(o someten, por ahora, a Chávez)

En CVG Alcasa triunfa la Cogestión

Los procesos revolucionarios, cuando son auténticos, tienen entre otras particularidades la desigualdad en su propia dinámica de desarrollo. No es un coro de voces afinado, producto de múltiples ensayos, tampoco un cumplimiento estricto de reglas y normas acordadas en el manual de las revoluciones perfectas. Esos procesos tampoco se parecen a un gordo burócrata agazapado detrás de su escritorio calculando hasta donde le alcanzará la quincena de hoy y cuando llegará el bono. En mi criterio, la revolución, los procesos revolucionarios, se asemejan mucho a una cuerda de quijotes, de bell@s vándal@s persiguiendo utopías en las calientes tierras del estado Bolívar.

La revolución es una especie de canto, que seguramente será extraordinario cuando algunos se adelanten en el ensayo, la memorización y sobretodo la práctica de las notas. Pero la revolución o rebelión también requiere de un primer grito, una proclama o consigna por la que millones de personas que desean vivir dignamente darían la vida. Cuando la consigna se sintetiza en el llamado a la discusión sobre el socialismo del siglo XXI y el partido unido, el proceso bolivariano reemprende la marcha revolucionaria. Cuando decide que sobre la marcha, por empuje y fuerza de los cinco motores constituyentes, por ahora, vamos hacia la verdadera construcción del socialismo del siglo XXI, el proceso bolivariano se pone los pantalones y las faldas largas.

Es cierto que esto no estaría pasando si no existiera un espécimen que no acepta el orden establecido de explotación, miseria y sujeción a los intereses del imperio yanqui, y un pueblo entusiasta que lo apoya. Las experiencias de cambio no suceden a menos que exista esa condición básica: el quijote y los seguidores soliviantados. En la Venezuela Bolivariana, sea por la gracia de Dios, el destino o la fuerza de la esperanza, apareció Chávez cuando creíamos que el imperio yanqui, por intermedio de sus lacayos, se mantendría entre nosotros por los siglos de los siglos. Y Chávez encontró a un pueblo, a hombres, mujeres, viejos, niñas, jóvenes, ancianas y hasta perros callejeros apoyándolo en sus delirios, y mire que la historia es rara, que hoy es el líder de los pueblos oprimidos de la tierra y tiene en jaque al dirigente del imperio, con pajes y pajecitos incluidos.

Decimos que cuando una revolución es genuina revienta cualquier norma y se explaya en el mundo de la originalidad. Sólo así nos explicamos que todavía hoy algunos dirigentes del proceso tengan severas dificultades para interpretar y, más aún, comprender la eficacia revolucionaria presente en la propuesta del Presidente sobre los motores constituyentes, mientras otros ya esperan una nueva orientación para llevar mucho más a fondo el proceso. Por allí, lo cual saludamos sinceramente, se ha desatado un arco iris de debates, encuentros y foros sobre el socialismo del siglo XXI, el partido unido y los motores constituyentes. Es un torneo de buenas intenciones, oportunismos, buenos y malos métodos y estilos de trabajo. El presidente Chávez, con sus palabras y su disposición de lucha, puso en la calle una política y una necesidad irrenunciables: cualificar y profundizar el proceso bolivariano. Y como un quijote no está completo sin otros soñadores-emprendedores que lo acompañen, los hermanos, compañeros y camaradas de CVG Alcasa le tomaron la palabra (aún antes de ser pronunciada), el estado de ánimo y la disposición de ir por más.

Esos quijotes, confiando en la disposición presidencial, pero mucho más aún, en sus propias convicciones, se lanzaron cual gladiadores modernos por cada rincón, almacén, sueño, estacionamiento, oficina, taller, comedor, depósito, cansancio y muchas otras cosas más que hacen parte de la empresa. Los muchachotes y muchachotas montaron su cogestión, algunos pensando que eso era una forma particular de joder a la empresa como extensión del Estado; otros, que por allí podrían recibir mejores ingresos; y los más sensatos, apostando a la realización de la utopía socialista. Así es, unos tipos muy serios, algunos entrados en años, otros bastante jóvenes, ex guerrilleros, padres de familia, hermanos de sus hermanos e hijos de sus madres, sin diferencias de género ni de raza, sin tener vivienda propia ni tarjetas de crédito, expertos en estirar hasta el infinito el sueldo y mantener la sonrisa, se plantearon la tal cogestión, y como suele suceder, después del soñador mayor, con boina y libros incluidos, vino el empuje de los otros. Así la ¡cogestión! ¡cogestión! se convirtió en la savia y razón de ser de estos individuos.

Hasta acá señores y señoras llegó el cuento, la referencia a un hecho que parece más salido de la imaginación que de la realidad; ahora vamos con las siguientes interrogantes más cercanas a una pesadilla que a un hecho real:

¿Qué se juega en CVG Alcasa, el destino de un hombre o la punta de lanza de un proceso que nos involucra a todos? ¿Es CVG Alcasa más de lo mismo o un genuino e ilustrativo esfuerzo de revolución en la revolución? ¿Tendrán los motores tres y cinco (jornada nacional Moral y Luces y explosión revolucionaria del poder comunal, respectivamente) alguna validez en la experiencia alcasiana?

Evidentemente, en el escenario del estado Bolívar, de la CVG y de CVG Alcasa se dinamiza la contradicción entre lo que debe nacer y lo que debe morir para que la revolución bolivariana sea una realidad: La burocracia, el corto-placismo, la corruptela y el clientelismo son malformaciones políticas, ideológicas y sociales que deben ser extirpadas por el bisturí de la revolución. Esos vicios, ocultos bajo un seudo-bolivarianismo, terminan siendo más peligrosos que el mismo imperio y sus secuaces nacionales. En CVG Alcasa, CVG, el estado Bolívar y la República Bolivariana toda, debe renacer y multiplicar sus frutos la participación protagónica de los trabajadores y del pueblo, la transparencia en las relaciones de producción, gerenciales y políticas; tiene que emerger con ímpetu el esfuerzo solidario hacia las comunidades; una nueva forma de hacer política, en fin, en CVG Alcasa se le está rindiendo homenaje no sólo a nuestros hermanos venezolanos que cayeron en la lucha por la liberación de la patria, sino que se están ajustando cuentas con la historia misma, con los descamisados de la Revolución Francesa y los Consejistas de principios del siglo XX, con los mártires de Santa Maria de Iquique y las huestes de Pancho Villa. En CVG Alcasa nacen, por voluntad de este proceso bolivariano y de los hombres y mujeres de allá, los embriones de subjetividad que garantizarán la patria grande que soñó Bolívar.

¿Renacerá en CVG Alcasa la IV república o resplandecerá el brillante sol de la esperanza revolucionaria de los trabajadores y demás sectores explotados? ¿Sucumbirá allá el sueño bolivariano y nuestro americano, mientras renace de sus cenizas lo peor del puntofijismo y del capitalismo? ¿Tendrán algún sentido en la conducta de saboteadores, de miembros de la derecha endógena las siguientes palabras: “Entramos de lleno al tiempo de construcción del proyecto nacional Simón Bolívar, que requería un fundamento sólido, lo que hemos hecho hasta ahora es echar un piso sobre el cual construiremos el edificio, es el proyecto socialista bolivariano” (Hugo Chávez Frías).

Se entiende ahora por qué sostengo que EN CVG ALCASA TRIUNFA LA COGESTIÓN O SOMETEN, POR AHORA, A CHÁVEZ.

PD. Con este pronunciamiento pido mi incorporación a la red comunitaria y laboral de apoyo al proceso cogestionario de CVG Alcasa.

¡Seguid el ejemplo que CVG Alcasa dio!

¡Solo el pueblo salva al pueblo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6296 veces.



Luis Villafaña / PNA-M13


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema La lucha en Sanitarios Maracay

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre La lucha en Sanitarios Maracay


Otros artículos sobre el tema Cogestión y Empresas Tomadas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Cogestión y Empresas Tomadas