De cómo el actua el capitalismo para hacer perder la batalla de "El Castillo" al comandante

El día que El Comandante inauguró la Planta Procesadora de Plátanos no dijo que se trataba de una Empresa Socialista, ni siquiera una Empresa de Producción Social de (EPS.) Simplemente era una Empresa Capitalista a la cual el Estado le había inyectado dinero, en forma de crédito, para que construyeran una planta procesadora de una materia prima llamada plátano que se produce en la región y de esa manera generara empleos.

El cierre de Planta no se puede adosar como un fracaso del Comandante Chávez o a su política económica, lo que si se le puede acusar es de ingenuidad por estar creyendo que hay “capitalistas buenos” que le van ayudar a construir el socialismo, olvidando la advertencia del Che: “Al Capitalismo ni un tantico así…”

El Ing. Emilio Gutiérrez, dueño de la Empresa, se convirtió en el principal actor económico de la zona. El crédito que le otorgó el Estado venezolano para construir y hacer marchar la planta fue generoso. La primera y segunda orden del Comandante fueron cumplidas a cabalidad: Atención, firrrrrme: ¡Financien!… ¡Construyan!!

Para cumplir la tercera orden:!!Produzcan!! la cosa comenzó a complicarse. Cuatro Cooperativas plataneras comenzaron a arrimar su carga a la Planta pero los pagos sufrían retraso. La Empresa como tal era una simple Compañía Anónima donde el accionista mayoritario tenía el 75 por ciento de las acciones y donde los demás convidados eran de piedra. El Consejo Comunal de “El Castillo” fue olvidado y todos los puestos gerenciales fueron ocupados por familiares del Presidente de la Empresa.

Otra cosa hubiera pasado si se hubieran aplicados los principios básicos que orientan la construcción de una economía socialista en la que: “Son los trabajadores y la comunidad quienes mancomunadamente deben organizarse en un consejo socialista de trabajador@s, en los cuáles bajo decisiones populares y en conjunto con otros Consejos y con las Federaciones de los mismos, decidan ¡Qué, Cómo, Cuándo, Cuánto, Por qué, Para qué y Dónde¡ se va a producir. Todo ello, no con el fin de lucrar a una camarilla de parásitos empresariales, sino para buscar la plena satisfacción de las necesidades sociales y para luchar contra el sistema que oprime a millones, El Capitalismo.” Asociación Latinoamericana de Economía Política Marxista (ALEM)

Corpozulia , ente crediticio se desentendió del asunto, pues ya habían hecho lo suyo y los funcionarios de Mercal y Pdval ni se acercaron por allí. Los grandes productores de Confitería del país comenzaron a boicotear los productos de PROINPLAT que llegaban a los depósitos de los mayoristas, OCULTANDOLOS PARA QUE PERDIERAN EL TIEMPO DE VIGENCIA.

La Empresa comenzó a tener déficit en el flujo de caja, los proveedores comenzaron apretar la tuerca, la mercancía era devuelta por los compradores y al dueño no le quedó más remedio que cerrarla. Viendo que los galpones estaban inactivos a PDVAL le pareció buen negocio alquilarlos para depositar sus importaciones y envasar los productos para llevarlos al consumidor. Hasta allí todo parecía normal.

Que paso? Pues que la corrupción esta metida en todo el tejido capitalista y algunos gerentes de PDVAL descubrieron que podían obtener ganancias extras si dejaban que la leche se venciera y dejara de ser apta para el consumo humano para venderla a empresarios lácteos a precios bajos para que la procesaran en subproductos o para consumo animal.

Alguien denunció que 490 toneladas de leche estaban vencidas en esos depósitos de PROINPLAT y allí la cosa comenzó a arder. Cuando el Consejo Comunal comenzó a indagar le dijeron que se quedaran quietos pues podían salir perjudicados por las “charreteras” que allí estaban involucrados.

El escándalo ha movido a los funcionarios de CORPOZULIA Y PDVAL a intervenir a fin de que no se les involucre y para salvar el patrimonio de la nación invertido en esa Empresa.

Es así como actúa el Capitalismo en “El Castillo”, no les importa que una planta productiva se cierre, pues al fin al cabo ellos no han aportado los capitales, frenan el desarrollo de una posible economía socialista e impiden que las fuerzas de los trabajadores modifiquen las relaciones de producción. Ellos si aplican la máxima del Che a su favor: “al Socialismo ni tantico así”


Juanveroes64@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2208 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas