Obvio, Uribe no es amo. ¿Lo es Obama?

¿Obama tiene el control? ¿No es un simple rehén?

No era un secreto bajo siete llaves que, el inicio del período presidencial en Estados Unidos, post Bush, estaría acompañado del estallido de una gran crisis del capitalismo. Quizás por días, más o menos, estaba previsto, sobre todo para quienes manejan la información al detalle y con suficiente anticipación. Justamente los mismos que ponen y quitan en muchas partes.

En los grandes centros financieros, emporios económicos y círculos políticos exclusivos, eso lo tenían cronometrado. Hasta quienes no forman parte de las élites del capitalismo, pero acceden a las mismas informaciones, también sabían.

Y uno, simple mortal, que sólo se orienta por señales o volutas de humo, mensajes de las “siete plagas de Egipto”, lámpara de Aladino, recogida bajo las ruinas dejadas por un bombardeo en Damasco, caracoles y signos zodiacales, algo de eso sospechaba.

Pero aquellos conocían la tendencia en detalles y magnitudes. Como las carencias que afectan al planeta. Entonces, el cogollo, sus mecanismos de control y fuerzas coercitivas, empezaron a preparar con bastante tiempo su estrategia.

Sabían más. Por evidentes manifestaciones, que esta parte del mundo, se estaba poniendo respondona y menos propicia para hacer lo que antes se hacía.

Hay que ver, pese al triunfo parcial y circunstancial allí obtenido, lo complicado que les ha resultado el asunto de Honduras. Han tenido que admitir que grupos de la OEA, aun favoreciéndoles, tengan que hacer miriñaques, exorcismos y pantalla. Intentar darlo todo, sin que lo sepa la gente del barrio. Antes, el organismo, sin mirar a los lados, daba el visto bueno a cualquier invasión y hasta asesinato de un líder incómodo. Y ellos, los mandamases, ahora al final quedaron expuestos como hipócritas.

En esta época hay algo llamado ALBA, con un proyecto distinto al de ellos y un estorbo, inconcebible en el pasado, que le dicen Unasur.

Antes, de vez cuando, algún loco instauraba un gobierno en Guatemala, Grenada, República Dominicana o Panamá, que ellos a simple sombrerazo, deshacían. Y la OEA aprobada obsequiosa.

En la ONU pierden la votación relativa a la exhortación al levantamiento del bloqueo a Cuba por 187 a 2. Algo inconcebible. “Un acabose e´ mundo”, diría un cubano

Bajaron los barbudos de la Sierra Maestra, fundaron un gobierno respondón y con intereses distintos. Les bombardearon, fumigaron, invadieron, intentaron aterrorizar, hasta matar sus más importantes figuras y para nada. Allí siguieron. Salieron los cohetes de Kruschev de la isla, impusieron el bloqueo, se desintegró la UURRSS y hasta cayó el muró de Berlín y ¡cómo si nada!

Para complicar la cosas, los amigos que les servían en países del Centro y Sur América, haciendo uso de las políticas que ellos implementaron para estos, devinieron en fracasados y entonces reventó Venezuela.

Un tal Chávez, se alzó y después llegó al poder haciendo uso de los mecanismos por ellos reverenciados. Y éste también se puso respondón. Apareció Lula y su partido de los Trabajadores, Evo Morales. Los sempiternos partidos gobernantes de Ecuador, Paraguay, Uruguay, fueron derrotados legalmente por Rafael Correa, Fernando Lugo y Tabaré Vásquez. Los nicaragüenses regresaron a Daniel Ortega y el FLMN de El Salvador, ganó las elecciones. En Argentina y Chile se instauraron gobiernos que suelen salirse del carril y el Caribe se ha vuelto una cuestión indescifrable.

No hablamos de Asia para no alargar la cosa.

Esta crisis es pues distinta a las de antes. Más complicada que la del año 29 que produjo suicidios en masa y quiebras sin dolientes oficiales en la Casa Blanca. El mercado era mago y alquimista. La guerra un gran nivelador. Ahora es tanto el descrédito del mercado que, ellos convencieron a Obama, lo bajase del altar. ¡Sólo les queda la guerra!

Ante aquel anunciado panorama, los estrategas al primer atisbo de crisis y desobediencia, comenzaron a planear el futuro. Las bases que ahora habrán de instalar en Colombia es proyecto de muy vieja data. A Uribe, le reclutaron o marcaron, muchos años atrás, antes que llegase al palacio de Nariño.

¿Puede Obama parar algo que viene andando desde el pasado y con el empuje de una fuerza descomunal que planeó el dominio del mundo?

¿Es casual, fortuito que, en los momentos que se desata la crisis económica que reventó en Wall Street, dentro de un panorama político complejo y nada fácil para los cow boys, halcones y otras fieras, se aparezca a las puertas de la Casa Blanca y a habitarla y desde ella a “mandar”, un señor como Obama?

¿No será – no olvidemos los instrumentos con cuales nosotros trabajamos, agregándoles horóscopos, cartas marcadas y la rosa de los vientos – que un afinado y cuidadoso plan le llevó allí, para usarle a discreción y hasta como trompo servidor?

Entonces ¿si hay fuerzas superiores y estrategias pre establecidas que a Obama atosigan; si el premio Nóbel, no sirvió para llevarle al carril del pacifismo, para frustración de los académicos suecos, y al respeto del derecho a la soberanía, por qué esperar algo noble de él, hasta pedirle algo heroico, cambios y hacerle responsable?

¿Uribe es amo? Es una conclusión muy obvia. ¿Lo es Obama?

¿No son acaso simples rehenes?

damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1163 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a89899.htmlCd0NV CAC = Y co = US