Que será lo que quiere el negro

En los actuales momentos tenemos un cuadro estratégico, que si lo analizamos con detenimiento podríamos arribar a ciertas conclusiones, este razonamiento lo vamos a fundamentar en la siguiente premisa: Toda acción humana está precedida de ciertos acontecimientos que van marcando el paso hacia un resultado predeterminado. Ahora bien, estos eventos tienen que estar concatenados entre sí y deben guardar una relación ascendente en cuanto a su aceleración al logro del objetivo teleológico.

En un mundo donde las comunicaciones están globalizadas, es muy difícil ocultar la intención del impulsor de estos sucesos; o quizás no le importe embozarlos, porque su superioridad sea tal que piensen que poco importa que estos sean desvelados, porque de todas maneras van a ir por su consecución. Esto es cierto, pero no menos cierto es que al débil se le está brindando la oportunidad de lograr cierta preparación; por manera que, cuando la presa se da cuenta que el depredador le está cerrando el círculo, que le tiene rodeado, le está dando un margen, aunque pequeño, para maniobrar y ganar el tiempo suficiente para llevarlo al terreno donde pueda causarle el mayor daño.

Esto podría logarse creando alianzas estratégicas defensivas con aliados que puedan juntar fuerzas equiparables con las del depredador; o preparándose para ejecutar una guerra irregular, para lo cual habría que moverse con mucha rapidez creando grandes unidades de Milicias con sus respectivos medios defensivos; o adquirir, cuanto antes, armamentos contra armamentos; vale decir, armamentos anti-blindados, armamentos anti-aéreos y armamentos anti-buques. Sin embargo, lo ideal es una combinación de estas tres opciones. Quiero llamar la atención de que el margen de tiempo de que disponemos se está achicando considerablemente y todos sabemos muy bien “que es lo que quiere el negro.” El negro quiere lo negro sub-yacente en nuestro subsuelo para mantener su imperio. Si queremos un buen ejemplo de esto no tenemos más que mirar el caso de Irán; éste País se ha manejado en estos tres escenarios con relativo éxito, y con ello ha disuadido al más grande imperio de la historia. Que estamos esperando por Dios, vamos ya a desarrollar estos tres escenarios, sin olvidar el escenario político de las próximas elecciones para la Asamblea Nacional.

Quiero ahora volver al principio de este artículo, sobre el cuadro estratégico y los acontecimientos que se han venido sucediendo para preparar el terreno en el logro del objetivo final del imperio, que ya sabemos son nuestros recursos energéticos y el modo para lograrlo; veamos estos acontecimientos por separado.

Primero: Informe de la CIDH, sobre este punto acabo de escribir un artículo titulado La CIDH Es Una Rama de la CIA, que pueden leer en Abre Brecha.com; por tanto no quiero abundar más sobre este aspecto, sólo mencionar, que la cañería se destapó con la grabación presentada por Venezolana de Televisión en el programa Dando y Dando, donde de la manera más abyecta y cochina los magistrados de dicha Corte cocinaron una sentencia para perjudicar a nuestro País, violando todos los preceptos jurídicos; y, lo que es peor defecando sobre la ética que debe tener un magistrado de una Corte llamada a velar por los derechos humanos de todo un Continente. Pero esto no debe quedar ahí, estamos obligados, en defensa de nuestros derechos humanos y de esa ética carcomida por esos magistrados, a llevar este caso a todas las instancias internacionales hasta lograr enjuiciar a estos impostores. Ya basta de estar a la defensiva, porque si no lo hacemos nos convertiríamos en cómplices de estos degenerados. Además, hay que romper el círculo de encadenamiento de eventos a los que estamos sometidos por el imperio y sus lacayos.

Segundo: La acusación de la Audiencia Española a Venezuela de cooperar con la ETA y las FARC. Sobre esto debemos decir que ningún Juez español tiene jurisdicción sobre Venezuela y mucho menos para tratar de enjuiciar a un Presidente; lo más grave es que ellos lo saben muy bien; y, sin embargo al hacerlo desvelan su intención, que no es otra que cumplir con un mandato del imperio para tratar de crear la matriz de opinión de que el Gobierno de Venezuela, al apoyar a grupos terroristas (lo cual no es cierto para las FARC), lo convierte en un Estado forajido que debe ser execrado. Digo que esto no es aplicable a las FARC, por cuanto ésta es una parte contendiente en una guerra civil en Colombia y no un grupo terrorista; los verdaderos terroristas en esa contienda es el Estado colombiano con sus paramilitares y los militares de carrera, con sus “falsos positivos”, a quienes se suman ahora los terroristas más grande de la historia, que no son otros que los militares y sus mercenarios civiles (Blackwater) del imperio gringo. Y, si no me creen revisen el más de millón y medio de personas (en su mayoría niños y mujeres) vilmente asesinados en Iraq, el más de medio millón asesinados en Afganistán y más de doscientos mil en Paquistán. Este eslabón de la cadena de eventos para preparar lo conducente a acabar con nuestro bello proyecto revolucionario, debemos romperlo a través de acciones agresivas de guerra de cuarta generación.

Tercero: El Informe del Senado de USA, acusando a Venezuela de apoyar el narcotráfico. Todos sabemos que esto no es cierto, no hay País en el Continente que esté proyectando una lucha frontal contra ese flagelo con tanto éxito como Venezuela. El razonamiento es muy sencillo: el primer productor de cocaína en el mundo es Colombia y el mayor receptor de este estupefaciente es USA, ahora bien, aproximadamente el 80% de esa cocaína sale de Colombia hacia USA a través de sus puertos en el Pacífico; y, como todos sabemos Venezuela no tiene costas en el Pacífico; el 15% sale de Colombia hacia USA a través de los puertos colombianos en el Mar Caribe; y, el 5% restante sale desde Colombia a través de sus países limítrofes, vale decir: Ecuador, Brasil y Venezuela. Ahora bien, esa pequeña parte que trata de pasar por Venezuela va dirigida fundamentalmente hacia las islas caribeñas, pero sucede que su mayor parte es retenida y quemada en nuestro País por la ONA (Organización Nacional Antidrogas). Todo esto lo sabe, también, el imperio, pero le dan publicidad a esta mentira para crear la sensación de que Venezuela es un gran traficante de drogas. Este eslabón de esa cadena de eventos concatenados para perjudicarnos se puede romper desarrollando una agresiva campaña publicitaria, que destaque la aseveración de la ONU de que USA es no sólo el mayor productor de marihuana en el mundo, sino el mayor consumidor de cocaína en el globo terráqueo; destacando el aumento considerable de estupefacientes en Colombia y Afganistán desde que estos Países pasaron a ser intervenidos por el imperio.

Cuarto: Otro eslabón en esta cadena de eventos es la actitud grosera y ofensiva del Presidente Uribe Vélez hacia nuestro Presidente Chávez en la reciente reunión del Grupo de Rio en Cancún Méjico. Esto no es, desde luego, un suceso aislado como lo han tratado de disfrazar los opositores nacionales e internacionales; el mundo debe saber que éste hecho forma parte de un libreto producido y dirigido por el imperio, donde el personaje de marras debía provocar a nuestro Presidente para que se armara un altercado y luego publicitar la noticia, por supuesto que falsa, de que nuestro Presidente tiene un perfil agresivo e irracional que lo acerca más a la imagen de un dictador que de un demócrata; pero afortunadamente, El Presidente Chávez no mordió el anzuelo y coincidentemente rompió este eslabón.

Quinto: La gira de la Secretaria de Estado de USA por algunos Países de Latinoamérica. Mucho de lo conversado por esta señora con los Presidentes de estos Estados quedará en el silencio; sin embargo, en el caso de Brasil, esa señora trató de descalificar a nuestro Presidente con sus mentiras habituales, y tuvo el tupé de decir que “esperaba que El Presidente Chávez restituyera la democracia en Venezuela”. Señora Secretaria, usted sabe muy bien que nuestra democracia se fortalece día a día con el empoderamiento del pueblo, y sobre esto, le recuerdo la frase de uno de sus Presidentes (Abraham Lincoln), que dijo que “la democracia era el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, espero que usted lo haya leído alguna vez, y entienda, como yo se que lo entiende, que toda acción dirigida a fortalecer el poder del pueblo es democracia pura; y, no como la suya que consiste en empoderar a los grandes empresarios y el pueblo durmiendo en las calles porque ni vivienda tienen. En su País señora Secretaria no hay democracia, lo que hay es una plutocracia (gobierno de los más ricos), así que no venga usted a tratar de darnos lecciones de democracia porque le queda muy grande. Pero, yo insisto, en que usted sabe todo esto, y le debe doler mucho por dentro, pero usted no puede salirse de su libreto al igual que su Presidente, so pena de amanecer con un hilo de hormigas en su boca.

Lo importante es destacar que ninguno de estos eventos constituyen hechos aislados, son todos eslabones debidamente concatenados (e irán apareciendo otros) para la consecución de un fin, que no es otro que ponerle la mano a nuestro recursos energéticos (objetivo teleológico o final). Ahora bien, si tenemos la habilidad de romper estos eslabones y los que vayan viniendo, en esa medida dispondremos de más tiempo para lograr una mejor preparación para defender nuestra soberanía; y recordemos siempre aquel principio de la guerra, también aplicable en la política, de que “la mejor defensa es la ofensiva”. Preparémonos en los tres escenarios mencionados al principio de este artículo y tendremos una Patria Socialista por siempre…venceremos.

(*)Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado en ejercicio.

brauliomartinez@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4098 veces.



Braulio Martínez Zerpa(*)

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad