Aprendamos de una vez por todas las lecciones de los antipatriotas

Por fin se les ve el bojote en toda su dimensión sin necesidad de tongonearse, asomaron las verdaderas intenciones de una oposición que se llamaba falsamente venezolana, boliviana, ecuatoriana, brasileña, nicaragüense, porque para ellos no hay otra opción de sentirse gente, a menos que tengan la ciudadanía norteamericana.

Ellos y ellas que se sienten perdidos en este "cambio de época" latinoamericana, Según el concepto del presidente Correa del Ecuador. Ahora buscan la urgente posibilidad de supuestamente construir sus propios feudos latifundistas, dividiendo a países soberanos, para establecer "republiquitas", que puedan venderse como "Estados Libres Asociados" a los Estados Unidos.

Ellos no toleran más sentirse parte de una comunidad de negros, indios y mulatos y mestizos, desean establecer feudos en los cuales emprender sus campañas de limpieza étnica que les garantice una especie de raza pura al más libre estilo "neo nazi", todo esto apoyado por los Estados Unidos y las organizaciones sionistas internacionales.

Menos mal que la Constitución Bolivariana de Venezuela, garantiza la indivisibilidad del territorio nacional. Menos mal que ellos mismos se están quitando la mascara y se están presentando como los propios traidores y antinacionalistas, que en su arranque de soberbia racial se alían con el extranjero para dividir, arruinar y vender a la patria con toda su gente y todas sus inmensas riquezas por tres centavos y la garantía de poder sentirse parte de los invasores.

Malinchismo significa oportunismo, traición a lo propio en favor de lo foráneo, traición a la tierra que te vio nacer o que te acogió con generosidad, traición a la familia, a la cultura propia, a uno mismo a Bolívar, a Dios.

Se comportan como la india Malineli Tenepatl, la Malinche o Doña Marina esclava que fue regalada a Hernán Cortés el 15 de marzo de 1519 por los caciques de Tabasco, junto con otras 19 mujeres, algunas piezas de oro y un juego de mantas. Es indudable que, más allá de su servicio como intérprete. Malintzin asesoró a los españoles sobre las costumbres sociales y militares de los nativos, y realizó tareas de lo que hoy llamaríamos "inteligencia militar", jugando un papel importante durante la primera parte de la conquista. Marina tuvo un papel relevante en la conquista de México, traicionando a su propia gente. Es por lo tanto el malinchismo es la preferencia de lo extranjero frente a lo nacional.

Es por lo tanto el malinchismo lo que caracteriza a una gran parte de la oposición venezolana y latinoamericana en muchos países liberados, quienes ante la imposibilidad de derrocar a Chávez, a Evo, a Correa, a Lula, a Cristina, a Tabaré y otros y otras, a través de los golpes militar, petrolero, económico-financiero, mediático, recurren a la infame tarea de dividir a la Patria grande de Bolívar, tratando de dividir a cada una de los países que la conforman. Malinchismo es un deseo de sentirse extranjero antes que latinoamericano o venezolano, o boliviano.

El Movimiento Malinche latinoamericano esta conformado por todas aquellas fuerzas de derecha y ultraderecha: socialdemócratas, socialcristianas, los neoizquierdismos, que con orientación racial neonazi están siendo financiadas por el gobierno norteamericano y el sionismo internacional, a través de las oligarquías nacionales.

Estas fuerzas políticas se han constituido para debilitar el crecimiento de la izquierda que pregona los ideales del Socialismo del Siglo XXI, del ALBA, de un Mundo Otro y Multipolar, del desarrollo endógeno y de soberanía y autodeterminasción de los pueblos, lo hacen a través de políticas y acciones anti patrióticas que demuestran ya claramente la intención que siempre ha tenido el imperio y las trasnacionales, de dividirnos para apoderarse más fácilmente de todas nuestras inmensas riquezas.

Ellos y ellas, los Judas-malinches modernos, cumplen la tarea del imperio, la de debilitar desde adentro nuestras economias con saboteos, acaparamientos y parando la economía, para frenar la posibilidad de una soberanía integral de nuestro continente.

Ellos y ellas, desean que Bolivia vuelva a ser el país mas pobre de la América del sur al intentar revertir la nacionalización de sus hidrocarburos. Ellos y ellas, quieren entregar las inmensas riquezas de los venezolanos y venezolanas a las transnacionales sionistas que manejan al gobierno de los Estados Unidos y a las economías Noratlanticas.

Ellos y ellas, quieren volver a apoderarse del petróleo ecuatoriano, de la economía y del parque industrial brasilero. En pocas palabras están vendidos como esclavos a quienes quieren destruir la unidad de la Patria grande de Bolívar.

Ellos están en medio nuestro tratando de mancillar el ideal de bolívar de construir una patria grande fuerte y soberana. Ellos y ellas son los judas-malinches modernos que quieren fraccionar el sagrado suelo de libertad que nos heredaron nuestros libertadores y libertadoras, se han vendido al extranjero por treinta centavos de porquería.



Maldición de Malinche
(G. Palomares)
Amparo Ochoa
"El cancionero popular"

Del mar los vieron llegar mis hermanos emplumados
Eran los hombres barbados de la profecía esperada
Se oyó la voz del monarca de que el dios había llegado.
Y les abrimos la puerta por temor a lo ignorado.

Iban montados en bestias como demonios del mal
Iban con fuego en las manos y cubiertos de metal.
Sólo el valor de unos cuantos les opuso resistencia
Y al mirar correr la sangre se llenaron de vergüenza.

Porque los dioses ni comen ni gozan con lo robado
Y cuando nos dimos cuenta ya todo estaba acabado.
Y en ese error entregamos la grandeza del pasado
Y en ese error nos quedamos trescientos años esclavos.

Se nos quedó el maleficio de brindar al extranjero
Nuestra fe, nuestra cultura, nuestro pan, nuestro dinero.
Y les seguimos cambiando oro por cuentas de vidrio
Y damos nuestras riquezas por sus espejos con brillo.

Hoy, en pleno siglo veinte nos siguen llegando rubios
Y les abrimos la casa y les llamamos amigos.
Pero si llega cansado un indio de andar la sierra
Lo humillamos y lo vemos como extraño por su tierra.

Tu, hipócrita que te muestras humilde ante el extranjero
Pero te vuelves soberbio con tus hermanos del pueblo.
Oh, maldición de Malinche, enfermedad del presente
Cuándo dejarás mi tierra, cuándo harás libre a mi gente

Por fin se les ve el bojote son necesidad de tongonearse.


¡El Pueblo nunca olvida!


Maracaibo-Venezuela. obedvizcaino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2797 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor