La máquina de guerra: O cómo manipular la realidad

LA CREATIVIDAD DE INTERPOL

Desde el 2002, el Pentágono ha estado buscando evidencia que vincule estrechamente al Presidente Chávez y su gobierno con las FARC. Sus propios documentos secretos (los que he podido desclasificar) demuestran que no lograban obtener pruebas contundentes que vinculaban al gobierno venezolano con las FARC de manera ilegal, o sea más de lo conocido publicamente. De hecho, las fuentes que utilizaban para intentar culpar al gobierno venezolano de una relación clandestina con las FARC no eran confiables por ser medios de comunicación - y casi todos abiertamente sesgados - como Globovisión, Caracol, El Universal y El Nacional.

Entonces, cuando sucedió el bombardeo del campamento de las FARC en territorio ecuatoriano el 1 de marzo pasado, no podían esperar menos que obtener las evidencias que tenían seis años buscando. Solo horas después de esa invasión y masacre ilegal, el jefe de la policia nacional de Colombia, el General Naranjo, estaba anunciando que habían consficado el “laptop” del Raúl Reyes y que esa maquina contenía información que vinculaba al Presidente Chávez y algunos de sus funcionarios con la entrega de armamento y dinero a las FARC. (Ahora habrá que preguntar como lograron encontrar esa información tan rápidamente cuando el informe de la INTERPOL dice que tardaría 1,000 años leer toda la data en las maquinas). De repente comenzaban a salir las evidencias que ni el Pentágono podía encontrar en sus años de investigación y trabajo clandestino; que Chávez iba a vender uranio a las FARC para hacer bombas sucias; que Chávez prometió 300 millones de dólares a las FARC; que le entregaba armamento; que buscaban tumbar al gobierno de Uribe para instalar un gobierno de las FARC; etc.

Esa misteriosa maquina contenía cualquier cosa que el imperio hubiese soñado para meter al gobierno venezolano en su tumba y declararlo muerto.

Pero, había un gran problema: como la maquina había estado en manos del gobierno colombiano – confeso adversario de su vecino venezolano – y los “documentos” que evidenciaban la relación con el Presidente Chávez eran puros textos escritos en Word, sin firma ni sello, pués, había poca credibilidad sobre su veracidad. ¡Que tan facil es escribir un documento en Word en una computadora y decir que fue escrito por otro! Pués, ni firma original tiene. Si hubiese sido un diario escrito de puño y letra de Raúl Reyes, la situación sería distinta, pero ¿documentos en Word? ¿Mensajes de correo electrónico? En el día de hoy, la información electrónica nunca es confiable. Hasta las computadoras pueden ser manipuladas de manera remota. Y cualquier hacker o experto en computación puede entrar al sistema de una maquina y alterar lo que sea, sin dejar huellas.

Entonces, Colombia hizo lo inteligente. Dijo que mejor dejamos que una tercera parte no involucrada se encargue de evaluar las computadoras para verificar si fueron manipuladas o no por el gobierno colombiano. Y asi entró la Interpol.

El Secretario General de la Policia Internacional (INTERPOL), Ronald Kenneth Noble, es un ex funcionario de Washington, y fue el Primer Subsecretario del Departamento del Tesoro durante lo cual fue encargado del Servicio Secreto, el Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, el Centro de Entrenamiento para la Policia Federal, la Red de Control de Crímenes Financieros y la Oficina de Control de Atributos Extranjeros (que por cierto se encarga de supervisar la implementación del bloqueo contra Cuba y la prohibición de los estadounidenses de viajar a Cuba). Noble lleva 8 años y dos mandatos en el cargo, y fue él quien supervisó la verificación de las “evidencias” obtenidas por el gobierno colombiano del campamento de las FARC.

La INTERPOL se encargó de una misión bastante limitada y parcializada, que era “determinar si alguno de los archivos del usuario había sido creado, modificado o borrado después del 1 de marzo del 2008” en las maquinas supuestamente conseguidas en el campamento de las FARC. La INTERPOL no hizo el esfuerzo de verificar el origen, la exactitud o la fuente de esos archivos, algo que significa que queda la duda sobre la verdadera autoría de esa data. La INTERPOL toma como un hecho que las máquinas y las evidencias pertencían a Raúl Reyes y las FARC, algo que perjudica entonces toda su investigación porque demuestra que desde un principio ya estaban parcializadas a favor del gobierno colombiano.

El informe de la INTERPOL dice especificamente que el alcance de su examen forense fue limitado a “a) establecer los datos reales que contenían las ocho pruebas instrumentales de carácter informático decomisadas a las FARC, b) comprobar si los archivos de usuario habían sido modificados de algún modo el día 1 de marzo de 2008 o en fechas posteriores, y c) determinar si las autoridades de los organismos encargados de la aplicación de la ley colombiana habían manejado y analizado las citadas pruebas de conformidad con los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de pruebas electrónicas por parte de las fuerzas del orden.” [Página 7, Informe Forense de INTERPOL sobre los ordenadores y equipos informáticos de las FARC decomisados por Colombia].

Luego, el informe de la INTERPOL confirma que “la verificación realizada por INTERPOL de las ocho pruebas instrumentales citadas no implica la validación de la exactitud de los archivos de usuario que contienen, de la interpretación que cualquier país pueda hacer de dichos archivos, ni de su origen.” [Página 9, ibid.]

Entonces, la INTERPOL solamente examinó y verificó si la data contenida en las máquinas había sido creada, modificada o borrada después del 1 de marzo cuando ya publicamente estaba en manos del gobierno colombiano. Y aunque en su propio informe concluyen que el acceso a las máquinas entre el 1 y el 3 de marzo por el Grupo Investigativo de Delitos Informáticos de la Dirección de Investigación Criminal (DIJIN) de Colombia, “no se ajustó a los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de pruebas electrónicas por parte de los organismos encargados de la aplicación de la ley”, [Página 31, ibid] terminan justificando esas violaciones y modificaciones del contenido en las computadoras porque ese grupo del DIJIN fueron “los primeros en escena” y en el final, “no crearon, modificaron ni borraron” ningún archivo del usuario.

La INTERPOL dice que su papel fue “exclusivamente técnico”, sin embargo, su Secretario General lanzó un discurso político a comienzo de su rueda de prensa, aplaudiendo el trabajo del gobierno colombiano y condendando a las FARC por narcotraficante y terrorista. Luego, cuando un reportero del canal TELESUR, le pregunta al Secretario General Noble si sabía del origen de las máquinas, él respondió “puede decir con seguridad que vinieron de un campamento terrorista de las FARC…” Posteriormente, el periodista de TELESUR le pregunta si sabía a que persona exactamente pertencían las maquinas, Noble respondió “si, el ahora muerto Reyes…”

Volvemos a la página 9 de informe de INTERPOL y su clara declaración que “la verificación realizada por INTERPOL de las ocho pruebas instrumentales citadas no implica la validación de la exactitud de los archivos de usuario que contienen, de la interpretación que cualquier país pueda hacer de dichos archivos, ni de su origen.”

Entonces, ¿cómo el Sr. Noble sabía que las maquinas eran de Raúl Reyes si la INTERPOL no hizo ningun análisis sobre su origen?

En el final, la INTERPOL puede decir que técnicamente esas computadoras no fueron modificadas o alteradas después del 1 de marzo, pero eso no nos dice nada concreto que pudiera servir como una evidencia legal. No sabemos el origen de las máquinas. No sabemos quien creó los documentos y la data contenida en las computadoras. No hay manera ninguna de autenticar la información contenida en esos miles de archivos de Word y los correos electrónicos. Pueden ser cuentos, inventos, sueños u oraciones, lo que no son es contundente prueba de nada.

Y como nada de sorpresa, el gobierno de Estados Unidos ha expresado su “preocupación” sobre el informe de INTERPOL y los “nexos entre el gobierno de Venezuela y las FARC”. (Siempre están “preocupados” cuando se trata de Venezuela. Primero la embajadora Donna Hrinak expresó su “preocupación” con el discurso del Presidente Chávez que criticaba el bombardeo de Washington en Afganistán en octubre del 2001, y pocos meses después vino el golpe de estado. Luego, era el Embajador Charles Shapiro que expresaba “preocupación” por las divisiones en el país, y poco después vino el sabotaje de PDVSA y de la economía en diciembre del 2002. Después tuvimos a Brownfield diciendo que estaba “preocupado” sobre el incremento en narcotráfico en el país, y tuvimos guarimbas, aumento en financiamiento a la oposición, y una certificación como “no cooperante” con la lucha contra el narcotráfico y contra el terrorismo. Y ahora, ¿que vendrá?). Primero lo dijo el vocero del Departamento de Estado, Sean McCormack el 16 de mayo: “es un motivo de preocupación para nosotros. Es una preocupación para el pueblo de Colombia y el gobierno colombiano…Se está realizando ahora mismo un análisis detallado de nuestra comunidad de inteligencia sobre el informe de la Policía Internacional…No hay que ir más lejos que a muchos reportes noticiosos que hemos visto recientemente, en base a la información recabada de las computadoras portátiles y otra información.” (Claro, cuando lo que dicen los medios de comunicación es favorable a la política exterior de Washington, hace referencia a ello como si fuera la verdad, pero cuando los medios critican su política en Irak o descubren sus mentiras, dicen que los medios no son confiables).

El día siguente, declaró en Globovisión el normalmente bajo perfil Embajador de EEUU en Venezuela, Patrick Duddy, que existen “elementos preocupantes” en los documentos encontrados en la computadora de Raúl Reyes, y dijo que “respetamos lo que Interpol ha presentado y recordamos que hay muchísimos materiales que ya han salido en los medios de comunicación y ha elementos preocupantes, pero también hay bastante información y las agencias que tendrán acceso van a analizarlo”. Claro, sus declaraciones son igualitas al vocero del Departamento de Estado, y eso no es por coincidencia, es porque les escribe un “Guion de Prensa” desde Washington que envian a las embajadas y agencias relevantes para que sigan la línea oficial.

Entonces, el próximo paso será cuando la CIA, el Pentágono y los cuerpos oficiales de Washington certifiquen la información de las computadoras y salga toda clase de acusación – ahora con prueba, aunque chimba – contra Venezuela sobre su relación y patrocino del “terrorismo”. No sorprende si este año esta “evidencia” es utilizada para clasificar a Venezuela como un estado “patrocinante del terrorismo.” Así, justificarán su intervención militar en el país por lo cual ya han activada la Cuarta Flota de la Armada y la Operación “Libertad Duradera: Caribe y Centro América”. En fin, la INTERPOL logró lo que Washington no pudo durante años: inventar una manera de “validar” la evidencia falsa contra Venezuela y justificar sus agresiones y la próxima intervención militar.


MODIFICACIÓN DEL CLIMA

Habalando de cómo manipulan la realidad para justificar la guerra, también existe una estrategia de modificación del clima para crear estados de inestabilidad y crísis, que luego justifica la intervención militar y la ayuda “humanitaria”. Desde los años cuarenta, científicos han estado investigando la manera de sembrar agua en los nubes para forzar lluvias o nevadas. En el año 1967, el gobierno de Estados Unidos lanzo la “Operación Popeye”, que fue un proyecto de “sembrar nubes” sobre Vietnam del Norte para extender la época de monzón y causar lluvias fuertes que afectarían las vías y el transporte. La operación sembró nubes encima de Vietnam con yoduro de plata y logró extender los monzónes por un periodo de 45 días. La operación fue ejecutada por el Escuadron 54 de Reconocimiento Climático. Luego en el año 1978, las Naciones Unidas aprobaron el Convenio sobre la Prohibición del Uso Militar u Hostíl de la Modificación del Ambiente, y el gobierno estadounidense tuvo que buscar contratistas privadas para seguir con sus experimentos climáticos.

Hoy, las empresas más involucradas en la modificación climática forman parte del complejo industrial militar. Los principales son Raytheon Aircraft Company (quienes hacen los aviones de espionaje y guerra utilizados en Irak y que también son dueños de los patentes del programa HAARP, otra iniciativa de modificación climática para fines de guerra) y BAE Systems (a quien fueron otorgados $14,7 millones en el 2006 para un programa de “armamento electro-magnetico” y que también es dueño de la sede de HAARP junto con la Armada estadounidense). Pero también existen compañías como Weather Modification, Inc., (www.weathermod.com) que ofrecen servicios a través de su página web para “incrementar lluvias”, “incrementar nevadas”, “suprimir hielo” y “aclarar neblina”. También ofrecen servicios de radares y avionetas para “sembrar nubes” y causar o suprimir lluvias.

La República de China esta utilizando esta tecnología en anticipación a las próximas Olimpiadas en Bejing 2008. Preocupados por la posibilidad de lluvia durante la ceremonia de apertura y los juegos posteriores, estan lanzando misíles llenos de yoduro de plata a los nubes para que llueva antes del comienzo de los juegos.

La zona de Asia ha sido una de las más experimentadas por el gobierno de Estados Unidos y sus contratistas con las diferentes técnicas de modificación climática. Habrá que preguntar si el ciclón que acaba de tormentar a Myanmar (previamente Birmania, archienemigo de Washington) que ha dejado más de 77,000 muertos y 56,000 desaparecidos, es producto de esta experimentación o sus consecuencias. Myanmar es uno de los países que ha sido blanco de Washington durante varios años. Ahora, con esta tragedia “natural”, tendrán que aceptar la intervención internacional que prestará apoyo humanitario tanto como militar para el rescate de los heridos y desplazados y el reestablecimiento del orden civil. ¿Será que cuando se estabilizacen las cosas en el país, se retirarán las tropas internacionales?

evagolinger@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5388 veces.



Eva Golinger


Visite el perfil de Eva Golinger para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a57188.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO