Chávez santo que estas en tu gloria

Era de esperarse. La muerte del presidente Hugo Chávez Frías, traería consigo-y más aun un hecho tan próximo a la Semana Santa-la inevitable reacción del pueblo venezolano que le ama, de los adversarios, analistas, periodistas, dentro y fuera del país, que afanosos buscan confrontar, emparentar y con muchas otras argucias, socavar su memoria. Merodear en torno a su figura y vida y destilar su amarillismo periodístico, como una forma banal de dimitirlo sólo a que es ahora un culto religioso.

Pero Hugo Chávez, después de su partida física, el pasado 5 de marzo, es ahora incluso más fuerte, tanto en la acción política como en el discernimiento sobre quién fue en realidad. Y el tiempo irá develando que tan valioso fue este presidente.

Para la mayoría fue el gran líder revolucionario del siglo XX y XXI, para otros “un líder espiritual-religioso” y en esta transición, en su ausencia terrenal, algunos difieren, lo comparan con un santo y otros lo catalogan como un espíritu elevado.

En vida fue un apóstol bolivariano, cristiano confeso aunque para otros era el demonio en persona. No por casualidad fue considerado inspirador del “Eje del Mal”-junto a Fidel y Evo- durante el gobierno de George Bush. Cuando el Alba sepultaba el Alca.

Pero Chávez, ahora mismo renace. Es tan solicitado como en vida. Todos quieren explorar entre lo humano y lo divino, ser jueces, dictar sentencia sobre su vida y obra. Ahora incomoda aun más el culto a su persona, una forma de mantener la confrontación contra Chávez pero sin Chávez. No obstante, todo tiene su trasfondo.

En esta Semana Mayor se expresa, como es normal, la fe cristiana, sólo que en esta oportunidad los eventos religiosos en el país se aderezan con el luto por Chávez y no falta la creatividad sin par del venezolano, quien no pierde tiempo en sincretismos religiosos y da lugar a la fábula que inspire su sentir. Eso para nosotros no tiene nada raro. Es decir evocan a un Chávez tridimensional: el hombre, el líder-revolucionario y el espiritualista.

¿Es Chávez una persona cualquiera, un santo o un profeta?.

Vamos a mencionar algunas opiniones individuales y colectivas, que se hacen noticia:

Este miércoles santo, día muy especial para los creyentes del Nazareno, el cardenal Jorge Urosa Sabino, no perdió chance en su discurso pastoral al decir: “…El contenido de la fe cristiana, de la que no debemos desviarnos. La religión católica no es guiada por un ser humano cualquiera o líder, sino por Jesús. No se trata de ningún líder social, ni líder político ni artista, se trata del mismo Dios hecho hombre. Nuestra santa religión está basada en Jesucristo, en Dios, y no podemos rebajarlo a la condición de una persona humana cualquiera”.

Sin mencionar a Chávez, el cardenal Urosa, sentencia: “…reiteró que no se puede igualar a Jesucristo con ningún gobernante ni persona por más amor que se le profese”.

Urosa asevera: “el plano sobrenatural y religioso debe ser diferenciado del plano sociopolítico e instó a rechazar “cualquier nivelación de Jesucristo con personalidades humanas”.

Esta advertencia creo deviene de la reiterada convicción de Chávez al decir que “Jesús Cristo fue un gran revolucionario”, que “era socialista” o es que el cardenal teme que el pueblo, los feligreses comparen a Chávez con Jesús. ¿Y cuál es el problema?.

Pero fíjense que dicha semblanza la hizo incluso un líder como el presidente de Irán, Ahmadinejad, quien en su visita a los funerales del comandante dijo: Chávez “resucitará como lo hizo Jesús” y quien en homenaje al presidente venezolano presentó en su página Web presidencial un escrito en donde, en lengua persa, escribió: “El espíritu elevado de un gran hombre, de la tierra de justos y libres, ascendió al cielo y sumió al mundo en el dolor; Venezuela perdió un hijo valiente, y el planeta, un líder sabio y revolucionario”.

Si bien no lo compara con Jesús sí hace alusión a lo elevado del ser humano que fue Chávez.

Por su parte, el padre Numa Molina, en una comprensión más apegada a la realidad terrenal y comprensivo a la obra y labor de Hugo Chávez en vida, un día antes del comentario del cardenal Urosa, en el programa Contragolpe de VTV, dice: “… el presidente Hugo Chávez fue un profeta que alzó la voz en favor de los pueblos “olvidados y excluidos” del mundo.…“Chávez denunció cosas muy fuertes, fue la voz de los pueblos marginados del tercer mundo (…) levantó la voz a favor de los pueblos que estaban siendo masacrados por la guerra, como fue el caso de Palestina”, destacó.

Molina expresa, “un profeta es capaz de decir las verdades que nadie se atreve a decir”. Reconoce que el comandante Chávez fue una “voz potente, fuerte para el mundo, capaz de decir las verdades, siendo libre al no tener compromisos con el poder”.

Y para explicar mejor el aspecto de “profeta”, el padre Numa Molina aclara: “el profetismo está unido al seguimiento de Jesús, por ello recuerda que los profetas a lo largo de la historia han sido incómodos y la Biblia así lo manifiesta”.

“El Presidente está en cada uno de nosotros e instó al pueblo venezolano a no rememorar el mal, a sanar la herida y resaltar el legado de proyecto bolivariano en beneficio de los excluidos”, dice.

El prelado señala; “el líder de la revolución socialista fue un católico que se mantuvo católico hasta el final, a pesar de las dificultades que tuvo con la iglesia jerárquica, lo que él mismo decía con mucho orgullo”.

Es bueno acotar que Chávez cuando era niño fue monaguillo. En una entrevista concedida al diario brasilero Folha de San Pablo, en mayo 2010, el presidente venezolano habló de varios temas y en esa intervención, dijo lo que aquí sabíamos: “…¡Cuando era niño incluso fui monaguillo!... me quedaba en la iglesia echando el incienso y haciendo sonar las campanas”.

La abuela Rosa era católica y quería para su nieto la vocación sacerdotal y su madre, indica Chávez, “era aun más católica y también estaba de acuerdo que él fuera sacerdote”.

La abuela también fue su inspiración y en aquella entrevista rememoraba: “Mi abuela tenía un amor eterno para otros, una infinita solidaridad con los demás, y también con los que más sufren, los más pobres…”.

Otra incidencia que lo marcó fue el escapulario de Maisanta. En esa ocasión en Brasil lo menciona y les dice que lleva puesto “un escapulario de la Virgen del Carmen…que tiene más de 150 años en batallas”. “…Era de mi tatarabuelo, un guerrero, un coronel revolucionario, allá por 1858. Después fue llevado por el abuelo de mi madre, un general rebelde venezolano en la guerra de guerrillas contra la dictadura de hace cien años (Maisanta). Entonces yo lo llevó aquí, dijo… es la Virgen del Carmen, Nuestra Señora de los guerreros”.

De manera que la carga religiosa, de fe católica no le era ajena a Hugo Chávez, desde niño. Su calificativo de líder espiritual, quizás no es una acepción del todo correcta pero tiene cierto tiene sentido cuando lo asociamos a la gratitud que millones de personas le manifiestan, a quienes de algún modo les ha cambiado la vida y no sólo en lo material, hay personas que valoran lo ético, las posibilidades educativas, el amor patrio, el ser rescatado de las calles, el ser curado de la vista o cualquier otra enfermedad, aquellos que aprendieron a desarrollar valores como la solidaridad, la disciplina, la responsabilidad. El presidente Chávez fue penetrando tanto su pensamiento político como sus valores éticos, mejorar la conducta humana de sus seguidores.

Cuando Chávez decía que “Jesús era un revolucionario”, lo hacia en consideración a la justicia social, a la igualdad, a la obligación de ayudar a los más necesitados, y en base al amor sincero al semejante. Y el amor de Chávez por los pobres no era un cuento… les amaba de verdad. Por ello, sin duda, logró esa conexión afectiva más allá de lo comprensible. Emanaba esa energía intensa, poderosa, “un frenesí” como él decía y producía una retroalimentación que fue una conexión auténtica, algo que logró desde su salida al terreno político y que con el tiempo se afianzó en el respeto y la confianza de sus seguidores.

En esta etapa, sin Chávez físicamente, el pueblo tendrá un proceso de acoplamiento, obviamente, pero la interacción, el recuerdo de Chávez no declinará con facilidad, y por ello el culto a su figura es una manera de seguir manifestando ese afecto y en parte la negación al desapego. Algo que no tiene nada de particular, ya que a Simón Bolívar también se ha venerado desde lo humano y lo divino desde hace un montón de años. Eso sólo pasa con los grandes hombres o mujeres de la historia de la humanidad.

El Cuartel de la Montaña…inevitable amor

Y digo lo anterior precisamente por el despliegue informativo, el tratamiento que se viene dando desde algunos medios de comunicación, incluyendo los extranjeros, en relación a cómo el pueblo venezolano sigue acompañando a Chávez.

La agencia francesa (AFP), publicó el jueves 28 de marzo un artículo, con sondeo a algunos de los visitantes al Cuartel de la Montaña, lugar en donde descansan los restos del presidente Hugo Chávez, que titula “El Cuartel de la Montaña se torna un lugar de culto en Venezuela”.

El texto señala: “La fila de visitantes del “Cuartel de la montaña”, los cánticos y las plegarias no ceden hasta caer la noche, y la recién estrenada capilla de “Santo Hugo Chávez” ya se quedó pequeña ante el aluvión de ofrendas y flores para el fallecido presidente venezolano.

“Anoche a la una y media de la madrugada no conseguía cerrar la capilla porque aún había gente rezando”, explica Elizabeth Torres, encargada de custodiar este improvisado lugar de culto en el barrio caraqueño 23 de enero, donde está sepultado Chávez.

La precaria capilla de color azul, construida con madera y techo de hojalata, está inundada de fotografías del mandatario, fallecido el 5 marzo, ramos de flores, velas y estampas de santos. “Fuiste, eres y serás nuestro gigante en la eternidad. Te queremos por siempre”, se lee en un busto de Chávez situado bajo un crucifijo.

A pocos metros de la tumba del considerado “comandante supremo de la revolución bolivariana”, la devoción de sus adeptos no tiene límites. “He venido a darle las gracias. A mí Chávez no me dio nada material porque no lo necesito, pero me inyectó esperanza. Y hoy siento ese dolor y esa ausencia tan terrible”, dice entre lágrimas Belkys Rivera, abogada caraqueña.

“El fue casi como un segundo Simón Bolívar y con el tiempo, Chávez podría llegar a los altares, con María Lionza, el Negro Primero y el indio Guaicaipuro. Aunque yo creo que eso no estaría del todo bien”, admite Felipe Zamora, otro visitante, citando a las principales figuras de la santería venezolana.

Venidos de lejos para “ver a Chávez”

En la fila que aguarda para ver unos segundos la tumba hay venezolanos venidos de ciudades lejanas como Maracaibo, Puerto La Cruz o Cumaná pero también chinos, suizos, colombianos o españoles.

“Decidimos venir para ver la tumba de este hombre que hizo tanto por el pueblo, sobre todo por los más olvidados”, afirma Lesbia Torres, que viajó desde Riohacha, en el norte de Colombia.

“Nosotros vivimos y trabajamos en Caracas gracias a Chávez”, afirma una pareja china, que aguarda su turno junto a sus dos hijos.

Otro comenta: “No soy chavista. No lo digo muy alto porque esta gente no lo entendería”, explica Thomas Schmidt, suizo residente en Venezuela. “He venido porque este empeño de la gente en que Chávez no muera del todo es casi un objeto de estudio”, admite.

Otra consultada dice: “Chavecito para mí es todo. Nos dio independencia, nos devolvió lo que otros gobiernos nos habían quitado y nos hizo entender que todos tenemos los mismos derechos”, explica, emocionada, Marina Ferreira, española residente en Caracas.

A pocos metros, se organiza una misa al aire libre en homenaje al mandatario, como ocurre casi todos los días. Sin descanso, los altavoces transmiten canciones revolucionarias, algunas cantadas por el propio Chávez”.

Así reseña AFP. El legado el de Hugo Chávez que es inmenso en información no es noticia de interés. Pareciera que buscaran mitigar la genialidad política del revolucionario y sus grandes logros, extensivos en el plano internacional. ¿Será que intentan diluir su imagen con menudencias como el tema del culto a su figura?.

Los medios de comunicación adversos, nacionales y extranjeros no dan tregua y pareciera que quieren seguir confrontando a Chávez. Pero el show se terminó y ahora lo que tenemos de él es su legado.

Fue precisamente en Semana Santa del año pasado que el presidente Chávez le pide a Cristo, en un emotivo discurso: "Dame tu corona Cristo, dámela, que yo sangro, dame tu cruz, cien cruces, pero dame vida". Y diría que Cristo le cumplió… sí le ha dado vida, vida eterna…porque su legado como líder, amigo y compatriota seguirá por mucho tiempo. Se fue invicto, con todas las victorias electorales, se fue joven, enaltecido por su obra, reconocido por propios y extraños. Pasó a la historia pleno de gloria.

Chávez deja un legado que los pobres de este país recordarán por siempre, como el milagro que fue tener un Presidente que les amara y cuidara tanto. Como dice el padre Numa era “un profeta”.

Chávez pasó por esta tierra bienaventurada, su patria Venezuela, para despertar a su pueblo y a los pueblos hermanos y rescatarlos de la ignominia de gobernantes títeres, quienes dejaron a un lado e hicieron invisibles a esas mayorías, precisamente a los más pobres, a los que ahora reconocen quién o no es un buen mandatario para la patria. ¿Qué más legado que dar a un pueblo conciencia?

Yumar81@hotmail.com

Periodista


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2117 veces.



Judith León

Periodista e internacionalista.

 Leonjudith@gmail.com

Visite el perfil de Judith León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a162327.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO