Opinión, Política e Inseguridad

Delincuencia, inseguridad e impunidad

“La Justicia es la reina de las

      virtudes republicanas”

 Simón Bolívar


 Hace algún tiempo escribí varios artículos sobre la impunidad, tema recientemente señalado otra vez, por el excelente periodista Alberto Nolia, cuando hacía referencia a los escandalosos manejos i fraudes financieros, de grandes delincuentes nacionales, banqueros i empresarios que, con el caso del Banco Federal i con los ahorristas que tenían la cabeza llena de pelos de tontos, cayeron en las redes de ese banco o en las de la Toyota del “cazador” Guillermo Zuloaga; mas, se quiere acusar al único gobierno en nuestra historia, que ha respondido cuidando a los estafados, víctimas del fraude,  i buscando castigar también a los culpables. Cuando se habla de delincuencia, i se sigue observando sus características con la premisa de Burchardt, citada por el excelente i honorable doctor en Derecho i Criminólogo, Elio Gómez Grillo, a quien conocí en la ANC, de si la ciudad es más delincuente, o mejor dicho si en la ciudad hai más delincuentes i hechos delictivos, o es en el campo donde más se dan los crímenes. En la actualidad hai a veces predominio de uno u otro campo de realización de esos hechos, o existe un estado equilibrado, con sólo ligeras variaciones. Lo cierto es que la campaña de desprestigio emprendida por los opositores mediáticos en el país i en el exterior (Colombia, Estados Unidos i España, tres países en peor estado de desorden social i económico que Venezuela) quieren mostrar a Caracas como la ciudad con más delincuencia e inseguridad en el mundo, cuando Bogotá (i Medellín no se diga) i muchas otras ciudades la superan en cifras de manera amplia;  Madríd,  i muchas otras ciudades de España, i casi la totalidad de las grandes i medianas ciudades de los Estados Unidos, están postradas de inseguridad i delitos.  Eva Golding una vez nos demostró que en Washington, existen miles de niños –blancos i negros− asaltando en la vía pública; en Colombia, no hai que molestarse en demostrar la terrible delincuencia i los asesinatos en masa, matanzas o masacres, realizadas tanto por los delincuentes oficiales (ejército, policías i paramilitares) en Colombia, especialmente durante la dictadura pervertida de un presidente narco-paramilitar como Álvaro Uribe Vélez, vergüenza de América, i en los Estados Unidos donde apenas si dos o tres presidentes se pueden considerar honestos o menos agresivos, mientras otros han sido verdaderos corruptos, genocidas i destructores de la vida del globo terrestre. Para colmo, un país de unos trescientos millones de habitantes, con predominio de analfabetos culturales, superiores solamente en ciencia i tecnología, fundamentalmente para la guerra (i eso, porque heredaron el talento europeo después de la segunda guerra mundial), según se han dado cifras recientes, más de 100 millones de estadounidenses, consumen drogas,  i son no solamente los primeros consumidores del mundo, sino que en el caso de la mariguana (i no sabemos si tienen otros cultivos clandestinos) son los primeros productores. Por Internet hemos visto, cómo una bella quinta o mansión, con aspecto apacible de un hogar normal, en el sótano, tan grande como una cancha de futbol, con una técnica extraordinaria, era una granja subterránea de mariguana que produce toneladas de la hoja para procesar. Un país con grandes conflictos humanos que irrespeta las leyes propias i las internacionales i se dan el lujo de imponer su voluntad en todos los otros países de la tierra, bien sea por la invasión financiera, comercial i mediática, o por la guerra i el crimen, quiere predicar moralidad i ser policía del mundo.  Sin embargo utilizando la propaganda universal, el cinismo, la calumnia i la mentira escandalosa, llega a comparar a Venezuela con Irak, un país en el cual las tropas estadounidenses i aliadas, han cometido un genocidio, destruyendo de paso a la cuna de la historia de la humanidad. Allí han ensayados todas las armas, todos los asesinatos, todos las torturas i todo irrespeto por la vida humana i la vida del planeta Tierra. Hitler i el nazismo, son un pasado enano en crueldad, destrucción i asesinatos.                                         

 En Venezuela, como en muchos países del mundo, hai delincuencia; i en nuestro caso particular, eso viene desde la Colonia, Independencia i República, pero está más que comprobado en la llamada IV República, porque queda testimoniada en la prensa, radio, televisión i otros medios, entre ellos libros como el que usaré en ciertas citas, titulado DELINCIENCIA EN CARACAS, DEL Dr. Elio Gómez Grillo, libro publicado por la Universidad del Zulia, en 1971, ganador de un concurso de L.U.Z. de Ensayo, Cuento, Poesía y Teatro, realizado en 1974. Allí trata el autor de la realidad de la criminalidad en Caracas, por cierto compendiada anoche en el Programa LA HOJILLA con titulares de los diarios El Nacional i El Universal, donde apreciamos que era igual o notablemente superior al presente, i durante 40 años de dictadura de partidos, jamás se hizo nada firme (excepto llenar o abarrotar las prisiones i matar o desaparecer delincuentes… i políticos) desatendiendo voces como la de Gómez Grillo, a quien le escuché en una reunión especial en la oficina de Miquilena El Traidor Mayor, decir que tenía experiencia de haber visitado cientos de penitenciarías en el mundo, i jamás había visto a un presidente como Chávez, sentarse a conversar en un patio lleno de reclusos, con ellos sin precauciones algunas, escuchando sus tragedias. Sería extenso comentar todo el libro, por lo que tomo de sus conclusiones.

 Como primera conclusión de su investigación, cita: “En Caracas si rige aún la premisa de Burchart: la ciudad es más delincuente que el campo e, incluso, más que la provincia toda. Con sólo una quinta parte de la población nacional, la capital venezolana padece, sin embargo, más de la mitad del total de la delincuencia del país”.

 “Y vayamos a una segunda afirmación. Hemos tratado de presentar el cuándo, el cuánto, el dónde, el cómo y el porqué de la delincuencia caraqueña en los cuatrocientos años de historia de la ciudad”. En este estudio, Gómez Grillo nota el cambio progresivo de la criminalidad sobre las personas, como en años atrás, por el delito contra la propiedad, tanto que este delito para 1965 correspondía al 65,71% de la actividad criminal de la ciudad aunque se sabe que el delito contra las personas es mayor en el medio rural, como sucede en Colombia con el genocida de Uribe Vélez, devoto de la Virgen Macarena.

 Sin embargo, desde entonces, Gómez Grillo señala que los delitos contra la propiedad –pongamos atención a esto− no significa un tránsito de la criminalidad violenta a la criminalidad astuta, distinción hecha por el criminólogo mexicano Alfonso Quirós Cuarón, cuando la criminalidad se debe a los poderosos, a los privilegiados, a los robos bancarios, i no solamente la criminalidad violenta i muscular. PARECE QUE ESTE MEXICANO HABÍA VISTO EN EL FUTURO, A MUCHOS BANQUEROS VENEZOLANOS, LADRONES I CRIMINALES , PERO REVESTIDOS DE IMPUNIDAD. La otra criminalidad, especialmente contra la propiedad incluso del dinero de los ahorristas, es excelente zona criminógena. La criminalidad común puede ser motivada por la inestabilidad social, por la pobreza, los sentimientos de frustración, la actitud agresiva i los prejuicios i la situación política de las familias marginadas i acosadas por la burguesía i la oligarquía. Algunos agregan aquí, como dice el francés G. Hauyer, que aliado de la miseria existe la debilidad intelectual, la alienación mental, la exacerbada por enfermedades (tuberculosis, etc.) i las enfermedades sociales; empero esa debilidad intelectual, esa alienación, parece que se da mejor en clases altas, poderosas, donde los privilegios i el poder del dinero enferman, como vemos en esos señores de hoi, la tribu de Globovisión, del Banco Federal i otros, de Econoinvest, etc., donde la criminalidad es por debilidad intelectual (brutos ostentosos como El Hombre Mediocre de José Ingenieros), por analfabetismo cultural, por maldad hereditaria, por pasiones raciales, etc., casos de Merzehane i de los Zuloaga. Precisamente anoche, viendo los interesantes programas de VTV, la emisora televisiva “del 2%” que un energúmeno como Enrique Mendoza la llevó “fuera del aire”, se hablaba del los grandes esfuerzos para combatir la inseguridad i se esquematizaba así: Inseguridad, implica solución policial que nunca la hubo antes i ahora existe ya en formación una Policía Nacional formada en Universidad Especial, que incluye otros cuerpos como Bomberos, Detectives, etc. Luego construcción de Cárceles o centro de reclusión que no sean destructivos de los seres humanos, sino rehabilitadores de vidas desviadas de la normalidad social, pero…un gran error, falla o vacío,  señalado por una persona capacitada (que no anoté su nombre)  dijo: se necesita para eso de un Poder Judicial que realmente cuide de la Justicia como la gran virtud social que señalaba Bolívar, con una Fiscalía i unos tribunales (un Ministerio Público) que afronten sus responsabilidades i manden a la cárcel a todos los delincuentes sin tomar en cuenta su rango o clase social como sucede, porque siempre se ha dicho que en este país solamente van a prisión, los pobres, los desamparados, el pueblo desatendido, mientras los grandes delincuentes que superan a Al Capone i a Dillinger o a los poderosos dictadores como Hitler i Francisco Franco, Pinochet, etc., gozan de inmerecida impunidad. La impunidad es el gran vicio, i la perpetuación del DELITO MAYOR. Al respecto leo en la obra de Gómez grillo: “Aún más. Se ha llegado a decir que el delincuente capturado y encarcelado es uno que ha fracasado en su <profesión>. La delincuencia impune es, con frecuencia mucho más peligrosa que aquella que se logra castigar. Del poder judicial se ha dicho, entre otras muchas cosas, que da la impresión de ser un cazador que ha partido para cazar fieros tigres. Al no lograrlo y para no regresar a casa con las manos vacías, llevan un camión cargado de liebres, buscando compensar en su cantidad, la falta de cualidad de la pieza cobrada”. Es un dicho viejo; escuchaba decir a mi padre, respecto a la indignación que sentía por ver grandes ladrones como grandes cacaos, “ladrón aquí es el que se roba una gallina o unas frutas en el mercado”, pero no lo es quien asalta un banco, aunque no llegó a ver que los grandes asaltos a los bancos no se hacen desde afuera, sino desde adentro, como sucedió hace años, el gobierno de Caldera (el supuesto intelectual) quien ayudó a los ladrones dándole más dinero, i los ahorristas quedaron en la calle. Vean la diferencia ahora, cómo el gobierno le responde a los del Banco Federal, del pirata, ladrón i asesino que los embarcó. Por eso si el Ministerio Público se hace sentir, cumple con sus deberes, i acusa formalmente i decididamente a tanto ladrón de cuello blanco como se decía antes, pero son de cuellos de muchos colores i cogotes gruesos con papadas i barrigas indicadoras de que se comen los recursos del pueblo, serían cazadores como Gustavo Zuloaga que tenía una mansión lleno de “trofeos” de caza mayor i los vehículos en engorde, también lo eran. La verdadera caza mayor debe ser lograr la extradición de tanto delincuente mayor, refugiados en el Perú –amparados por un congénere− i en Miami, la ciudad encantada i paraíso terrenal de tanto ladrón, delincuente i caza mediana, como Patricia Poleo i Orlando Urdaneta (¿estará todavía en luna de miel con su marido?), acompañando a los sucesores de los grandes delincuentes de los Estados Unidos i Europa. Porque hasta ahora, los que tenemos presos son liebres, según el concepto expresado por el criminólogo Gómez Grillo i el mexicano Qurós. Tenemos a los autores materiales del crimen de Danilo Anderson el Fiscal Valiente (necesitamos cientos como él) i no a los autores intelectuales, léase el Turquito, la Papo i otros cobardes grandes. Tenemos presos a los verdaderos  asesinos oposicionistas en el Puente Llaguno, pero el soberbio de  Alfredo Peña, el de los “peñocoñazos” de Peña cuando se creía honesto, lo dejamos escapar; pero no sabemos si todavía mancilla la tierra de Benedetti i de Galeano, o está en la Tierra de Gracia de Posada Capriles. La Fiscal General de la Nación i el Ministerio Público, tienen la palabra.  El día que los venezolanos veamos entre rejas a Mezerhane, los Zuloaga, a Rosales, Nixon Moreno, Carlos Ortega El Bingo, Timoteo Zambrano, Cabeza de Motor, i otros muchos que son “cacería mayor” estaremos comenzando a ver la Justicia i la firme esperanza de un futuro mejor. La gran mancha que opaca toda posible Justicia i Verdad en nuestra historia i soberanía patria, es la IMPUNIDAD. Mientras tanto, tanto Seguridad, como calidad de vida i felicidad, estará en zozobra i la inestabilidad social i política será de nunca acabar. Tenemos la más completa democracia del mundo i el más tecnificado, transparente i eficiente sistema electoral, por encima de los grandes países del mundo, aunque nos amenace una guerra que podría llegar hasta ser nuclear i definitiva para el globo terráqueo. Por eso, los venezolanos sensatos, inteligentes i patriotas de verdad, debemos dar un paso más hacia el futuro feliz, dándole una fenomenal paliza electoral a la escuálida i traidora oposición, el próximo 26 de septiembre. Será una derrota más para el maldito Imperio. Patria, socialismo o muerte, ¡Venceremos!  robertojjm@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1652 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a106659.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO