Com mi Dossier no te metas

En un escrito anterior dije que había asuntos, “acontecimientos en pleno desarrollo”, más importantes que el affair Dossier. Me propuse no escribir más sobre el tema. Sin embargo, la insistencia de cientos de compatriotas y las manifestaciones a favor de Walter Martínez me llevan a reconsiderar el asunto. Aprovecho la oportunidad para agradecer los numerosos comentarios que he recibido por mis opiniones emitidas anteriormente sobre este mismo asunto.

Las personas que han reaccionado a favor de Walter Martínez las podemos clasificar en tres grupos. Primero, los “walteristas”, aquellos que han seguido su programa por años sin importarle la ideología o la fidelidad política del momento. Estos compatriotas son cultores de la personalidad de Walter. Segundo, “los neo-fans”, aquellos recién llegados a Dossier desde que este programa se trasmite por el nuevo Canal 8. No conocen mucho de la historia del programa ni de su moderador. Simplemente les ha impactado la manera profesional como el Sr. Martínez trata la noticia y se declaran como sus seguidores. Tercero, “los justicieros”, aquellos que no ven con tanta frecuencia Dossier pero se enteraron que denunció que había corrupción en el Gobierno, que el programa fue suspendido y que le pidieron que se retractara en público. A esas personas realmente les importa un bledo Walter, su preocupación es por la libertad de expresión y rechazan la manera como fue silenciado después de aquellos dos días de pataletas y perdida del “glamour”. A todas estas personas las respeto, todos tenemos derecho a manifestar nuestras opiniones libremente. Sin embargo, los critico.

El comportamiento de la mayoría de los manifestantes a favor de Walter, de los que se han manifestado en contra de Blanca y del propio Presidente Chávez me recuerdan las manifestaciones de personas histéricas con pancartas “con mis __________ no te metas” (Rellene usted el espacio en blanco). A la mayoría de los seguidores de Walter sólo les falta una franela, pancartas y otros materiales POP con la leyenda “Con mi Dossier no te metas”. Yo pienso que un buen número de compatriotas ha exagerado la nota con el caso de Walter. Da la impresión que se estuvieran jugando un bastión de la revolución, una trinchera en la Primera Guerra Mundial, el parque de armas en la hacienda de los Bolívar en San Mateo, etc. Una cosa es la defensa de la llibertad de expresión y otra cosa es la defensa incondicional de un personaje de la televisión.

Los periodistas, en especial los que trabajan en televisión, tiene un arma muy poderosa en sus manos. Muchos periodistas de oposición la han usado para dictarle la agenda política al movimiento político y civil que se opone a nuestro Presidente. Los resultados están a la vista. Los periodistas que trabajan en VTV y otros canales del Estado no pueden asumir una actitud similar. La política comunicacional del Estado no la dictan los periodistas, le corresponde a los políticos junto al pueblo elaborarla. Los periodistas que trabajan en los canales del Estado están allí para hacer cumplir esas políticas, no para dictarle ellos la agenda política al Gobierno.

Invito a los seguidores de Walter Martínez a reflexionar. Aclaren su mentes y sus objetivos. La revolución debe continuar. Tenemos que tener claro que en muchas oportunidades el show tendrá que parar.

julio_mosquera@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5116 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a17020.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO