El bastón biónico

Cuando Chávez inscribió personalmente su candidatura le metió medio palo a la sarta de de mentira tejida por la Canalla mediática en torno a su enfermedad. A horas de hacerlo, estos canallas, aún urdían que no asistiría, que se inscribiría  por Internet, que mandaría los recaudos con una enfermera cubana y que sí finalmente los médicos le daban el plácet de inscribirse llegaría al CNE en silla de ruedas o caminando apoyado por un bastón.

Pues nade de eso sucedió Chávez llegó  al CNE a bordo de un camión Tiuna rojo rojito y acompañado de parte de sus colaboradores más cercano. Habló tres horas sin probar ni una sola gota de agua, con timbre de voz recia, cantó y hasta bailó con Cristina Maica. El bastón y la silla de ruedas desaparecieron por arte de magia. Lo mismo que la enfermera y la inscripción por Internet.

Lo dije siempre. Chávez entramó a la oposición con su “canciller”. Los bichos se lanzaron de cabeza y creyeron que “matándolo” tenían el mandando hecho y resultó  que el hombre se recuperó, y la Canalla Necrofílica tuvo que tragarse su coctel de rumores. Ya es tiempo que se busquen otra herramienta electoral.

Un escuálido rancio me dijo este martes, que el lunes Chávez llegó caminando al CNE apoyado con un bastón biónico. Y que la silla de ruedas era el camión Tiuna rojo rojito. ¡Este si que tiene bolas! 

americoarcadio@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2015 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas