"El cóndor sigue volando" y acecha a Venezuela

El pedagogo y abogado paraguayo Martín Almada, descubridor de los archivos de la Operación Cóndor, afirmó recientemente que "el cóndor sigue volando". Esta afirmación la hizo en el marco de la presentación de sus más reciente libro titulado "Paraguay, la cárcel olvidada". Recordemos que por Operación Cóndor se denomina el pacto entre las dictadoras que azotaron a Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay en la década de los años setenta del siglo pasado. Mediante este pacto se organizó una red de inteligencia y represión que permitió la persecución, captura y asesinato de cientos de miles de activistas de izquierda. Ningún ámbito de la actividad humano se salvó de las operaciones de inteligencia llevadas adelante por los militares, la policía y otros entes del Estado. Las universidades fueron blanco de la Operación Cóndor, en este caso Almada se refería a “una conspiración militar norteamericana contra la Sociedad del Conocimiento de América Latina”. De esta manera se controlaba nuestras universidades, se limitaba su desarrollo y se orientaban sus actividades hacia los intereses de los Estados Unidos. Pero, principalmente se "limpiaba" a las universidades de los elementos subversivos que atentaban contra el orden establecido y la tranquilidad de la Nación.

Revela Almada, que un coronel uruguayo declaró ante la justicia que existe una “Conferencia de Ejércitos Americanos” cuyos fines serían “similares al primer Plan Cóndor pero con la mascarada del fortalecimiento de la democracia” (Fuente: http://www.unr.edu.ar/radio_nota/2168/mart__n_almada_____el_c__ndor_sigue_volando___). Esta denuncia es sumamente grave y debemos considerarla con seriedad.

En nuestras universidades sabemos que predominan las fuerzas de la reacción. Aunque esta afirmación suene extraña es correcta, basta ver el movimiento estudiantil "manos blancas" que ha contado con el apoyo de las autoridades de las universidades autónomas y de algunas universidades privadas. El contendido de los cursos que se ofrecen en nuestras universidades, así como las carreras que se ofrecen, responden a los intereses de la burguesía y de la dominación. Predomina en nuestras universidades el servilismo intelectual a los grandes centros académicos de los Estados Unidos y Europa. Muy poco se hace en nuestras universidades por la independencia tecnológica e intelectual, por la apropiación de tecnologías, etc. Por ejemplo, se hace muy poca investigación en torno al petróleo, el hierro, el aluminio y otras materias primas que contamos en grandes cantidades, mucho menos se investiga en polímeros y otros aspectos de la petroquímica. Igual puede decirse del gas. En lo político sabemos que muchos de nuestros profesores y profesoras militan en la oposición abierta o encubierta al Gobierno Bolivariano. Podríamos decir ingenuamente que ese es su derecho en una democracia. Claro que sí. El problema es qué pasaría en las universidades una vez que la derecha reconquiste el poder político y el control de las universidades con el apoyo de un gobierno de derecha. Seguro que se desatará una ola de persecuciones en contra de los profesores y profesoras "chavistas" y revolucionarios. Precisamente esta revolución en democracia ha permitido que los profesores y profesoras revolucionarios sean identificados con facilidad por la derecha, lo cual facilitaría esa persecución. Se podría hasta afirmar que dicha persecución está actualmente en marcha de manera encubierta en muchos casos.

También es motivo de preocupación esta denuncia fuera del ámbito universitario. Sabemos de las fuerzas armadas colombianas están bajo las órdenes de Washington, lo mismo puede decirse que en mayor o menor grado las fuerzas armadas de Perú, Chile, Honduras y otros países de Nuestra América funcionan bajo la influencia de la doctrina estadounidense. Es creíble la existencia de tal "Conferencia de Ejércitos Americanos" cuya finalidad sea socavar a los gobiernos progresistas de Bolívia, Ecuador y Venezuela. Esta nueva versión del Plan Cóndor tendría los mismos fines del primero pero esta vez se extendería a todo el continente americano. Los efectos serían terribles.

Tenemos así un movimiento reaccionario preparando sus acciones en dos frentes. En el frente interno se podría estar gestando desde las universidades un plan que prepare las acciones de persecución, captura y hasta aniquilación física de estudiantes, empleados, obreros y profesores revolucionarios, mediante la identificación de los activistas y de elementos comprometidos con el proceso revolucionario. Como señala Almada, que se lleve adelante abierta y descaradamente la conspiración estadounidense contra la sociedad del conocimiento en Nuestra América. Por tanto, hay que prepararse para la posible arremetida de las fuerzas de derecha contra los gobiernos progresistas de Nuestra América. El reciente golpe de Estado en Honduras es una lección que no debemos olvidar. Después de varios ensayos, con Aristide en Haití y con Chávez en Venezuela, finalmente dieron con una fórmula que resultó exitosa. Dicho sea de paso, de allí la importancia de que en las próximas elecciones mantengamos la mayoría en la Asamblea Nacional con diputados y diputadas revolucionarias. Mediante esa alianza militar se facilitaría las operaciones de inteligencia y de acciones militares encubiertas en contra de nuestros países. Esto incluiría la acción de paramilitares y de "contratistas" en nuestro territorio en operaciones de sabotaje y de preparación de una intervención militar directa. Como afirmó Almada, "el cóndor sigue volando". El cóndor acecha a nuestro país y tenemos el deber es evitar que nos agarre por descuidados.

julio_mosquera@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3412 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a92314.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO