luchas obreras en PDVSA

Producto   de   la   crisis  económica  capitalista,  los  trabajadores  de
PDVSA-Intevep, de la mano de su sindicato (Sintraintevep), y a través de la
lucha  político-reivindicativa;  hemos adquirido un nivel de conciencia que
quisieramos  compartir  con  los trabajadores venezolanos que se encuentran
laborando en el sector privado de la economía y con el pueblo en general.

Luego  de  asambleas generales y movilizaciones, se presentó la oportunidad
de  reunirnos  en Asamblea con representantes de la empresa. En el ambiente
de  aquella  Asamblea  se  sentía,  en  un inicio, una atmósfera de temor a
expresar los problemas que nos aquejan como trabajadores petroleros. Poco a
poco  esa  atmósfera  dio  paso a una increible explosión de entusiasmo sin
precedentes  en PDVSA-Intevep. Cada trabajador intervino y expresó críticas
y  aportes para la solución de los problemas de vivienda, salud, salario, y
propuestas de índole socialistas.

Luego  la  noche  cubrió  todo  ese  brillo  y  en la Asamblea de la semana
siguiente  volvió  a  sentirse  el temor a la crítica y a la realización de
propuestas para el avance de la revolución. Así como aquella fue el renacer
y  la  expresión  de  la  democracia  de  los trabajadores ésta otra fue la
reacción  y  el  retroceso. La lección de esas luchas proletarias es que la
democracia y el socialismo son inseparables. Eso fue producto del atropello
y la intimidación que se originó posteriormente y que hizo "caer en cuenta"
a  muchos  trabajadores  que es mejor tener un salario chucuto que nada. El
tiempo  dirá  que ese modo de analizar las cosas es equivocado ya que si no
se  enfrentan  los  problemas  de caida de valor real del salario a tiempo,
luego  será bien difícil poder levantar la cabeza. Una vez que "negociemos"
y  busquemos  la vía del "mal menor", la clase trabajadora tendrá que ceder
aun más beneficios y calidad de vida que afectan nuestro entorno familiar.

Es importante resaltar que el socialismo se basa en la necesidad de liberar
al  trabajador  del  yugo del capital, del yugo del capataz cuya función es
extraer  el  mayor beneficio del trabajo para el capitalista y no someterlo
precisamente  al  rigor de medidas que en última instancia van en beneficio
del capitalista: congelamiento y reducción salarial, cortes en los planes y
beneficios,  entre  otros.  Hay que aclarar que el Estado venezolano es aun
capitalista,  a  pesar  de  los  enormes avances que ha hecho la Revolución
Bolivariana.

La  renta  generada por la actividad de explotación de los hidrocarburos en
la República Bolivariana de Venezuela solo podrá ser empleada para expandir
las  fuerzas  productivas y lograr la suprema felicidad social, a condición
que  se realice  una planificación económica centralizada que cuente con la
propiedad  social  de  los  grandes medios de producción (grandes empresas,
bancos  y  tierras)  y  que  estén controlados por los trabajadores y demás
clases  explotadas. La combinación de propiedad social de los grandes medio
de   producción,   el  control  de  los  trabajadores  y  la  planificación
centralizada   proporcionan  la  condición  primordial  para  transitar  al
socialismo.  De  otra manera solo se estará direccionando el producto de la
renta  de la explotación petrolera hacia los bolsillos de los capitalistas,
mediante la explotación del trabajador, la especulación, la inflación y las
modalidades  modernas  más  "sublimes"  del  interés  del crédito, la deuda
pública, la deuda privada, los bonos cero cupón, entre otros.

A  su  vez  el socialismo al liberar al trabajador del yugo del capital, lo
hace  conciente  que  solo la unidad de los trabajadores puede construir la
sociedad  sin  explotación. Es así como el socialismo causa la explosión de
la   capacidad  productiva,  creativa,  de  innovacion  y  permite  que  la
democracia   adquiera   sentido,  que  sea  una  verdadera  democracia:  la
democracia  de  los  trabajadores  y demás clases explotadas. Por que en el
sistema  capitalista  actual  la democracia es una mercancia que se vende y
trafica,  sin  un contenido real para el trabajador, su familia y el pueblo
en  general.  La  democracia  es vital en el socialismo, sin ella no existe
posibilidad de construir la sociedad socialista, se debe incentivar que los
trabajadores  realicen  la  crítica,  discutan  y  tengan libertad plena de
asociación  para lograr así que se rompan las estructuras  burocráticas que
impiden  la  auténtica participación. Esa democracia de los trabajadores es
lo  que  potenciaría el papel del partido revolucionario como garante de la
victoria del socialismo y la utilidad de los sindicatos para desarrollar la
conciencia  socialista,  el  percatarnos  que  en  el marco capitalista los
problemas que padecemos los trabajadores son imposibles de resolver.

La  verdadera  democracia  NO  es compatible con la represión al sujeto más
importante  y lider de la revolución: la clase trabajadora.  Las normativas
y  leyes  que  nos aplican en la calle y en PDVSA NO ayudan al avance, solo
paralizan,  menosprecian, amarran, someten, dividen y envían a su puesto de
trabajo  a  cada  trabajador o trabajadora. Esto está en contra del llamado
del  Presidente  a la participación activa del trabajador en la revolución.
No  es  socialista  amenazar  con  amonestaciones,  controlar  la  vida del
trabajador,  prohibir  las  reuniones  o  asambleas,  realizar acciones que
tiendan  a acallar la necesaria protesta ante la injusticia capitalista. El
llamado  es  a estar unidos como clase trabajadora, a protestar y denunciar
la  injusticia  del  capital y a apoyar las medidas de profundización de la
revolución  que emanan del Comandante Chávez, ya que esta profundización es
la  única  garantía de superación de las injusticias que han sobrevivido en
nuestra sociedad.

La  situación  de nuestra querida República Bolivariana de Venezuela indica
que,  a  pesar del carácter inédito de nuestra revolución, se acerca el día
en  el  cual la construcción de la sociedad socialista será una realidad, y
para  esto  se  deben  cumplir  unas  condiciones  mínimas, científicamente
demostrables  y  elaboradas por los críticos revolucionarios de la economía
política burguesa. A saber:

1.-Expropiación  sin  indemnización  de  los  grandes  medios de producción
("gran"  industria, monopolios, latifundios y "grandes" bancos), para poder
realizar  la  planificación  centralizada de la economía. Solo así se podrá
combatir  la  inflación  y  el deficit de alimentos y servicios que nuestro
pueblo merece.
2.-Control  por  parte  de  los  trabajadores  de  los  grandes  medios  de
producción  sometidos  a la propiedad social, para cambiar radicalmente las
relaciones  de  producción  y liberar a la clase trabajadora de las cadenas
esclavistas de la gerencia capitalista.
3.-Control del excedente (mucho dinero) generado por la gran industria, por
parte  de  los trabajadores y demás clases explotadas, para direccionar los
recursos  en  dinero,  tecnología, materia prima y  fuerza de trabajo hacia
los  sectores  económicos  prioritarios y de interés del pueblo venezolano.
Ejemplo:  ampliación de la cartera de crédito para los campesinos, pequeños
comerciantes, amas de casa, estudiantes, indígenas y trabajadores.
4.-Como  consecuencia  de  lo  anterior,  la  eliminación de la plusvalía o
beneficio  privado  (lo  que  equivale  a  la  "ganancia"  obtendida  de la
explotación  de otros seres humanos), la propiedad privada de los "grandes"
medios  de producción y en consecuencia de la explotación del hombre por el
hombre.

La   clave   para  que  esto  funcione  es  la  DEMOCRACIA  en  el  sentido
revolucionario de la palabra y no limitado por el interés del usufructo del
trabajo  ajeno.  Es  decir,  libertad  e  igualdad de los trabajadores para
realizarse  como  individuos  y  como  integrantes  de la sociedad. Se hace
especial  énfasis  en  el  punto  dos (2) ya que la clase trabajadora es la
líder   de   la   construcción  de  la  sociedad  socialista,  del  partido
revolucionario  (no al contrario, donde el PSUV imponga la aplanadora a los
trabajadores),  de  los  sindicatos  que  ayuden al socialismo y de la gran
coalición social de las clases explotadas, que desemboque en la creación de
una  asociación de productores o trabajadores que controle el destino de la
Patria  del  Socialismo Bolivariano. Para lograr esto, la clase trabajadora
tiene  que  unirse  como  clase,  luego  que  la  burguesía  ha dividido al
trabajador  en  bandos  hostiles,  ha  potenciado  la  antipatía nacional y
religiosa  en nosotros como obstáculo serio para lograr una alianza honesta
y  sincera  entre  los trabajadores venezolanos y entre los trabajadores de
ambas  márgenes  del  Atlántico  y  el  Pacífico  y  consecuentemente de la
emancipación del yugo del capital. Si superamos estas divisiones será fácil
acelerar  la  revolución  socialista  en  nuestra  patria, asestando golpes
decisivos  posteriores  al capitalismo mundial y avanzar hacia una unión en
base a la igualdad y la libertad.

El  granito  de  arena  que  los  trabajadores  de PDVSA debemos aportar es
transformar  esta  empresa  en  una  en la cual ningún Rol Supervisorio sea
contradictorio  con  la acción revolucionaria,  entendiendo que el problema
NO  es  el  mencionado  Rol,  sino la utilización capitalista del mismo. El
deber  de todo supervisor revolucionario es lograr que la función económica
de  la  empresa  sea  cumplida,  sin  menoscabo  del respeto irrestricto al
trabajador,  el respeto a sus derechos laborales y sindicales, y trascender
esta función para desarrollar la conciencia socialista del trabajador y que
entendamos  que  el problema de cada uno de nosotros es similar al de otros
trabajadores.

En  la asamblea con representantes de la empresa, mencionada anteriormente,
al  sindicato Sintraintevep se le acusó de emplear métodos de panfletarismo
sindical, es decir, no hacer nada sino escribir cositas interesanticas. Esa
fabulosa  e  inmaculada  acusación  arrancó, de un "eminente" tabajador que
ejerce  un  alto  Rol  Supervisorio  en  estos  momentos de avance hacia el
socialismo.  Ese  es el ejemplo del supervisor que utiliza el Rol que se le
ha  confiado,  para  denigrar  de los derechos de los trabajadores y de sus
legítimas  organizaciones  clasistas.  Hay  que  recordar que el cantor del
pueblo,  Alí  Primera  escribió  una inspiradora canción revolucionaria que
hacía  referencia  a  la  canción panfletaria, y se decía a sí mismo: "pero
milito con ella".  Esa es la mejor respuesta: TODOS MILITAMOS CON ELLA. Hay
que  corregir  para poder avanzar y profundizar, y la crítica compañera con
propuestas   es  una  vía  para  lograrlo;  no  descalificando,  levantando
calumnias y acusando sin fundamentos.


 (*) Lucidio García-Trabajador Petrolero de PDVSA-Intevep
 Corriente de los trabajadores marxistas de Intevep-CTMI
 garcialwx@pdvsa.com

¡Patria Socialismo o Muerte.....Venceremos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3779 veces.



Lucidio Garcia


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: