La Renacionalización de SIDOR es otro 13-A

¡Ahora le toca a Coca-cola!

Efectivamente, la renacionalización de SIDOR, es a la clase obrera lo que fue el 13 de Abril de 2002 al pueblo venezolano y a las luchas antiimperialistas en el mundo, es decir un triunfo histórico descomunal, cuya trascendencia aún no se ha percibido en toda su grandeza.

Más de año y medio estuvo la gloriosa clase obrera siderúrgica batallando contra toda clase de enemigos, tanto los históricos, como enmascarados y neo-ricos, que bajo un discurso pseudo revolucionario habían logrado mantener desinformado al Presidente y arrinconando en el anonimato vil esta gesta que hoy se corona con un resonante triunfo, cuyas consecuencias pronto se harán sentir en el resto de la clase obrera nacional e internacional.

La práctica de Ternium-SIDOR se resume en que todos los derechos laborales fueron violados, quebrantando los mandatos de la gloriosa Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y sumiendo en el hambre y la miseria a los trabajadores de la economía no petrolera más importante del país. La nefasta Cuarta Republica, regaló el acero y sus procesos de producción bajo la excusa de que la industria daba pérdidas, lo mismo que intentaron hacer con PDVSA, en cuanto al hierro, tuvieron éxito en su felonía contra los intereses de la patria, mientras que con el petróleo, "gracias a Dios" que llegó el comandante y mandó a parar, razón por la cual hoy podemos decir que tenemos una patria, un proyecto de país inspirado en los mas altos interese y principios de nuestro Libertador Simón Bolívar.

Pero, no podemos quedarnos en la "borrachera" del triunfo inicial, esto es sólo el principio, hay que generar un cronograma de trabajo de empoderamiento de la industria para no matar la "gallina de los huevos de oro", pero que al mismo tiempo se puedan lograr las mejores condiciones ambientales y laborales que permitan hacer justicia en cuanto a la calidad de vida del trabajador, es duro, pero no imposible, si existe la voluntad política para hacerlo. Ahora viene lo más difícil, que es mantener los altos niveles de calidad y rendimiento para satisfacer, las cada día, más altas demandas internas de acero, sobre todo para el plan de construcción masivo de viviendas en perfecta armonía con los intereses del pueblo trabajador. ¡Salud camaradas!

¡AHORA LE TOCA A COCA-COLA!

La palma en cuanto a explotación de los derechos humanos y laborales de los trabajadores venezolanos se los lleva la Coca-cola, empresa imperialista que en conchupancia con AD y COPEI, se encargó durante décadas, de esquilmar y explotar inmisericordemente a miles y miles de sus trabajadores, personas que fueron y son lanzados a la calle, destruidos físicamente, después de entregarle su vida a estos chupasangre, pegados al volante de un camión inundando con su veneno las bodegas y casas de todo el país.

La Coca-cola tiene una deuda descomunal con la clase obrera venezolana, lo saben, pero se niegan a pagar, por ello es necesario que esta empresa sea nacionalizada también y en lugar de vender esa agua química aderezada con droga, se elabore un proceso para embotellar productos y frutas nacionales en gran escala, lo cual sería un poderoso instrumento de formación técnica para la juventud, se reforzaría la producción agrícola, ya que se contaría con un mercado cautivo y seguro, al tiempo que se potenciaría el trabajo productivo por miles y miles, eliminando, como beneficio colateral la contaminación y envenenamiento tanto ambiental como del pueblo. En fin seria ganancias por todos lados.

Coca-cola debe pagar ya o someterse a un proceso de nacionalización. Eso lo quiere el pueblo.

¡Solidaridad con los ex-trabajadores de Femsa-cocacola!

¡Pago justo YA!


ricardomonsalve58@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2503 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas