Plasma en la cabeza

Me contaba un trabajador mayor que en la primera campaña electoral a la presidencia de Caldera, 1968, lo había escuchado decir que los «trabajadores no tenían derecho a tener un pick-up (tocadiscos)». Es lo que tiene ser pobre, arrastrar la pobreza desde tiempos inmemoriales. Visto desde el maní que tenía debajo de la gomina Caldera (y muchos de su clase), los pobres tienen derecho a la educación básica, a ser posible incompleta, a vestirse, a comer carbohidratos, a emborracharse con licor barato los fines de semana y a ganar salarios mínimos. El resto es coto exclusivo de aquellos que todo lo tienen y todo lo substantivo les es adjetivo.

Así, Caldera sí tendría derecho a tener tocadiscos porque sabría qué música (exquisita) poner en él. Lo mismo ocurre con otros aparatos, con la cubertería, con la loza fina, con las ollas de diseño, pero… la socialización del consumo trajo «perrajez» en los contenidos y ahora el supermegaplasma de altadefinición sirve para ver a Cristina Aguilera, a los raperos de Puerto Rico y las telenovelas.

Es la democracia del capitalismo. No sólo para ver a Von Karajan dirigiendo es el televisor de plasma.

No es una aberración que un niño que pide en la calle gaste la limosna en videojuegos y no en un plato de caraotas, porque no sólo de caraotas vive el hombre.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1728 veces.



Xurxo Martiz Crespo

Vivió 30 años en América Latina. Académico del exilio económico y político gallego

 xurxo.martiz@gmail.com      @XurxoMartiz

Visite el perfil de Xurxo Martiz Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Xurxo Martiz Crespo

Xurxo Martiz Crespo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a176856.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO