Chávez no es la revolución y ojo con el sicariato desestabilizador. Las vacaciones deben ser mejoradas en la LOTT

¡Qué tal, camarada! Siempre con la angustia por la salud de nuestro amado Líder. Y que no vaya uno a criticarme el sentido de la palabra “amado” cuando me escribieron algún correo donde dudaban de mi hombría. ¡Vaya ridiculez!

Tuve que explicarle que es una palabra que abarca muchos afectos, y que la usaba nuestro Libertador para dirigirse a sus amigos estrechos colaboradores. Aclarado porsia algún “machote”.

Hablar de Chávez y su obra en este espacio es una tontería ya que en miles de libros han escrito sobre el tema, la mayoría desde un punto de vista objetivo que lo valora en su exacta dimensión de liderazgo internacional.

Al extremo de que considero que no habría que defender su gestión, sus ideas, sino hacer hincapié en las tortas del pasado de los gobiernos anti-populares venezolanos y en minicadenas destacar el desastre social que ocurre en otros países que, como el nuestro pero sin Chávez, cayeron ante el capitalismo salvaje, en cualquiera de sus versiones, europeas especialmente.

Hablamos de un hombre de grandes sentimientos humanos (que hasta lo han dominado apareciendo como débil en algunos momentos) que incansablemente lucha por su Patria. Y que, sobre la marcha de su gobierno, decide enrumbarnos por un socialismo a la venezolana combatiendo diariamente con los más enconados y poderosos enemigos. Ardua tarea.

Tan es así, que los escuálidos (con sus razones politiqueras) y muchos revolucionarios no entienden que debe tomar un descanso para superar cáncer. Una enfermedad que todos llevamos latente y que se manifiesta ante una baja de defensas, de la inmunidad con que nuestro cuerpo nos protege, especialmente por sobreestrés.

¿Quién más que el Presidente para vivir en un permanente sobreestrés? Digo sobreestrés porque he leído que por las condiciones urbanas de hoy en día todos vivimos normalmente en estrés.

La critica ladilla de que está en tratamiento alejado -para ellos- del su gobierno raya en la estupidez. Porque no abandona sus obligaciones ni por momentos y eso lo perjudica. Es su carácter.

Lo idea es que en verdad estuviera, como se lo indican los médicos, rodeado de sus mayores afectos (además de su pueblo y su Patria) sus nietos y nietas, y sus hijas e hijos. Tranquilo… con la naturaleza.

Pero, no. Lo quieren en la brega. Crean rumores para que se angustie, para que salga. Y son tan mierdas que no analizan, por ejemplo, que otros mandatarios toman vacaciones.

Dígame en USA. Los presidentes se meten tremendas vacaciones en Camp David (nombre que le de dio Eisenhower en honor a un sobrino) aún estando en guerra con un país (aunque podemos decir que es su estado normal).

En la actualidad sigue siendo la residencia de descanso presidencial, es un lugar privado, aislado, para la contemplación y la relajación de los mandatarios, tanto la residencia como el parque no están abiertos el público.

En Cuba Chávez no es molestado por la prensa, por su pueblo, aunque no lo quiera él. En un hospital nuestro habría a diario manifestaciones de apoyo. Gritos y vivas.

El trajín mental y físico, aunque respetara la dieta, hicieron que recayera. El sobreestrés bajó su inmunidad.

Ahora con lo más delicado: el escenario de que Chávez desaparezca. No lo deseamos los revolucionarios de Venezuela y del mundo. Sería un desastre, pero tendríamos que ir planteándonos ese escenario, sin malos augurios, claro.

Sincerar esa situación para que no nos agarren fuera de base en caso de una desaparición física del Líder. Es más. Siempre ha estado planteado un magnicidio a su figura. ¿Qué haríamos?

Yo que soy chavista de corazón, y espero que no me lean como un loco, considero que Chávez le dio el arranque necesario, aunque no totalmente suficiente, a un cambio estructural en nuestro país golpeado por tantas injusticias y que buscando una salida extraordinaria llegó a mencionar la “tercera vía” de Toni Blair, antes de definirse por el camino antes trazado y obstaculizado: el socialismo.

Y lo ha hecho con tanta certeza y fuerza que se convirtió para los capitalistas del mundo en una “espada de Damocles”. Para los estadounidenses es la pesadilla de la calle 13. Un monstruo de mil cabezas que salió de las “cenizas fénixcas” del 2011.

Desde hace algunos años iniciaron la guerra interna para sacarlo, matarlo mejor, aunque no tan conveniente porque lo martirizarían junto a su revolución y sería incontenible a respuesta.

Sólo dedicarse a crear factores de inestabilidad. De desabastecimientos, de sabotajes eléctricos y petroleros, ambientales, asistenciales, hasta de choques diarios que generen grandes colas y las arrecheras masivas.

Pero donde están arreciando es con el sicariato. Llenaron las barriadas de indeseables, que resguardados (de distintas maneras) en el narcotráfico generan balaceras indiscriminadas. Sangre y angustias para las comunidades, para explotación mediática con familiares entrevistados en las morgues.

Y de un tiempito para acá, incrementándolo en la medida en que el chamoloco no suba las encuestas y siga superando en ideas a Rosales, irán apareciendo muertos de distintas áreas y niveles sociales, para que molesten a propios y extraños, ampliándolos mediáticamente, y veamos asesinadas personas ligadas al espectáculo, militares, deportistas, niños. Sin olvidar a los taxistas que es uno de los aspectos más sensibles.

Como son temas variados, este artículo es misceláneo, y me perdonan, pero a veces queremos opinar en todo, voy con un toque en la LOTTT. Tal vez pudiese estar en un reglamento, si valen.

1. Aplaudimos la incorporación como asueto a los días 24 y 31 de diciembre, y lunes y martes de carnaval que estábamos esperando decretos para que siempre los dieran.

Acá introduzco la idea. Es muy complejo el disfrute de las vacaciones. Casi nunca alcanza el dinero y regresamos a trabajar mamando. Difícil que coincidan con la pareja, o con los hijos, ni con hermanos, familiares o con buenos amigos.

Por eso terminamos hasta fastidiados, yendo a un café, arreglando la casa, etc. Claro que es un descanso, pero siempre nos gusta el esparcimiento, la recreación, los viajes aunque sean en nuestro propio territorio.

De ahí que las fechas clásicas de Semana Santa, Carnavales, Navidades y uno que otro puente, son de movilizaciones masivas por lo coincidente e la no asistencia al trabajo, ni a clases. Y se ponen de acuerdo casi todos a dónde verse para disfrutar.

Qué les parece si incorporamos a las vacaciones los días complementarios, o algunos de ellos, en estas fechas o puentes. Si cae un día de asueto un martes, el lunes que sea libre y descontado de las vacaciones. Y así con un viernes libre de un jueves de asueto.

Es más, la Semana Santa que sea completa, y los carnavales, descontaos de las vacaciones de ese año. Porque hay años donde no hay casi puentes y las fechas navideñas caen sábados y domingos.

¡Felicitaciones a todos por la LOTTT, socialista! Va a lo humano que es lo mismo.

¡VIVA CHÁVEZ! SU HUELLA SERÁ ETERNA. INOLVIDABLE.

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1897 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor