Wilmer y Melvin: 6000 papeles/dólares para morir en el sueño americano

Dos niños de trece años, Wilmer Tulul y Melvin Guahiac, migrantes indígenas guatemaltecos, entre los que se encontraban en el camión que llamaron "de la muerte" (1).

No solamente ellos dos, hasta hoy 53 en total, muertos asfixiados, deshidratados con temperaturas de sesenta grados centígrados (2).

En el lugar de la tragedia, además de flores de campo, simples, pobres, humildes pero coloreadas, también botellas de agua. Como si pudiesen ahora, en el otro mundo, aprovecharlas. Conmueve la simpleza y la esperanza del pueblo.

¿El sueño americano? Es lo que nos vende el capitalismo para civilizar al mundo "bárbaro que desconoce el "American way of life". Ah, pero no sin antes someter a nuestros países, esos que alguien definió periféricos, explotándolos durante siglos, robándose los recursos con un saqueo incontrolable, imponiéndoles deudas impagables por el FMI, o pagaderas con todo lo que le pertenece al pueblo de ese país. Aún más, sometiéndolos a bloqueos a través de sanciones económicas unilaterales, inhumanas, ilegales incluso desde el punto de vista del derecho internacional, solo con la pretensión de doblegar a sus gobernantes y obligarlos a obedecer sus órdenes imperialistas. Intentando de tal manera, deslealmente, impedir un proyecto alternativo a esa dominación. Los ejemplos abundan, los estamos viviendo en carne propia los venezolanos.

Los migrantes de este accidente en Texas venían en su mayoría de México, pocos de Guatemala y algunos de Honduras.

La grave situación en Guatemala, sin duda una de las peores en Latinoamérica, ha sido bien descrita por Marcelo Colussi, psicólogo argentino y articulista de aporrea.org quien vive allá (3).

Y por Ilka Oliva Corado, escritora guatemalteca quién de una forma poética maravillosa nos relata el dolor, la miseria, la tragedia de los migrantes que pasan por sus tierras (4,5).

¿El sueño americano? Como escribe Atilio Borón, es el resultado de la pretensión del Imperio: civilizar a un mundo bárbaro que desconozca o repudie los valores del "American way of life" (6).

Me pregunté buscando respuestas ¿qué entienden los estadounidenses por el tan codiciado "American way of life"?

Como bien dice Diogenes, mi amigo secreto, "el estilo de vida americano se entiende como el consumismo, la presunción, fatuidad. Se deriva del capital que configura un imaginario maravilloso, pero no por ello menos falaz, para que su oferta parezca irresistible."

Más maravilloso cuando los parques de Disney lo muestran a todo dar, pero de plástico. Las películas de Hollywood lo hacen ver creíble, real, cierto. Lo que llama mi amigo secreto el muy efectivo y elaborado capital cultural que nos contagia, nos seduce, sobre todo cuando vivimos en la miseria, en la desesperanza del entorno en esos países que llaman el tercer mundo, subdesarrollados, periféricos.

Además, donde las telenovelas, producción muy exitosa en países como México, nos hablan de la sirvienta pobre que se llega a casar con el millonario. O de los pobres, pero inteligentes, audaces, y atrevidos que logran llegar a lo que llaman la "cumbre".

Un imaginario maravilloso que atrajo a niños traviesos, ilusionados y con las inmensas ganas de tomar el mundo por sus propias manos, conquistarlo, y ser merecedores de ayudar a la familia que dejaron atrás. Como pensaron Wilmer Y Melvin, y tantos otros como ellos. Desde Guatemala, desde México, desde Honduras. Huyendo del narcotráfico que los atrapa, así como ocurre aquí en Venezuela, para los adolescentes en la cota 905, en Caracas, como reseñaba Eligio Rojas en su reciente programa El Tubazo (7).

Son esos sueños los que terminan en las morgues estadounidenses como muy bien describe, impecablemente, mi admirado amigo José Sant Roz (8).

Pero también, apenas en los últimos ocho años (cuánta coincidencia con el inicio de las sanciones impuestas por Estados Unidos) nuestros connacionales venezolanos pasan por tales tragedias. Recientemente la jovencita que fue encontrada en algún lugar de Colombia, enterrada en el patio de una casa, la maracucha que se aventuró a irse con su pequeña hija por la peligrosa selva de Darién en Panamá, muriendo ambas en el intento, la venezolana que perdió a su niña en brazos cuando cruzaban el río en la frontera con Estados Unidos. Y todos los femicidios de nuestras niñas y jóvenes que migran hacia otros lugares, incluso sometidas a la trata de blancas, fenómeno no inusual, lastimosamente.

Y me perdonarán si no les ubico todas las referencias de estos tristes hechos, pero llenaría las páginas de este artículo que pretende, claro, ser una nota de dolor, pero también de reflexión de todas y todos.

Organizaciones como la ONU, la OIM (Organización Internacional para las Migraciones), y la ACNUR (Agencia de la ONU para refugiados) levantan sus voces y amplían el desastre migratorio con estadísticas: casi tres mil personas han sido reportadas como desaparecidas o muertas tratando de cruzar la frontera de México a Estados Unidos, desde 2014.

En lo que va del 2022, sumando esta última tragedia ocurrida en un tráiler en Texas, el número total de muertes se eleva a doscientos noventa. Reportadas, y sabemos que son siempre valores más bajos que los verdaderos (9).

La OIM continúa con las estadísticas y sus números que, al parecer, quedan como cifras y no conmueven a quien debería resolver, remediar, evitar: al menos ciento treinta y seis venezolanos han muerto en ese tránsito en el último año y medio, además de ciento ocho cubanos y noventa haitianos (10).

Apreciados lectores: ¿qué hace al respecto la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe que se creó en el 2011 bajo el impulso de Hugo Chávez? La CELAC bautizada bajo la frase de José Martí: "Somos un mismo continente con una misma alma" (11).

¿Dónde está el alma de América Latina cuando sus hijos mueren como animales, en viajes inhumanos, tratando de huir de la pobreza, de la falta de oportunidades, de la desesperanza? Sólo vemos noticias, muy malas noticias, y números fríos que sirven solo para llenar informes que justifican sueldos.

En los objetivos de este Organismo Regional, deseado, necesario, buscado desde los tiempos de Simón Bolívar, y aún antes, desde Francisco de Miranda, se lee: "buscar la unidad y la integración política, económica, social y cultural; aumentar el bienestar social, la calidad de vida, el crecimiento económico de la región, y promover el desarrollo independiente y sostenible, sobre la base de la democracia, la equidad y la más amplia justicia social" (12). ¿Lo han logrado? ¿Intentado?

La migración es uno de los temas principales que la CELAC se comprometió a atender. Habría entonces que investigar con urgencia, si desde su creación hace más de diez años, ¿han mejorado las políticas migratorias en nuestra región? Pues a vuelo de pájaro, cada vez son más numerosos los casos noticiosos que nos llegan, nos conmueven y nos producen una gran impotencia por el dolor de no hacer nada por ellos y ellas que soñaron con buscar mejores condiciones para su vida.

Migran, simplemente, porque a su país, donde nacieron y vieron el sol, la luna, jugaron con su tierra, le están robando sus riquezas, los de afuera y también los de adentro. Quien dirige las riendas de la nación, son ineficientes, incapaces, corruptos, y miserables por no atender a sus connacionales y plegándose de forma indigna a los mandatos del imperio. Migran porque existe un problema estructural enorme debido al modelo económico que les impusieron, modelo que hace que la riqueza del mundo esté concentrada en muy pocas manos, inmensas fortunas, y la mayoría de la población mundial esté pobre y desvalida.

¿Vivir el sueño americano? En las clases del maestro Enrique Dussel, recuerdo particularmente la "Crítica de la Esfera Ecológica" donde se nos enseñaba el concepto de huella ecológica, día de sobregiro y biocapacidad. El dato más relevante es que, si todos los países quisiéramos vivir "el sueño americano", serían necesarios cinco planetas Tierra. Estados Unidos es por mucho el país que más consume recursos naturales en el mundo (13).

Para mejor entender el concepto, nos pidieron comparar el estilo de vida de un estadounidense con la carestía haitiana. ¡Ay Haití! Decía Hugo Chávez refiriéndose a Haití, "las puertas del infierno habitada por ángeles negros" (14).

Varios compañeros del grupo de reflexión Biké, aprendimos mucho de esas clases, y nos ha tocado investigar el tema de la CELAC, por lo que creo nos avocaremos a buscarle el sentido a frases como las siguientes: "promover el desarrollo sostenible, concertación política, fomentar diálogos con otros países, mejor posicionamiento de América Latina ante acontecimientos internacionales", etcétera.

Lo intentaremos para que no sean meras palabras altisonantes, de esas nuevamente que rellenan papeles y más papeles, pero cuyo significado queda estéril.

Demasiado estéril, cuando contemplamos la penosa situación de migración en la región, trágica, repetitiva, in crescendo, sin que existan iniciativas firmes, concretas, comprometidas con el pueblo vulnerable.

Levanto mi voz por Wilmer y Melvin, niños indígenas guatemaltecos, soñadores, atrevidos, sacrificados. Y por tantos otros, muchos como ellos.

  1. https://venezuela-news.com/conozca-monto-pagaron-migrantes-viajaban-camion-muerte/

  2. http://217.218.67.246/noticias/ee-uu-/546327/migrantes-muertos-texas-camion

  3. https://www.aporrea.org/internacionales/a309507.html

  4. https://www.aporrea.org/internacionales/a306937.html

  5. https://www.aporrea.org/internacionales/a307296.html

  6. América latina en la geopolítica del imperialismo. Atilio Borón, 2da ed. México, UNAM, Programa de Postgrado de Estudios Latinoamericanos, 2014.

  7. https://youtu.be/iAjtTEqCfwA

  8. https://www.aporrea.org/internacionales/a313636.html

  9. https://venezuela-news.com/onu-pide-justicia-para-migrantes-muertos-en-trailer-de-texas/

  10. https://www.aporrea.org/ddhh/n374801.html

  11. http://s017.sela.org/celac/quienes-somos/que-es-la-celac/creacion/

  12. https://www.cancilleria.gov.co/international/consensus/clacs

  13. https://www.laizquierdadiario.com/La-deuda-ecologica-actual-es-mayor-que-antes-de-la-pandemia

  14. https://mazo4f.com/el-gigante-chavez-el-compromiso-mas-grande-del-pueblo-venezolano-es-con-el-pueblo-de-haiti



Esta nota ha sido leída aproximadamente 890 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: