Memorias de un escuálido en decadencia

Chávez

¡Comenzó el peo! Bastó que Diosdado Cabello leyera la carta del dictador allá en Maracay, en la sesión de la Asamblea Nacional, donde el dictador pedía permiso para ir a Cuba a seguir el tratamiento del cáncer, para que nosotros saliéramos a celebrar. No cambiamos. Somos descarados. Repicaron los teléfonos: “Ahora sí se jodió”. “Tranquilo que puede ser un montaje para volver a jodernos en las elecciones del 16”. “Déjate de vainas, ese está listo”. “Mira que ese tipo es vivísimo, seguro que va a Cuba a visitar a sus amigos de las FARC”. “Te digo que está listo, ya Nelson Bocaranda puso un twit donde dice que no llega al 24 de diciembre”.

Con ese comportamiento no vamos a volver al poder. Hay compañeros nuestros que cuando alguien se muere no preguntan quién era, sino lo primero que dicen es si era chavista. Tenemos que volver a ser humanos. Repensar las vainas. Siempre deseándole la muerte a todo los chavistas como que uno se fuera a quedar para semilla. La misma vaina le pasó a Antonio Ledezma y su señora en el hotel Tamanaco, aquel diciembre, cuando se pusieron a cacelorear al General Muller, a quien Dios y la Virgen del Valle tengan en la santa gloria. Seguimos con ese peo. Igualitos.

Esa manera de hacer política nos está dejando en la más grande soledad. Basta que un chavista se muera para que la gente sepa que nosotros somos unas bestias. Que salimos a celebrar la muerte. La vida nos importa un carajo. Y allí tenemos al diputado Edgard Zambrano viajando, negociando, hablando con la gente, para ver si logramos que el dictador firme algo por allí que permita que compañeros nuestros, luchadores, demócratas, vuelvan al país o salgan de las cárceles, y ya muchos se están quejando porque son los adecos los que están haciendo esa gestión. Coño, somos bien miserables. Por eso Ramos Allup se arrechó –eso es muy fácil en él- y tuvo que salir a escribir y llamar miserables a esa gente que en nuestras mismas filas está hablando pestes.

Así, con esa conducta que nos está llevando bien lejos al carajo, los chavistas salen ganando, porque se arrechan con nosotros y los que no iban a votar salen en cambote a votar el 16 de diciembre y nos dejan otra vez con el estrés traumático electoral, y ya uno no está dispuesto a soportar esa enfermedad por segunda vez. Así que vamos a comportarnos, carajo, que nada cuesta ser humano, esa vaina es fácil, basta salir y desearle a la gente una feliz navidad y un próspero año nuevo 2013, y que siempre esté gozando de buena salud.

- De todas maneras, rosas.- me canta Margot.

@robertomalaver

robertomalaver@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6150 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: