Vientos de Guerra en el Horizonte

Hoy en día nuevos retos se ciernen sobre los gobiernos y los pueblos revolucionarios y progresistas de Latinoamérica. Dentro de la oscurana del imperialismo y desde cada uno de los países en la mira, las hienas al acecho han iniciado el frenesí de las siniestras correrías. Definitivamente se ha comenzado una nueva estrategia para reeditar los viejos fantasmas del gorilismo y el golpismo en la región. Lo sucedido en Honduras indiscutiblemente ha servido para confirmar las nada nuevas intenciones de quien por un momento pretendió erigirse como alguien diferente y que entre otras cosas anunciaba limpiarle el rostro al imperio más salvaje e hipócrita que ha conocido el Hombre.

Mucho antes del derrocamiento del Presidente Constitucional y Democrático de Honduras, Manuel Zelaya, las alarmas no solo de la región comenzaron a encenderse. El empecinamiento de quienes no conocen mejor forma que mediante la fuerza imponer su forma de existencia, lastimosamente hace prever tiempos de suma conflictividad en el mundo. Solo el acertado y enérgico comportamiento de los países con capacidad estratégica para oponérseles, determinarán que la locura suicida de su psicopatía no termine con hacer desaparecer la existencia en el planeta.

Hasta ahora han llegado suficientes señales y motivos para no comenzar a prepararnos para defender y consolidar lo que hasta ahora hemos alcanzado. El tiempo es el propicio para continuar corroborando el valor y la razón del por qué hemos podido llegar donde estamos. Poco a poco, señal a señal, postura a postura, en nuestra Latinoamérica se han comenzado apostar en los respectivos lugares de la historia quienes decidirán, con la empuñadura de su conciencia, el futuro de nuestras esperanzas.

Desvergonzadamente el gobierno del hermano pueblo de Colombia definitivamente a traicionado y vendido por segunda oportunidad el ideario bolivariano de libertad de nuestros pueblos. Más que otro se torna imperdonable que haya sido precisamente este gobierno quien haya ofrecido territorio a quienes, incluso siendo aun más salvajes e irracionales que el propio imperio pasado, dentro de poco estarán en condiciones precisamente de estas siete nuevas Bases Militares y la recientemente rehabilitada Cuarta Flota apostada peligrosamente en el Caribe, utilizarlas en contra de sus propios pueblos hermanos del continente. Bofeteando nuevamente la memoria, el sacrificio y el valor de casi la mitad de la población que en aquel entonces junto a nuestros Próceres sellarían nuestra esperada Independencia.

Sin duda este triste papel está siendo emulado por algunos connacionales que con parecida desfachatez también cometen y cometerán parecidas o peores traiciones en el futuro. Los tiempos por venir, suponemos, habrán de igualmente traernos nuevas e insospechadas deserciones pero como las anteriores, seguro estamos, resultarán de gran y oportuno provecho para depurar nuestras minadas fuerzas.

Determinante para nuestro futuro próximo será cómo afiancemos nuestras relaciones internacionales y aportemos elementos de convicción para la búsqueda y encuentro de un mundo verdaderamente en equilibrio y multipolar. Incansablemente el Presidente Chávez y demás presidentes de Latinoamérica se hayan trabajando en esto, solo queda de parte nuestra no desfallecer y acompañarlos en esta promesa que lleva más de dos siglos tratando de fertilizar con justicia y amor nuestro Porvenir, en estas desoladas y vendidas tierras de la esperanza.

waldomunizaga@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor