La academia, la toma de decisiones y el trabajador petrolero

      Este 27 de diciembre de 2011 tuve la oportunidad de conversar largamente con Raúl Párica, Secretario de Relaciones Internacionales de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo, del Gas, sus similares y derivados de Venezuela (FUTPV), sobre dos cuestiones de suma importancia para el trabajador petrolero venezolano y, por ende, de PDVSA. Se trata del relanzamiento del IEETALC (Instituto de Estudios de Energía de Países de América latina y del Caribe) y de la inclusión de una cláusula en el Contrato Colectivo Petrolero que permita la inclusión del trabajador petrolero en la toma de decisiones en todo lo relacionado con los programas de mantenimiento de plantas, de aéreas marinas, lacustres y terrestre y del transporte.

 

      Una vaina que es obra de la Poderes cuarterepublicana (Normativa interna)  está chocando arrechamente con el espíritu revolucionario y socialista de la Pedevesa actual. Por eso el IEETALC, que nació  para desarrollar los estudios académicos de los trabajadores e incorporarlos a la gerencia y a la toma de decisiones está  en el congelador, en estado glacial. Nadie habla de él. Sería interesante conocer el por qué  de esa situación. Ahora cualesquiera que sean las razones Párica plantea que hay que trabajar duro para relanzarlo. Porque es una de las vías  expeditas para que los obreros se hagan técnicos medios, TSU e ingenieros. Administradores, etc. Y, por supuesto, conozcan todo el entorno de la industria

      La creación del IEETALC es un esfuerzo de los trabajadores y de las políticas de integración de Chávez, que produjo que el contrato colectivo petrolero asigne recursos para la formación académica de los obreros. Por supuesto que esta determinación convierte a la masa laboral en una herramienta de consolidación dentro de la Estatal Petrolera, que en momentos conflictivos como el paro petrolero de 2002 les hubiese permitido a los obreros, por conocimiento y academia, contrarrestar más fácil tan criminales intenciones. Se imaginan ustedes si para ese momento los trabajadores dominasen la informática de PDVSA. El saboteo electrónico hubiere sido contrarrestado con más facilidad.

     El IEETALC pretende que los trabajadores de la empresa petrolera vean lo más mínimo de su entorno. “Esto se hace a través de los cursos, porque ellos refuerzan los conocimientos en el espacio donde se desenvuelven, logrando, además, la identificación con su oficio y crea un sentido de pertenencia”, (Paravisini)

     Según Paravisini, el golpe petrolero de 2002 fue una manipulación, producto de la inexperiencia de los trabajadores. El empleado petrolero era calificado como alguien que no tenía nada que ver con el país. Aunque a los golpistas no les sirvió para nada ya que los trabajadores dieron una respuesta nacionalista e integral parecida a la huelga de los años 1936 y 1950, cuando se opusieron a los interés foráneos” (fin de la cita). Y agrego yo: Pero hubiese sido más fácil combatirlos si los trabajadores dominasen todo los aspectos operativos, administrativos y de funcionamiento de la Petrolera.

     Ahora me pregunto yo quién o quienes no han querido echarle un  camión de bolas al IEETALC. Sabrá el Presidente Chávez qué  está pasando con tan necesaria, importante y estratégica herramienta.

      El espíritu revolucionario y socialista de PDVSA determina que los trabajadores, principal columna de la empresa, están llamados a ser parte del equipo que tome las decisiones a la hora de programar los planes de mantenimiento de todas las instalaciones petroleras, incluyendo adquisición de nuevos equipos y reparación de los existentes, así  como de personal. De aprobarse una clausula laboral que permita esa determinación el Estado Venezolano tendrá  en los trabajadores una contraloría social de la Industria Petrolera por qué quienes más que los trabajadores estarían más calificados y más pendientes de lograr el máximo aprovechamiento de los recursos financieros y técnicos.

      Un solo ejemplo. Imaginemos que la Gerencia de PDVSA Marina decide adquirir un buque de determinados características, precio y desempeño. Antes de comprar esa embarcación técnicos y profesionales representando a los trabajadores de PDVSA Marina emitirán un criterio y evaluarán la máquina mucho antes de su adquisición.

      Son muchos los beneficios que arrojaría la  participación de los trabajadores en la toma de decisiones  de esa naturaleza. Veamos

ª Contraloría social.

ª Selección idónea y transparente del recurso humano.

º Control de calidad.

º Regionalización de la inversión. Los trabajadores tratarían de que la contratación de personal y la adquisición de equipos tomaran en cuenta, en primera instancia, a la región.

º Limitación de la Normativa Interna de PDVSA por una razón contractual, legal. 

º Otros

      Esta clausula favorecería de manera considerable a Anzoátegui. No olvidemos que nuestra región es petrolera y universitaria. Además de contar una sólida cultura petrolera de sus universidades, públicas y privadas, todos los años, se gradúan de ingeniero cientos de jóvenes. Asimismo los proveedores de la industria figurarían en los primeros lugares, en función de precios, suministro y calidad, a la hora de suministro de equipos y materiales a la industria. Demás está  decir que hay obreros en la industria que son abogados, ingenieros, administradores, TSU, que en más de una ocasión han hecho sugerencias a los gerentes al denotar ciertas fallas en el manejo y éstos los han mandado a freír monos aduciendo la odiosa y consabida Normativa Interna.

      Ustedes se imaginan, amables y pacientes lectores lo que ganaría la Revolución que trabadores inteligentes, con experiencia y nivel académico, participen en la toma de decisiones de PDVSA. Eso es más o menos parecido a lo que se pretende con las elecciones de las autoridades universitarias con la inclusión como votantes a los trabajadores y a los estudiantes. Eso, de qué sólo los profesores elijan a las autoridades universitarias es excluyente porque el ámbito universitario no  sólo son el aula, los laboratorios y el Paraninfo. También lo es el personal administrativo, el personal obrero, el departamento de ingeniería de mantenimiento, etc., y, por supuesto, lo más importante, la razón de ser de la Universidad, los estudiantes.

      Ahora se imaginan ustedes el relanzamiento del IEETALC acompañando la inclusión del trabajador petrolero en la toma decisiones de los programas de mantenimiento, contratación de equipos y de personal de PDVSA. Eso es pura revolución hermano. Contras estas dos verdades sólo pueden ir los enemigos del trabajador.

      TINTERO

      No ha habido forma que realice un trabajo periodístico sobre la ampliación de la Refinería de PDVSA en Puerto La Cruz. N entiendo  porqué  ese silencio mediático de una obra tan vergataria no sólo por el monto de la inversión sino por su alcance y por lo que significa como inyección, primero del circulante y, después, como activo fijo. Cuando observo estas cosas recuerdo al Presidente Chávez cuando expresa: “Las cosas buenas de la Revolución hay que informárselas al pueblo con la misma intensidad o superior a al ataque de los medios de comunicación social privados. 
 

americoarcadio@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3721 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: