Obama, un hombre sin rostro

Obama Hussein, el presidente de EE.UU. que paradójica mente ganó el ya desprestigiado premio Nobel de la paz.

Esta contraofensiva imperial es una respuesta a los nuevos movimientos populares libertarios y anti imperialista que han florecido últimamente en nuestra América.

El líder de la contraofensiva imperialista, es Hussein Obama, la podemos sintetizar en los siguientes hechos ocurridos recientemente: el golpe de Estado en Honduras, la instalación de cinco nuevas bases militares estadounidenses en Colombia (siete en total), la cercana presencia de la IV Flota, el relanzamiento del Plan Colombia, el objetivo la conquista de la Amazonía y a la reversión de los proceso transformadores de Venezuela, Ecuador y Bolivia, y recientemente la amenaza latente de golpe de Estado en Paraguay.

El capitalismo neo liberal cuenta para esto con sus aliados incondicionales: las corrompidas clases dominante aún gobernantes en nuestro continente.

Ante este ataque, nosotros los revolucionarios rebeldes debemos unidos lanzar esta hermosa consigna: “¡Ni un soldado yanqui en nuestra América!”

Debemos aparte tomar medidas de acción inmediata como son: Exigir a EE.UU. La libertad de todos los presos políticos en las cárceles del imperio y en las prisiones latino-caribeñas, Como Guantánamo. Solidaridad de todos los pueblos, con los mapuches chilenos y con las luchas de los pueblos originarios. Denunciar el régimen terrorista gringo y enfrentar la mentira de una supuesta lucha anti terrorista desplegada precisamente por el Estado más terrorista del planeta: los EEUU; incluyendo la denuncia del régimen de Uribe como su principal sucursal aliada en nuestra región. Aumentar la solidaridad con la revolución cubana, con le proceso bolivariano, con los gobiernos progresistas de la región, con el ALBA y con PetroCaribe. Es muy importante aumentar nuestra defensa en la ecología, en la defensa del medio ambiente, en contra de la contaminación sin límites, que ejerce el país más contaminante del planeta y depredador de biósfera los EE.UU. Promover el incremento de las bases de paz a todo lo largo de la frontera colombiana, en especial en aquellas zonas cercanas a las bases yanquis.

En depredador agoniza, pero tenemos que acelerar su muerte, el imperialismo es nefasto, y lo ha sido durante siglos para el progreso igualitario y cristiano de la raza humana de este planeta. Ya empieza a sentir la bestia capitalista dentro de sus entrañas los primeros síntomas que anuncian la decadencia económica y militar del imperio de Wall Street. Los revolucionarios de todas las tendencias y religiones tenemos la obligación de exterminar la bestia que esclaviza al mundo con su poder militar y financiero. Con su moneda de papel sin respaldo, compran fábricas, minas y haciendas en todas las naciones especialmente en el llamado tercer mundo apoderándose así de los medios de producción de las demás naciones.

Ahora le toca el turno al gobierno de Obama Hussein, hombre sin rostro, cara de dos fases, el otro yo de lo que expresa y dice, el rey de la falacia y la mentira. En realidad es la pantalla, el títere puesto por los monopolios y el pentágono de fachada, para continuar la política agresiva y terroristas de los EE.UU. da lo mismo, quien esté en la presidencia, pues quienes verdaderamente tienen el poder y mandan son los grandes monopolios, las gigantescas empresas, en resumen el capital monopolista, opresor y despiadado. Obama, con o sin premio Nobel, tiene una sólo ostro, el del imperio. Es la oligarquía que esclavizó a los negros, la misma que asesinó a Lincoln por decir que: “La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. La misma que sacrificó a Kennedy, por negarse a invadir Cuba en una vendetta que ha quedado en el misterio, tras múltiples asesinatos, entre ellos, el de varios de los Kennedy. La misma oligarquía que asesino a Martín Luther King, por atreverse a soñar y decir: “yo tengo un sueño” en los escalones del monumento a Lincoln el 28 de mayo de 1.963. Por creer en la vida, la libertad y el derecho a la felicidad para todos los negros y los blancos, los pobres y los ricos los débiles y los poderosos. El día del sueño el día de la marcha de la esperanza, que termino con la vida de Martin Luther King.

Por eso no importa que cara, o que rostro ponga Obama hoy, si es el Obama uno o el dos, el que verdaderamente gobierna en los Estados Unidos es el capital, los grandes monopolios, los dueños de la bolsa, Wall Street y la poderosa garra del sionismo internacional. Todos los pueblos americanos incluido el de EE.UU. tienen un sueño hoy, y debemos todos luchar para hacerlo realidad.

América toda debe ser libre, soberana e independiente, y la democracia debe ser como la que Lincoln deseaba para su pueblo: “La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”

requenave1@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1578 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor