Un Presidente «Postsidente»

Presidente (del latín praesidere, "sentarse al frente"), por lo general, es la designación utilizada para identificar a la persona que dirige una reunión, una sesión de trabajo o una asamblea. Actualmente, el término aislado se refiere al funcionario público, electo para un período determinado, que ostenta el poder ejecutivo de un estado nacional. Esta fórmula fue incorporada por primera vez en la Constitución de los Estados Unidos de América y actualmente se utiliza de manera generalizada. También sirve para identificar a quien preside determinado órgano público colegiado, como los son en vía de ejemplo, los presidentes respectivos del Congreso, Senado, Cámara de Diputados, Corte Suprema, Tribunal Constitucional y otros. (Wikipedia) 

Tu búsqueda - postsidente - no coincidió con ningún documento.

(googles) 

Es un derecho humano el crear nuevas palabras cuando no encuentra ninguna que le sea útil para definir algún suceso u objeto. ¿Como se puede llamarse a un presidente cuando se le quita el poder de “sentarse al frente” de su pueblo?  Llamémoslo Postsidente y digamos por un primer momento significa un presidente despojado del derecho  de dirigir los destinos del pueblo que lo eligió. 

La humanidad ha seguido junto al Presidente Zelaya los infortunios que le han tocado vivir desde que un grupo de su mismo gobierno, de manera arbitraria, por las armas, lo secuestrará aquel 28 de junio de sus habitaciones y lo desterrara en Costa Rica. 

Un primer apoyo de los países del Alba, luego de la OEA y finalmente de las Naciones Unidas ha sido el grito con el que todos los países del mundo, creo que con excepción de Israel, han rechazado la vuelta al escenario de los  golpes de estado, de gobiernos gorilas, impuestos por la violencia militar que hoy resultan como la solución milagrosa para todas las élites burguesas que se oponen a los gobiernos revolucionarios que los pueblos han llevado al poder, mediante elecciones libres y democráticas, en la gran mayoría de los  países de Centro y Suramérica. Esta larga procesión de viajes y reuniones, incluyendo la maniobra intentada por la Vice Presidenta  norteamericana Hillay Clinton, de crear un salida negociada dirigida por el Premio Nobel Oscar Arias, la que fracasó debido a la aberrante soberbia del gobierno gorila, dejó al Presidente Zelaya, a pie, parado el la cuidad de Las Manos en territorio nicaragüense a breve distancia de la frontera del país del que sigue siendo  Presidente Constitucional. 

Ante un nuevo llamado de la Vice Presidenta Hillary, ya Zelaya contesta con desdén que  está cansado de andar correteando por el mundo y llenar de declaraciones las prensas internacionales y no lograr ninguna solución real, por lo que se queda parado frente a la puerta de su casa y su pueblo entero comienza la más hermosa de las peregrinaciones, pacífica por su parte, para venir a buscarlo y recibirlo. Ante esta posibilidad los gorilas le dicen que de entrar será hecho prisionero y sometido a juicio por cargos inventados ya desde el gobierno de la ilegalidad de Michelleti, no será tan idiota como para entregarse, sería inmolarse y darle el gusto a un estado que lo que pretende es dejar pasar el tiempo restante que le quedaba de ejercicio de la Presidencia y hacer el montaje todo un  parapeto electoral “democrático” donde ya el no podría ser reelecto y así de esta manera “superar” esa “pequeña” pesadilla de un presidente que se unió a los clamores del resto de la América. 

En su Postsidencia, Zelaya no deja de hacerse cada día más revolucionario, de tomar concientemente la posición que le reclama el pueblo y de asumir el compromiso de liberar a  Honduras de las garras no sólo del poder fáctico que hoy gobierna sino del intento de perpetuación de estos poderes usurpando los mismos instrumentos democráticos, al impedir lo que en esencia es mucho más importante que el mismo derecho de Zelaya a finalizar su mandato: la consulta al pueblo, la cuarta urna aquella con que comenzó esta locura. 

Seguramente ya tendrán acusaciones formales para enjuiciar a la cancillera Patricia Rodas,  quien de poder presentarse como candidata en las próximas elecciones tendría en triunfo arrollador que daría de inmediato paso a la celebración de un referéndum para aprobar la realización de una  Asamblea Constituyente que logrará dar fin a la dominación burguesa y restituir un verdadero poder al soberano. 

Zelaya habla de irse a las montañas y del derecho de los pueblos a resistir con las armas una agresión salvaje y armada por parte del gorilismo de derecha, no ve otra salida posible para derrocar a quienes lo despojaron de su mandato y han bañado de sangre y dolor la historia reciente de su patria. 

Kaos ha publicado un manifiesto en donde se declara a favor de los acuerdos pacíficos y salidas negociadas. Creo que la humanidad entera está de acuerdo en esto. Como quisiéramos poder llegar a una solución por las vías de la paz, pero tampoco esta sentencia debe condenar a la respuesta violenta de un pueblo que siente su dignidad pisoteada, de un pueblo que reclama justicia y que nadie hace presiones necesarias que puedan lograr entrar en razón a la partida de imbéciles que persisten de manera idiota en perpetuarse en un mando que no tiene asidero, como tampoco lo tienen sus existencias que serán llevadas a los tribunales, tarde o temprano y que además han recibido el terrible y doloroso castigo que significa para cualquier burgués el perder su visa americana, lo que podremos traducir como el permiso para si son derrotados ir a esconderse junto a los gusanos mayameros. 

¿Si tu fueras Zelaya, que harías?

El no necesita visa para entrar a Honduras, necesita pueblo y tiene pueblo, que quede bien claro a los ojos del mundo quien es quien está sembrando muerte y violencia, amigos de Kaos, que quede claro quien está  obligando a Zelaya y al pueblo de Honduras a resistir también con la fuerza, ser pacifistas jamás podrá incluir el claudicar a las luchas y abandonar el objetivo, aquí se ha sido y se seguirá siendo empeñosos en los caminos no violentos, pero que esto jamás llevará al pueblo a olvidar a sus muertos y exigir una nueva patria donde ya no podrán tener mando, ninguno de aquellos que han participado en este atropello, Zelaya, de lograr tomar el mando deberá convocar a su consulta de la cuarta urna y de allí nacerá la nueva constitución de Honduras con la que la voluntad de las mayorías  construirá al lado de todos los pueblos hermanos a la América digna  que nace.

brachoraul@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1368 veces.



Raúl Bracho


Visite el perfil de Raúl Bracho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad