Por la unidad de todas la luchas...

Luchar es profundizar la revolución

¡Por la Unidad de Todas Nuestras Luchas! Luchar es profundizar la revolución.

EXPLOSIÓN DE CONFLICTOS LABORALES

Numerosos conflictos laborales están brotando por todo el territorio por el respeto a los derechos de los trabajadores. La acumulación e intensidad de los problemas viene tensionando enormemente al movimiento obrero y sindical del país.

Esto ocurre a pesar de los logros sociales que los trabajadores y el pueblo logramos en el marco de la revolución bolivariana que todos los trabajadores defendemos, pero que están muy lejos de resolver el drama cotidiano de la explotación capitalista y la lucha de clases.

Las políticas anticapitalistas no terminan de concretarse con acciones consecuentes que aseguren el avance hacia la supresión del sistema de explotación y el propio Estado sigue siendo uno de los principales sostenedores de ese modelo en las relaciones sociales de producción que mantiene con sus asalariados.

Esto ha provocado que los trabajadores estén perdiendo la paciencia y que incluso rebasen a muchas de sus direcciones sindicales. Que no vengan a decir ahora, como hacen algunos, que las luchas obreras son “contrarrevolucionarias” o “auspiciadas por la CIA”; porque las luchas obreras son el principal motor de la revolución y base fundamental para su defensa.


CON OFENSIVA PATRONAL, VIOLACIÓN DE DERECHOS Y SOBRE-EXPLOTACIÓN NO PUEDE HABER “CONFLICTO CERO”

En todas partes se irrespetan los derechos constitucionales, laborales y sindicales de los trabajadores. Se han contabilizado centenares de conflictos obreros simultáneos de mucha gravedad.

No le paran al Ministerio del Trabajo: Empresarios y funcionarios gubernamentales “complacientes” incumplen y evaden las providencias administrativas del Ministerio del Trabajo. A menudo, las Inspectorías se muestran lentas, enredadas e impotentes o se hacen la vista gorda frente al flagrante desacato de los patronos.

Patronos violan todos los derechos laborales y sindicales: Muchos conflictos se originan por la negativa patronal a reconocer los sindicatos creados por los trabajadores, debido a que los empresarios violan constantemente y le hacen trampas a la inamovilidad laboral, no respetan las órdenes de reenganche de trabajadores despedidos arbitrariamente o porque se niegan a discutir contratos colectivos.

Saboteo la cogestión: En varias empresas del Estado hay una sostenida escalada de sabotaje y desmantelamiento de la cogestión, por parte de los gerentes y altos funcionarios públicos. En cuanto a las experiencias cogestionarias mixtas con el sector privado, el capital trata de utilizarlas para domesticar a los trabajadores y anular su efectiva participación en la conducción de las empresas.

Los salarios no alcanzan: Los trabajadores no hemos conseguido avanzar realmente hacia una mejora sustancial de nuestros salarios, pese a los incrementos otorgados al salario mínimo, debido a que el aumento no ha sido general y no compensa satisfactoriamente la acción corrosiva combinada de la inflación (independientemente de su retroceso) y la devaluación del bolívar decidida por el gobierno.

Condiciones de trabajo inseguras e insalubres: En muchas empresas privadas y públicas imperan condiciones inaceptables de higiene y de seguridad industrial, donde los obreros y obreras tienen que someterse a pésimos ambientes de trabajo, exponiendo su salud y su vida. Esta ha sido la causa de las recientes muertes ocurridas en el sector petrolero.

Sicariato antisindical: Hay grupos armados que actúan contra el movimiento sindical y asesinan obreros, promovidos por empresarios y sectores interesados en impedir con violencia la organización autónoma y las luchas de los trabajadores y trabajadoras. Ya hay muertos y heridos, sobre todo en la región central, en Guayana y en Táchira, en medio de una pasmosa impunidad e inacción de las instituciones.

Intimidación y represión pro-patronal por orden de autoridades: Algunos gobernadores, alcaldes y gerentes de empresas públicas actúan contra sus propios trabajadores con la policía y GN (uno de ellos es Didalco Bolívar en Aragua) o se aprestan rápidamente para echarle una ayudita a los empresarios con las fuerzas represivas, arremetiendo contra los obreros.


LOS TRABAJADORES SE ARRECHARON

Ante este tipo de situaciones, la respuesta generalizada de los trabajadores es de lucha, de movilización, con concentraciones en los portones, “reenganches populares” de despedidos, paros, huelgas, marchas callejeras o tomas de las empresas. Pero al mismo tiempo, sectores de la dirigencia de la UNT le vienen planteando al gobierno la necesidad de buscar salidas y han propuesto la conformación de una Mesa Nacional de Negociación, en la que confluyan Gobierno, Empresarios y Representantes Directos de los Trabajadores en Conflicto o en pre-conflicto, para discutir y resolver positivamente los reclamos.

Entre los principales conflictos que ha ocurrido recientemente, están ocurriendo o por estallar, podemos mencionar algunos como:

Sanitarios Maracay y Gotcha (tomadas por los trabajadores), Pintuven, Plumrose, Construcción, Pescadería La Estrella, Seravian, Servipork, sector de la construcción, Nestlé y Snacks, FEMSA - Coca-Cola. En Carabobo la UNT declaró la Emergencia Laboral, con la toma de KR (refresco), por situaciones conflictivas en las ensambladoras y auto-partistas,
despidos en Rudeveca, problemas en Mavesa y Proavena, (empresas del Grupo Polar),IPM. En Caracas, hay conflictos en Droguería Race, la textil Sel-Fex (tomada), situaciones de tensión en sector público nacional y estatal, así como en Mercal y en el sector eléctrico. En Táchira hay problemas con los empleados de la Gobernación, profesores del Politécnico “Santiago Mariño” y Metalúrgica del Táchira. En Zulia, en (PEQUIVEN). En Anzoátegui, en la multinacional Cerro Negro, Sincor, Petrozuata, Cerro Negro y Fertinitro…

La lista abarca a todos los estados del país. Mención especial amerita la gran marcha de 5 mil trabajadores que protestaron el día 26 de abril en Maracay.

Como bien dice un documento suscrito por un grupo de dirigentes de la UNT, vinculados con la Corriente Clasista Unitaria Revolucionaria y Autónoma (CCURA), “se trata de cientos de conflictos que comprometen la suerte de más de un millón de trabajadores y de sus familias, generando una grave crisis social debido a que los trabajadores por los abusos de los patronos y los funcionarios gubernamentales no pueden atender las necesidades básicas de salud, educación y vivienda de sus hijos e hijas, padres, hermanos y hermanas”.

LOS CAMPESINOS Y SECTORES POPULARES TAMBIÉN ESTÁN EN PIE DE LUCHA POR SUS REIVINDICACIONES Y POR LA PROFUNDIZACIÓN DE LA REVOLUCIÓN

Los conflictos actuales, por supuesto, no se limitan al movimiento obrero. Los campesinos están luchando por la efectiva redistribución de la tierra, a menudo protagonizan ocupaciones y situaciones de desalojo, enfrentando la guerra que ya han desatado en su contra paramilitares y sicarios a la orden de grandes ganaderos y terratenientes. Se han movilizado varias veces hasta Caracas, con la conducción del Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora (FNCEZ), en protesta por las trabas burocráticas y la corrupción que impiden la aplicación de la Ley de Tierras y el desarrollo de la revolución agraria, en contra -sobre todo- del sicariato que ya ha matado a centenares de campesinos y contra la impunidad de los asesinatos.

También vemos todos los sin techo y los damnificados reclaman viviendas, los pobladores de los barrios exigen servicios o protestan por la inseguridad ciudadana. Los indígenas de Perijá (Zulia) se oponen a los estragos de la explotación del carbón en sus tierras y en el ambiente y han venido a Caracas a manifestar, hay luchas de los pescadores artesanales y de los pequeños mineros. En todas partes estamos confrontando al sistema capitalista, al golpismo y a los rezagos de la IV República, a la corrupción y el burocratismo que no abren paso hacia la verdadera transformación socialista.

UNAMOS TODAS NUESTRAS LUCHAS POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO, LA REVOLUCIÓN Y EL SOCIALISMO

Para triunfar, no debemos luchar aislados, debemos unir y articular nuestras luchas. Eso fue lo que acordamos recientemente en el V Encuentro de ANMCLA (Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos), en la mesa de la Campaña Por Todas Nuestras Luchas, en la que participaron activistas de los comités populares y medios alternativos, campesinos, mineros, indígenas, pescadores y dirigentes sindicales de la C-CURA (UNT). Eso significa la movilización conjunta y la más amplia solidaridad mútua. Esta unidad de los luchadores tiene que seguirse ampliando y desarrollando en torno a una plataforma de lucha. Es vital para la los derechos de cada sector y para la defensa y avance de la revolución venezolana.

*Publicación del Partido Revolución y Socialismo (PRS)

prs_venezuela@yahoo.com
revolucionysocialismo@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2909 veces.



Gonzalo Gómez/Opción Socialista*

Psicólogo y comunicador popular, co-fundador de Aporrea. Miembro de la Coordinación Nacional de Marea Socialista y de la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana.

 gonzalo@aporrea.org      @GonzaloAporrea

Visite el perfil de Gonzalo Gómez Freire para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas