En 2014, la siembra del chavismo para recuperar el calor popular y profundizar la revolución

Estimo que tres aspectos básicos deben ser debatidos seriamente al interior del Chavismo (Poder Popular, PSUV, partidos aliados, gobierno nacional, regional y local), no desde la perspectiva de una fuerza electoral, sino como una fuerza social en consolidación, con sus signos y símbolos en el seno de la sociedad venezolana, esta lectura no ha sido aún interpretada por la oposición, así que seguirán dándose contra un muro.

En primer lugar, el PSUV; es urgente el congreso del partido, o se detiene el perfil de franquicia electoral, o se convierte el partido en una fuerza social y política, capaz de interpelar, junto al poder popular a la administración pública y privada, como lo soñara el Comandante Chávez. Esto no lo harán los alcaldes, gobernadores y altos personeros del Ejecutivo nacional que son a su vez jefes del partido. ¿Podrían interpelar a la administración pública?

El capital político-electoral del PSUV, con una ventaja sobre la MUD de 853.594 votos en estas elecciones municipales, y 242 Alcaldías (72, 24%) contra 75 Alcaldías de la MUD (22,39%), demuestra una zafra electoral, que supera por solo 10 puntos porcentuales a la MUD en estos comicios locales (54% el PSUV Vs 44% MUD), brecha que debe crecer hasta convertir al partido en una poderosa fuerza social sembrada en los sectores más vulnerables, que acompañe a los trabajadores y al pueblo de a pie.

En segundo lugar, se requiere de una acertada articulación entre la gestión de gobierno local, regional y nacional. Es necesario pensar en el método, a decir del Maestro Carlos Matus, “Sin método no se puede gobernar”, el próximo año no hay elecciones, así que Ejecutivo Nacional, Gobernadores, Alcaldes, Consejos Legislativos Regionales, Consejos Municipales, Asamblea Nacional y empresas del estado, deben actuar con coherencia técnica, política e ideológica bajo la guía del Plan de la Patria. Ya el presidente Maduro ha señalado cinco puntos en el nuevo formato del gobierno de calle: Gran Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor y la Gran Misión Vivienda Venezuela, la ofensiva económica y producción, salud, agua potable y Seguridad.

En tercer lugar, a pesar de que la ofensiva económica y producción, forma parte ya de los temas del gobierno de calle, se hace supremamente necesario diseñar una gran estrategia nacional para el diseño y puesta en práctica de un modelo de desarrollo económico para la transición al socialismo; sobre todo, luego que se ha reconocido que la gran falla en esta última década se ubica en el plano económico, en los últimos diez años se puede demostrar que ahora somos más rentistas y capitalistas que en el año 2009; si bien es cierto que ha habido un mayor consumo, producto de la disminución del desempleo y que además ha crecido la producción, esta no creció hasta satisfacer los niveles de consumo, producto de una economía de puertos, convirtiéndose en una de las causas del desabastecimiento e inflación.

El presidente debería iniciar un debate nacional sobre nuestro modelo de económico para la transición al socialismo, con una amplia participación del pueblo y de una cantera inmensa de expertos en economía vinculados al proceso, debate cuyo insumo básico sería el balance de nuestra actuación en el área económica en la ultima decada, siempre debemos tener presente que es preferible errar con la gente que acertar sin ella.

Por otra parte, y pensando en silencio sobre el 2014, es necesario recordar que siempre en política nuestra mejor jugada depende de la jugada del adversario; era previsible que si los pronósticos de Capriles, que el solo se lo creía, se daban sobre la posibilidad de que ellos obtuvieran un 70% de las alcaldías, el próximo paso de la MUD hubiese sido calentar las calles hasta el revocatorio contra el Presidente Maduro, pero al líder perdedor le faltaron 47,61%, ya que solo obtuvieron el 22, 39% de las alcaldías. No deja de ser una preocupación no haber podido recuperar Caracas y Maracaibo, así como, la perdida de Valencia, Barquisimeto y la mayoría de las alcaldías del Táchira, un balance es necesario y es además una obligación de los revolucionarios.

De estos líderes de la oposición y sus dueños imperiales siempre hay que cuidarse de las aventuras del atajo golpista o alguna idea disfrazada de democracia del asaltante de embajadas. El 2014, luce como el año para la recuperación del protagonismo popular, el cual se ha perdido entre otras razones por los altos niveles de burocracia del estado, es una oportunidad de oro para la revolución bolivariana si la dejamos pasar vendrán los llantos y lamentos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1263 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas