Maduro y Capriles al cuadrilátero

La MUD se queja de que Capriles no se deja ayudar, y de subestimarlos

Cuando los boxeadores suben al cuadrilátero saben que deben centrar sus energías en ganar la pelea. Los apoderados son rigurosamente exigentes en el acondicionamiento físico y mental de sus pupilos porque de ello depende su auctoritas en el mundo boxístico.

Estando en el cuadrilátero las esquinas prestan toda la asistencia técnica que requiere el boxeador, para que este explote todas sus habilidades y pueda salir airoso del encuentro.

El entrenador y el boxeador de acuerdo al tipo del encuentro se arriesgan más, pues no es lo mismo disputarse la faja mundial de una categoría que participar en uno de los miles de eventos en los que se asisten para promoverse como pugilista. En el primer caso, se están disputando el máximo reconocimiento del gremio, y en el segundo, solo se adquiere experiencia.

Estando en el ring los pugilistas deben cumplir con el protocolo y normas del boxeo: respetar al árbitro, acatar el dictamen de los jueces, poner en práctica las orientaciones recibidas desde su esquina y además ganarse el afecto del público, que también cuenta.

Ahora bien, imaginemos que el 14-A es la cita para disputarse la faja mundial de los pesos pesados. En la esquina roja se encuentra el Chavismo-Maduro, y la esquina azul, la MUD-Capriles. Ambas esquinas se preparan para disputarse la faja. En la esquina roja no existe controversia por la postulación del candidato, como tampoco por el programa de gobierno y además el PSUV tiene el 40% de preferencia en el electorado.

En la esquina azul pasa todo lo contrario: existe controversia con relación al candidato, con el programa de gobierno, y la aceptación electoral de todos los partidos que forman la MUD suman un 20%. Además, en la esquina se quejan de que el pugilista no se deja ayudar, que maltrata y subestima a sus colaboradores, y que la soberbia no le permite avanzar, y para colmo, existe una disputa interna por liderar el encuentro.

Lo cierto es que en 11 días será el gran encuentro, todos los expertos señalan que el candidato chavista le proporcionará una “pela” a su contrincante, no solo por estar en buenas condiciones, sino porque él simboliza el legado del líder de la revolución Hugo Chávez, además, Capriles va a esta revancha obligado, y sin corregir los errores cometidos en las elecciones de 7-O y 16-D. Por ello es que observa en la campaña de la MUD un “merengue sin letra”.

jghuerfano@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2030 veces.



Jiuvant Huerfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas