávez, al jefe de la marcha hacia el Socialismo. Y comenzó el duro año que hoy vivimos. Recordemos, a vuelo de pájaro. Primero, el gobierno revolucionario denuncia una guerra económica y la enfrenta con decisión, se le ataca a las manifestaciones de esa guerra, los precios, el acaparamiento. Sin embargo, los actores no se tocaron, parecía una guerra sin que el ejército enemigo poseyera soldados, oficiales, comando. Al contrario, el gobierno se reúne con cisneros y con mendoza, y lo que es peor, hacen planes "productivos" comunes.

La situación que llamamos guerra económica persiste hasta hoy, y quizá con más fuerza. En el ínterin, se birlaron entre veinte y treinta mil millones de dólares, que en bolívares es una suma que no cabe en la imaginación. Los capitalistas, las compañías ladronas, los oligarcas de todos los colores, siguen de cacería, esperando para ejercer su oficio de perforar los intentos Socialistas.

En el campo político arrecia la ofensiva sobre el gobierno revolucionario, que parece perder la pasión de su base social confundida. La oligarquía se repone del desánimo de las elecciones municipales y regresa a la calle, implementa un sistema de guarimba que es importado, y con él alimenta las llamadas manifestaciones pacíficas. Éstas aumentan en número y en entusiasmo, a la par que recompone su liderazgo.

El gobierno llama a parlamentar a la oposición, convoca a unas llamadas conferencias de paz con la participación en lo económico de los altos oligarcas que dictan las medidas económicas: ¡Se fortalece el capitalismo!

En lo político, estas conferencias de paz son aceptadas por unos escombros de la derecha, aves oportunistas. Pero rechazadas por el grueso de la oposición, ¡Se debilita el gobierno! ¡Se confunde la masa chavista!

La situación al día de hoy es la siguiente. La guarimba, que ya cumplió su papel, es levantada poco a poco. La oligarquía intenta mantener su capacidad de movilización conseguida con las guarimbas y, simultáneamente, arrecia la fina campaña de desprestigio sobre el gobierno, afianza la imagen de gobierno ilegítimo, de dictadura, de gobierno represivo, que tortura. La oligarquía, fedecámaras, pide cambio del modelo económico, tiene claro su objetivo.

Todo esto sin descartar que aún quedan muchos cabos sueltos en las denuncias de golpe hechas por el gobierno y altos voceros. Si el 18, cuando la entrega de Leopoldo, era un intento de golpe, entonces, ¿dónde están los militares complotados?

En lo internacional, la ofensiva es feroz, tanto que los organismos internacionales y los gobiernos abogan por el diálogo neutralizante, castrante de la posibilidad socialista, y los más audaces llaman a que cese la represión.

Los gringos, en boca de su vicepresidente, desestiman los llamados a la convivencia pacífica del gobierno venezolano, desestiman el nombramiento de un nuevo embajador, y decretan alianzas para reforzar su hegemonía en el continente. El cerco al Socialismo sigue cerrándose aceleradamente.

La situación es clara: una paz relativa y momentánea reina en Venezuela. El capitalismo se reafirma, el Socialismo se arrincona. Es decir, la batalla principal, la que ocurre entre Socialismo y capitalismo, la batalla donde cayó en combate el Comandante Chávez, esa, está en pleno auge… debemos reforzar al Socialismo, impedir que se pierda en nuestras manos.

¡EL GOLPE SÓLO SERÁ DERROTADO CUANDO EL SOCIALISMO SEA UNA FUERTE REALIDAD!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2382 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a183981.htmlCd0NV CAC = Y co = US