El capítulo VIII del Tomo II de “El Capital” (III)

Entrevistando imaginariamente a Marx sobre lo tratado en:

¿De qué depende la magnitud de la diferencia entre el valor-capital plasmado en medios de trabajo y la parte de esta magnitud de valor que en los repetidos procesos de trabajo transfiere el producto?

Es sabido que el mismo valor de uso que surge como producto de un proceso de trabajo entra en otro proceso de trabajo como medio de producción. Es la función de un producto como medio de trabajo dentro del proceso de producción la que lo convierte en capital fijo. En cambio, no tiene nada de capital fijo si ese producto surge, a su vez, de un proceso de producción. Así por ejemplo, una máquina, considerada como producto o como mercancía del fabricante de maquinaria, forma parte de su capital-mercancías. Sólo se convierte en capital fijo en manos de su comprador, del capitalista que la emplea productivamente.

En igualdad de circunstancias» el grado de fijeza de un capital aumenta a medida que aumenta el grado de duración del medio de trabajo. De este grado de duración depende, en efecto, la magnitud de la diferencia entre el valor-capital plasmado en medios de trabajo y la parte de esta magnitud de valor que en los repetidos procesos de trabajo transfiere el producto. Cuanto más lenta sea esta transferencia de valor —y los medios de trabajo transfieren valor cada vez que se repite el mismo proceso de trabajo—, mayor será la diferencia entre el capital invertido en el proceso de producción y el capital consumido en él. Una vez que esta diferencia desaparece, el medio de trabajo se agota y, al perder su valor de uso, pierde también su valor. Deja de ser un agente de valor. Y como los medios de trabajo, al igual que todos los demás agentes materiales del capital constante, sólo transfieren valor al producto en la medida en que pierden, con su valor de uso, su valor, es evidente que cuanto más lentamente pierdan su valor de uso, cuanto más tiempo permanezcan funcionando en el proceso de producción, más se prolongará el período en que quede plasmado en él valor-capital constante.

Si un medio de producción que no constituye un medio de trabajo en sentido estricto, por ejemplo las materias auxiliares, las materias primas, los artículos a medio fabricar, etc., se comporta con respecto a la transferencia de valor y, por tanto, con respecto al modo de circulación de su valor, como los medios de trabajo, será también agente material, modalidad de existencia del capital fijo. Es lo que ocurre con aquellas mejoras de la tierra a que nos referíamos más arriba y que añaden al suelo ciertos elementos químicos cuyos efectos se extienden a varios años o períodos de producción. En estos casos, una parte del valor sigue existiendo al lado del producto en su forma independiente o en forma de capital fijo, mientras que otra parte de valor se transfiere al producto y circula, por tanto, con él. En tales condiciones, no se transfiere al producto solamente una parte de valor del capital fijo, sino también el valor de uso, la sustancia en que existe esta parte de valor.

Venezuela, 26 de noviembre de 2010 

 nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1169 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: