Alcaldesas y Alcaldes con retos de las circunstancias

El 8D abre nuevas perpesctivas históricas

Memorables e históricas las batallas libradas por el ejército libertador en estas tierras cuyo proceso de carácter continental liderado  por Simón Bolívar cumplió con el cometido de romper las cadenas del yugo español en el siglo XIX; hoy, en otras perspectivas históricas, se abren nuevas circunstancias, nuevos escenarios para señalar quien es el enemigo actual y sus intenciones contra nuestra República Bolivariana de Venezuela, República que es un emporio petrolero - gasífero para más de 300 años y sobre cuyas riquezas naturales y energéticas se cierne las fauces de la política imperial liderada por EE.UU. con la subordinación de sectores apátridas internos.

Son pues, EE.UU. y sus aliados internos e internacionales los nuevos enemigos desde que Venezuela descubrió que en sus entrañas albergaban el negro y brillante mineral.

Las contradicciones Imperio Gobierno, Imperio Pueblo, Capital Trabajo, han signado las relaciones entre EE.UU y Venezuela; y en la medida que las reservas energéticas del Imperio y en el mundo se achican las virulentas políticas estadounidenses se tornan más agresivas y sin disimulo alguno contra Venezuela y su gobierno socialista bolivariano, donde EE.UU. para alcanzar sus objetivos de expoliación y saqueo, propicia el financiamiento, asesoría e involucramiento directo con factores de la Ultraderecha, captación de la voluntad de sectores productivos, financieros y bancarios, así como la infiltración y su relación íntima con la delincuencia organizada, el narcotráfico y el paramilitarismo para socavar la Revolución Socialista Bolivariana. Vale de ejemplo, el Golpe del 11 de abril, el paro petrolero 2002 2003, la Finca Daktari, intentos de magnicidio y disímiles hechos de desestabilización que se han experimentado en Venezuela.

Los inobjetables resultados del 8 de diciembre de 2013, condujo a EE.UU. en menos de 48 horas a emitir una señal hacia la recomposición de las relaciones con Venezuela, lo cual es un reconocimiento tácito a la derrota electoral de la Mesa de la Unidad Democrática y demás factores fascistas a quienes apoyaron, financiaron y asesoraron.

Con pesar indudablemente, EE.UU. admite que perdieron el proceso electoral sus aliados o sus subordinados internos. Lo cual trae como consecuencias las agónicas discrepancias internas en el seno de la MUD, la implosión interna donde ahora nadie es culpable de la derrota electoral y orgánica de la oposición, donde por falta de análisis se plebiscitó las elecciones municipales para pedir la salida del presidente constitucional Nicolás Maduro de la presidencia.

Ya las explícitas declaraciones post-electoral del líder del otrora portentoso partido Acción Democrática, Henry Ramos Allup, desnudaban las erráticas políticas de la MUD y con énfasis advierte que se insiste en políticas erróneas para continuar con la lucha desde las perspectivas de la oposición con sostener iniciativas tales como enfervorizadas políticas de calentamiento de las calles, referéndum, golpes de Estado y demás aventuras; es una lástima que Ramos Allup con su escurridiza personalidad, su escasa capacidad partidista, reflejó de lo que queda de Acción Democrática, no detuvo a tiempo esas políticas fascistas de la burguesía amarilla que causó dolorosos momentos en la sociedad venezolana. ¿Complicidad? ¿Cobardía ante los poderosos factores intervinientes? ¿Oportunismo? La historia lo dirá.

Con una mirada retrospectiva damos cuenta como en la República de Venezuela sustentadas en el Pacto de Punto Fijo y sus líderes, se allanaban inmunidades de diputados revolucionarios sin el debido proceso, hasta del mismo recinto parlamentarios los sacaban esposados, allanamientos a su morada, persecución; los gobiernos de entonces cerraron con gruesos diques todo vestigio de participación, de deliberación y de divergencia, era el pensamiento único de servir al Capital que dejó una larga estela de crímenes políticos, juicios sumarios, violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos, que retrataban la esencia de la democracia que pregonaban el puntofijismo disparar primero y averiguar después.

La Fuerzas Armadas fueron utilizadas como escudo y como lanza contra el pueblo venezolano.

Venezuela se paseó por toda la gama de expresiones populares para hacerse sentir, huelgas de hambre, insurrecciones cívico militares, paro laborales, Caracazo, el pueblo en resistencia fue víctima de asesinatos en las puertas y dentro de liceos y universidades, campesinos llevados a la horca y amputadas sus manos, en fin, horripilantes métodos de torturas de la Escuela de las Américas, más todo el aprendizaje acumulado de la Central de Inteligencia norteamericana, así como el entrenamiento a los cuerpos represivos del puntofijismo para doblegar la voluntad humana.

La reunión presidencial con los gobernadores y Alcaldes de oposición trajo a la mente terribles y represivos momentos de las décadas del 60, 70, 80, 90, pero allí estábamos representados por Nicolás Maduro dispuestos a marchar, a seguir en lo táctico y en lo estratégico.

Lo cierto es, que quedaron aislados y aisladas, los sectores fascistas de la oposición, quienes sin ninguna cultura política, sin cultura histórica venezolana, ni latinoamericana y menos mundial, que mantienen un discurso hincado en el resentimiento, en la óptica de corto plazo, en el pragmatismo, en el odio, en el racismo social y de clase, meritócratas y por supuesto en la subestimación de la otredad al considerarse ungido de conducir el destino de Venezuela.

En términos generales, vaya la salutación a los gobernadores, a los Alcaldes y Alcaldesas, salvo a Smolansky y Ceballos, o son unos novatos en política o son unos patanes.

Lo cierto es que los Alcaldes y Alcaldesas y gobernadores son funcionarios y funcionarias, es decir, también son partes de los estamentos institucionales del Estado, de la Administración Pública Nacional, deducimos que desde la derecha no van a contar con ninguna plataforma por el descalabro político, organizativo y funcional, para desarrollar su agenda política y su agenda pública, y que de asumir la prepotencia como política, tendrán serias dificultades para instrumentalizar sus compromisos electorales y las políticas públicas.

Los Alcaldes y Alcaldesas tienen una oportunidad histórica de oro y el gobierno ha de gozar de independencia política y mantener permanentemente la iniciativa, como reza el viejo adagio por sus obras los conoceréis.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1803 veces.



Gaspar Velásquez Morillo

Perfil de Gaspar Velásquez Morillo. Venezolano. Lic. en Periodismo egresado de la Universidad de la Habana Cuba. Master en Periodismo por la UNESCO. Candidato a Doctor en Ciencias para el Desarrollo Estratégico. Línea de Investigación: Gestión Pública Bolivariana. Especialista en Políticas Públicas. Especialista en Ciencia Política. Profesor Universitario en Pre y Postgrado. Facilitador de Procesos Socio-Políticos y Educativo. Asesor Político Comunicacional. Consultor de la Asamblea Nacional 2001 2005 en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal y Ley de la Defensoría. 1er Secretario del Consejo Legislativo del estado Trujillo en la República Bolivariana de Venezuela, año 2000.

 gaspar_velasquez@yahoo.es      @gasparvelasquez

Visite el perfil de Gaspar Velásquez Morillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas