El guapetón ofendido

Nada resulta más ofensivo e inesperadamente descortés para un guapetón de barrio que tener que soportar la disposición de enfrentamiento que le puede brindar un vecino al cual considera pisoteable. En su trastocada y decadente dialéctica de poderoso pobre diablo frecuentemente emergen hipócritas y ridículas susceptibilidades que lo llevan a sentirse protestonamente ofendido al no entender cómo enfrentar, en su propio terreno, a un decidido “debilucho” aguerridamente renuente a arrastrarse a sus pies para permitirle su necesaria seguridad.

De ninguna mejor manera se podría describir ni comprender la reacción del Departamento de Estado norteamericano a la razonable y justificada nueva adquisición y modernización que ha realizado Venezuela sobre su sistema de defensa. Entre otras estupideces han alegado y alertado sobre una posible desestabilización para la zona, como si no fuera poco la que ellos han provocado e iniciado con la instalación de las nada juguetonas Siete Bases Militares en Colombia, la reincorporación de la nada cándida Cuarta Flota en el Caribe y las insistentes negociaciones que se realizan con Francia para procurar una o más Bases en la Guyana de ese país.

De los presupuestos militares que hoy en día mantienen los países de Latinoamérica el de Venezuela, a pesar de sus últimas adquisiciones, está lejos de puntear dicha lista. Hecho que realmente resulta irresponsable si se toma en cuenta la estratégica riqueza no renovable que existe en su territorio, además del reconocido y nefasto historial expansionista de los EEUU. No precisamente por estupidez e ignorancia recientemente el gobierno de Brasil ha invertido nada menos que doce mil millones de dólares en compra de equipos militares a Francia, abiertamente argumentando que el descubrimiento de los nuevos y cuantiosos yacimientos energéticos le obliga a tener mayor capacidad de defensa sobre su soberanía y recursos.

Solamente para aquellos que a gritos requieren la presencia de quienes en el pasado les brindaron en concesión su propio país podría esperárseles que desconsideran y oculten el hecho notorio y noticioso que las reservas energéticas de los Estados Unidos se agotan peligrosa y desproporcionalmente como vertiginosamente aumenta su demanda. Respuesta única para el empecinamiento estratégico por mantener y aumentar su inversión militar, y su evidente búsqueda de sembrar nuevas Bases Militares sobre todo por los lugares donde se haya comprobada la existencia de este insustituible mineral. Lamentablemente todo nos lleva a pensar que el pillaje y el saqueo, a medida que pasa el tiempo, será la forma que mejor describirá la política exterior de norteamérica.

Evidenciando la escasa creatividad y una francamente arrogante desfachatez en estos momentos se han dado la tarea de comenzar a preparar las condiciones subjetivas para justificar eventuales operaciones contra Venezuela. Nada menos que a partir de la misma canallesca manera como intentaron “justificar” su invasión a Iraq, con el viejo cuento sobre la existencia de armas de destrucción masiva.

waldomunizaga@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2525 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor