Trabajadores universitarios: Así no se puede vivir dignamente

"Tengo conciencia de la importancia revolucionaria social, profunda que tiene la educación para la recuperación plena del alma nacional venezolana". Hugo Chávez. (*)

Ciudadano: Presidente Nicolás Maduro Moros

Ministro César Trómpiz

Ministro Ricardo Menéndez.

Hace exactamente un año publicamos por esta vía un artículo titulado: "Trabajadores universitarios en la ignominia. Al Presidente Nicolás Maduro" https://www.aporrea.org/trabajadores/a277924.html. Hoy reiteramos todos los planteamientos realizados en dicha oportunidad con el añadido de que las condiciones de los trabajadores universitarios en general se han agravado por la dolarización de los precios de todos los productos, por la imposibilidad de adquirir con nuestros ingresos ni una tercera parte de los productos que el gobierno "acordó" con la burguesía nacional, por el abandono de los gremios universitarios (la oposicionista FAPUV y la gobiernera FTUV) y de las autoridades universitarias que en general pareciera no interesarles este tema. Los dos anteriores ministros de Educación Universitaria (Arreaza y el inefable Hugbel Roa) pasaron sin pena ni gloria en el tema salarial y de protección social de los trabajadores y trabajadoras. interesó en lo más mínimo. Hoy tenemos a un joven ministro, César Trómpiz quien debe hacer honor a su condición revolucionaria y a su responsabilidad como ministro del área, a quien le competen todos los asuntos del área universitaria, siendo el tema salarial algo clave puesto que ello ha influido enormemente en el déficit de la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras, así como en el abandono de sus puestos de trabajo por miles de ellos.

Con la cuarentena social impuesta por la realidad del COVID-19 y las medidas de aislamiento social del gobierno bolivariano se ha procedido al abandono físico de las instalaciones de la mayoría de las universidades que han sido presa fácil de la delincuencia organizada. Ahora las clases dejaron de ser presenciales y para evitar pérdida de tiempo de los estudiantes se ha planteado el Plan Universidad en Casa, pero la mayoría de los profesores, por las condiciones devaluadas que han venido teniendo ante la grave crisis social que presentan han tenido enromes inconvenientes para desarrollar dicho plan. Ellos carecen de equipos tecnológicos, celulares de última generación ("ique inteligentes"), condiciones de vida absolutamente precarias, es decir, una afectación tremenda de las bases materiales para una vida digna, todo lo cual redunda en tener en vez de un bienestar humano, se mantiene un malestar profundo en cuanto a la insatisfacción de sus necesidades vitales, menos aún las necesidades calificadas por Abraham Maslow como secundarias.

¿Qué cómo está afectada la base material de los universitarios? Veamos esto: Los 27 productos que tienen precios acordados (sólo alimentos) están en el orden de los 12 millones de bolívares que al precio promedio del dólar oficial serían 62 dólares para adquirirlos. Sólo hay que saber que en promedio los trabajadores universitarios tienen un ingreso de 2 millones de Bs. (un enorme porcentaje incuso está por debajo de ese ingreso, de acuerdo a las especificidades de sus escalafones y tiempos de dedicación). Ello significa que ese trabajador tiene un ingreso de 10 dólares mensuales con lo cual se entenderá lo poco que se puede comprar en alimentos. Ni pensemos entonces cómo se pueden adquirir los productos de higiene personal, del hogar y ni pensar en la recreación familiar o individual. Ya este análisis lo hicimos previamente: https://www.aporrea.org/economia/a281533.html

Y lo otro es que la mayoría de los trabajadores universitarios, pertenecientes a ese sector en minusvalía llamado "de clase media" reside en lo que ahora se denomina eufemísticamente "zonas de silencio", es decir urbanismos donde no llegan los beneficios alimentarios de las bolsas o cajas CLAPs por carecer de la estructura que se requiere para recibir dicho beneficio. Eso hace que este sector queda en un limbo social, puesto que carece de los recursos o ingresos de los que disponen los sectores privilegiados de la burguesía o la llamada "clase media alta" y tampoco tiene acceso a los programas sociales que tiene el gobierno para los sectores populares.

¿Tendrán conocimiento y conciencia de esto el presidente Maduro, el ministro Trompiz, el profesor universitario y ministro de Planificación Ricardo Menéndez?. ¿Podría el ministro Ricardo Menéndez, o el ministro César Trompiz vivir en condiciones adecuadas con un sueldo de profesor universitario o más aún de trabajador universitario? ¿Cómo se puede mantener un trabajador en estas condiciones? NO ES JUSTO, NI SOLIDARIO, NI EQUITATIVO.

Estas situaciones constituyen las razones por las que los trabajadores universitarios se encuentren en la inopia y es responsabilidad del gobierno nacional y del ministerio de Educación Universitaria solventar la fragilidad social que los lleva a situaciones de exasperación. Y esto lo decimos con total propiedad, ya que individual y familiarmente quien esto escribe ha llegado a situaciones de extrema necesidad, sin que haya mermado para nada las convicciones revolucionarias con las que contamos y que no pueden ser afectadas por circunstancias coyunturales, pero que se han venido haciendo estructurales por el tiempo que ha pasado. Alerta con ello.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2110 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: