El vomitivo diario “El País” del ultra-fascismo español lanza mierda contra Venezuela

El ministro Santos, coloca a Uribe en el abismo de la guerra

Después de la cumbre de Río se creyó que las aguas volverían a su cauce. Cómo olvidar, aquel muñequito de guiñol, Uribe, yendo de Presidente en Presidente, dándoles la mano, girando como una peonza en todos los sentidos para dar abrazos y besos con fruición; para congratular y congratularse. Aquello era vergonzoso y deprimente. Al que se le atravesara, el Presidente pre-tempore de Colombia le mostraba su patética e hierática sonrisa con la que pretendía aparecer eufórico, exultante de felicidad. Flor de un día.

Nunca un Presidente hizo un papel más bochornoso ante las cámaras para millones de espectadores que han venido siguiendo paso a paso lo que sufre Colombia con su guerra. Pero bueno, era que el pobre Uribe cargaba, y carga, el agua hasta el cuello, hasta los calcañales hundido de mierda con todo lo que el Departamento de Estado y la propia Fiscalía colombiana sabe de él, en relación con sus nexos con el narcotráfico, el paramilitarismo, la gran trama de los sobornos armados con lo de su reelección y los monstruosos asesinatos que el ejército, y sus policías, día a día, ejecuta contra periodistas, sindicalistas y dirigentes campesinos.

En un estado de lo más deprimente, bajo un exigente régimen de pastillas (barbitúricos) para los nervios y otros para la dispepsia, al día siguiente de la Cumbre de Río, el tentetieso de los mil abrazos, volvió al palacio de Nariño. Sabía que se las vería fea porque había hecho todo lo contrario de lo acordado con Washington. Inmediatamente se llamó a una reunión, con altos representantes de la Casa Blanca, del Comando Sur y con el ministro de la Defensa, José Manuel Santos. Nada de aquello que se había cedido ante Ecuador, lo de la distensión que corrió por el mundo que “ha dejado feliz al macaco Chávez”, que comprendía entrega de documentos a Correa y a la OEA para su evaluación, NADA, NADA DE ESO IBA A TENER VALIDEZ NI SE PODÍA CONCRETAR. Ya aquí Uribe, con aquellos perros de presa, no podía salir a dar abrazos y besos. No, por el contrario, recibió una andanada, jamás conocida por él, de críticas, reproches e insultantes humillaciones. A él no lo habían colocado en ese alto cargo para doblegarse ante los enemigos de Bush (centro del único poder que le apoya y le da representatividad), y dejaba en total ridículo y sin sentido de continuidad la escalada belicista hacia Venezuela, “la madre de todas las conmociones contra la democracia, contra el respeto a la propiedad y los valores que el abuelo de todo los liberales libre pensadores, Eduardo Santos, habían definido, en 1940, al instituirse la nueva segunda república del gran Francisco de Paula Santander”.

De modo que se le dijo bien claro que todo se iba a echar para atrás y que de inmediato se conformaría un frente de ataque directo, sin pausa y sin miramientos diplomáticos de ningún tipo contra Correa y contra Chávez; que no se permitiría en lo futuro, acuerdo humanitario de ningún tipo para seguir liberando rehenes en manos de la FARC. Uribe sudaba frío, y recordaba la dura faz de Correa cuando él le extendió su mano y quiso apretarlo con todas las fuerzas de sus ingentes y minúsculos, devaluados, calores republicanos. Pensó en el show espantoso que había montado, balbuceando promesas de arreglos pacíficos, de entrega de documentos a Ecuador, de visitas a Francia y a España, para buscar ansiosamente ayuda moral y política para la liberación de Ingrid Betancourt. Uribe, sudando un frío enfermizo estuvo callado, recibiendo aquella lluvia de ácido sulfúrico, cuando al final escuchó la determinante y convulsiva voz de José Manuel Santos, afirmando:

- Es que hay tantas cosas que decirle, Presidente. ¡Cómo pudo usted permitir que ese mamarracho de Correa le dijera "Serénese Sr. Uribe", "Qué difícil es creerle" "Nada justifica la violación de soberanía a Ecuador"! Pero basta. Y sepa, Presidente, que mañana mismo comenzará una recia y firme campaña diplomática para desvelar todo lo que contienen las computadoras de Raúl Reyes. No nos importa los ridículos ataques que nos hagan; todos los inventos que podrán venir de Venezuela que al fin y al cabo resultarán del todo insignificante con el apoyo total y absoluto de Washington, que como usted sabe compromete a la SIP y a toda la comunidad europea. Dentro de cuatro días sostendré una reunión en el Departamento de Estado para yo mismo manejar la situación del país. Nuestros ataques se centrarán, en pleno acuerdo con nuestros amigos y aliados, en que Ecuador y Venezuela están hasta coronilla, envueltos en el negocio de la droga, en el financiamiento a las guerrillas con arma y dinero. En modo alguno, señor Presidente, bajaremos la guardia sino que cada día arreciaremos en nuestros ataques. Si eso implica que tengamos que ir a la guerra, mejor. Usted lo sabe, para eso vivimos en estado de sitio permanente. Para eso hemos tenido aquí el Plan Colombia. ¿Quién, con el apoyo que tenemos de Estados Unidos, se va a poner de parte de Chávez, sino países debiluchos, desacreditados por la prensa y entregados de la manera más vil y miserable a ese rampante populismo, negador de toda libertad y progreso? Y quiero que lo sepa de una buena vez, señor Presidente, esa guerra significa su propia salvación, es la que a fin de cuentas nos ha llevado el destino, que podríamos llamar jurisprudente. Le recomendamos que por un tiempo usted no hable, no comente absolutamente nada de nuestras declaraciones que van a ser frontales y decididas. Usted guardará silencio hasta que se le ordene otra cosa.
Y así, como el lector lo puede haber venido comprobando, se han estado desarrollando los acontecimientos desde el 11 de marzo. Los medios arreciaran ahora con locura internacionalmente contra Venezuela. Los medios y los mandatarios plegados a Washington en Europa y América Latina, echarán mano de cuanto invento puedan crear para propiciar una atmósfera de tensión y escalada belicista por parte de Venezuela. Es además un año, crítico, electoral. Ya vemos cómo se trata de preparar este terreno de ataques sincronizados, porque simultáneamente a las declaraciones del día 4 de mayo de Chávez en su Aló Presidente, estalló por la red y por casi todos los periódicos europeos, el titular : “Chávez a Merkel: '¿Por qué no te callas?', cuando todos sabemos que el verdadero sentido de las palabras de nuestro Presidente fue: "Quizás yo le diga algo y ella se vuelva loca y diga '¿por qué no te callas’?"
El vomitivo diario “El País” del ultra-fascismo español, coloca la siguiente nota en un titular: “No sólo Merkel ha sido víctima de sus insultos. También ha vuelto a llamar "mentiroso" al presidente colombiano, Álvaro Uribe, con quien tiene mantiene una agria disputa tras la fallida mediación con la guerrilla de las FARC. Y en el pasado, ya ha denominado al presidente norteamericano, George W. Bush, "demonio", al secretario de Defensa estadounidense Donald Rumsfeld "uno de los perros del demonio" y al ex presidente de México, Vicente Fox, "el perrito faldero del imperio"”

Por su parte, ya desde Washington, el mismo día 5 de mayo, la prensa estadounidense se concentra en el tema de las computadoras de Reyes, que serán los primeros pasos para exigir terroríficas acciones contra Venezuela. Dicen estos medios: “Documentos recién dados a conocer - y que el gobierno colombiano dice son parte de lo recuperado de la computadora portátil de un líder guerrillero - indican que el presidente venezolano Hugo Chávez ha tratado de financiar y dotar de armas a los rebeldes colombianos… Los mensajes fueron mostrados a The Associated Press el viernes. La semana próxima, la Interpol emitirá un reporte que el gobierno colombiano espera disipe cualquier duda sobre la autenticidad de los documentos… Varios de los documentos tratan sobre los esfuerzos del jefe de la inteligencia militar venezolana, general Hugo Carvajal y otros miembros de las fuerzas armadas de Chávez para ayudar las FARC a obtener armas, incluyendo al parecer misiles antiaéreos. El uso por las FARC de esos misiles marcaría una grave escalada en lo que es mayormente un conflicto de baja intensidad que ha durado 44 años, aunque los documentos no indican definitivamente si los guerrilleros tienen los cohetes o no. Los documentos de computadora describen, por encima de todo, un proyecto estratégico conjunto, y parecen avalar las aseveraciones del gobierno colombiano de que Chávez ofreció el año pasado a las FARC un préstamo de por lo menos 250 millones de dólares. Uno de los mensajes discute un pedido de ayuda a las FARC, hecho en noviembre de 2007 por el ministro venezolano del Interior, Ramón Rodríguez Chacín, para que entrenen venezolanos en "guerra asimétrica", en preparación para una temida invasión estadounidense. Los nuevos documentos son parte de un total de 11.000 que según funcionarios colombianos fueron encontrados en tres computadoras, dos discos externos y tres tarjetas de memoria durante una operación militar colombiana el 1 de marzo a través de la frontera con Ecuador, en la que murieron el líder de relaciones exteriores de las FARC, Raúl Reyes, y otras 24 personas.”

jrodri@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2732 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a56789.htmlCd0NV CAC = Y co = US