Perder antes de la pelea

Una de las características de la oposición antichavista es que tienen
una puntería especial para meter la pata lo cual a veces crea una
falsa sensación de gran capacidad en las filas revolucionarias, sin
ser otra cosa que la proverbial buena suerte del Presidente Chávez.

Ignoro si los estrategas de la MUD tomaron en cuenta la posibilidad
de obtener unos resultados tan esmirriados en la votación del 12 de
febrero, que, en vez de permitirles llegar al 7 de octubre con cierto
entusiasmo, les bajen la moral al punto de no salir a votar en dicha
elección.

Por eso es que con frecuencia los partidos de la MUD se me asemejan a
los tres chiflados quienes se las ingenian para que haya dos
desbaratando lo que el tercero intenta hacer.

Desconozco si el departamento de Estado o la oficina de la CIA que se
ocupa de los asuntos cubano-venezolanos calculó, por el contrario, que
el 12-F podría asegurarles una victoria tal que las elecciones de 7-O
pasarían a ser un acto meramente simbólico.

Para que eso ocurra tendrían que salir a votar cuatro millones de
electores o más, convirtiendo las primarias en un plebiscito contra el
gobierno. No me las quiero dar de adivino, pero a estas alturas el
ambiente político-electoral no indica nada que se parezca a una
avalancha de votantes listos para salir a romper todos los récords.

Por el contrario, la impresión predominante es la de los diferentes
partidos de la MUD ligando no poner la torta con una abstención
monumental. Los únicos que están a salvo de tal posibilidad son María
Corina Machado, Diego Arria y Pablo Medina, cuyos votos, sumados, no
le quitarán el sueño a ningún revolucionario.

En retrospectiva la MUD ha debido inscribir 20 precandidatos
presidenciales para que cada uno jalara su parcela y la suma total de
votos fuera medianamente aceptable. Incluso han podido determinar que
solo se anunciara el ganador, sin decir cuántos votos sacó; pero eso
tal vez no habría gustado tanto.

El gobierno, por su parte, debe preocuparse y mantener a los gringos
expectantes para que no nos apliquen la receta Libia o, peor aún, la
de Irán, donde no se sabe qué irán a hacer en definitiva.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3217 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor