¿Qué hay detrás de la secreta historia de los Bush y de sus crímenes de familia?

La sórdida saga de la familia Bush (3/3)

Desde el 11 de septiembre a raíz del derribamiento de las torres gemelas por presuntos terroristas de la administración Bush, en EEUU la libertad de expresión se ha resentido gravemente. Además es bastante notoria en actuaciones de la Casa Blanca, la influencia que ha ejercido en la administración de Babe Bush la razón teológica sobre la razón política. Esta religiosidad es en gran medida la responsable de ese tinte mesiánico que en muchas ocasiones ha adquirido la política exterior de Estados Unidos.  

Los acontecimientos del 11/09 dieron la excusa necesaria a la "mafia Bush" para saquear a Irak, intervenir en Afganistán y para meter al pueblo estadounidense en esa camisa de fuerza llamadaLey Patriota . Lo cierto es que a partir de ese trágico y doloroso guión (11S) montado desde la Casa Blanca por Bush y su pandilla de chacales de la peor ralea; impuso a raíz de aquella declaración (“Con nosotros o con los terroristas”) un gobierno represivo y se desataron medidas de seguridad que rayaron en lo paranoico. “Ley Patriótica” que por su carácter extraterritorial (aún vigente) vulnera además, los derechos de privacidad y confidencialidad de la información.

La aplicación de "la Terrorífica Ley” prácticamente anula la Cuarta Enmienda de la Constitución norteamericana, que prohíbe los registros y los arrestos ilegales, y legaliza la tortura y la vejación a fin de obtener una confesión. En ese contexto, se atentó contra los derechos civiles y ciudadanos, se censuraron y eliminaron programas de alta audiencia, hubo boicot contra películas y discos de artistas que se expresaron públicamente (previa a la invasión de Irak). Y después de lo sucedido el 11S, las universidades que tuvieron un sentido critico sobre lo acaecido, desde el poder de la sombra de la Casa Blanca, se buscó la eliminación de ideas y actividades constructivas que pudieran dar luz sobre ese aborrecible atentado.

Como ya se dijo en el artículo anterior (2/3), en 1988 George Herbert Bush se convierte en Presidente de los EEUU de Norteamérica, y durante su mandato ocurren hechos políticos excepcionales: cae el muro de Berlín, se desintegra la Unión Soviética, la ONU entra en guerra con Irak y se producen los recordados sucesos de Tiananmen en Pekín. Cuando en 1993 Bush deja la presidencia, el mundo era otro. En tan sólo cuatro años, el mundo había cambiado a un ritmo desconocido, mientras Estados Unidos estaba gobernado por primera vez por un ex-director de la CIA. [Saga Dinastía Sinestra]

George H. Bush (Poppy) pierde la reelección, ante Clinton, el año 1992, y a partir de ese momento decidió apostar por preparar a uno de sus hijos para que llegara a la presidencia de los EEUUU. Y en ese sentido –George Walter Bush su ex alcóholico y ex cocainómano hijo—, se juramentó el año 2000 como cuadragésimo tercer y actual Presidente de los Estados Unidos, en unas elecciones fraudulentas particularmente reñidas con controvertidas secuelas que terminaron con la intervención de la Corte Suprema . En tal sentido Bush Jr., fue gobernador del estado de Texas, miembro del Partido Republicano, sirvió como piloto en la < SPAN style="COLOR: windowtext; TEXT-DECORATION: none; text-underline: none">Guardia Nacional del Estado de Texas, y ha sido empresario tanto en la industria petrolífera como en el deporte profesional, como Manager general del equipo de béisbol de los Texas Rangers.

El joven Bush mostró a lo largo de sus primeros años una irresponsabilidad y arrogancia de proporciones enfermizas. Y en 1964 pese a la mediocridad de su expediente académico, se matriculó, como antes lo hizo su abuelo y su padre, en la Universidad de Yale, donde además fue admitido en la hermandad secreta de los Skull&Bones. Y, en 1968, se licenció en Historia.

En los mentideros políticos de Washington es moneda corriente que Bush Jr. es el hijo “bobo” de George, y que el antiguo presidente planificó el acceso de su vástago a la presidencia con la meticulosa frialdad con que acometía las operaciones secretas en sus días frente a la CIA. Los defensores de esta teoría aseguran que el vicepresidente Cheney es una especie de “tutor político” puesto por su padre para que el bueno de “Júnior” no se desemboque demasiado.

Bajo la presidencia de Bush Jr. las corporaciones estadounidense se han hecho de un inmenso poder que las llevado a infiltrarse en las más altas instancias de su país, incluída la Casa Blanca. Tal es el grado de degradación moral que se ha visto bajo el paraguas de la administración de Bush Jr., que en la ctualidad es un país gobernado por una camarilla de ejecutivos de alto nivel, muchos de ellos multimillonarios. El presidente, el vicepresidente, y once de los catorce miembros del gabinete que conformaban el arranque de la primera administración de Bush, poseían un patrimonio personal cifrado en millones o decenas de millones de dólares.

Con el inicio de la era de Bush Jr. el sueño americano se hizo trizas y se reventó en mil pedazos, por la codicia desmedida y la falta de ética de unos pocos acaudalados que están provocando que la pobreza y la desigualdad se manifiesten de forma creciente en su país y en el resto del mundo. El fantasma de la pobreza llama a las puertas del imperio: uno de cada 6 niños en EEUU vive en la pobreza; unos 40 millones de norteamericanos no disfrutan de ningún seguro médico; en el 2002 una cuarta parte de la población americana ganaba sueldos por debajo de la línea de pobreza…

Bajo la administración del nefasto Bush Jr., a decir del profesor William Clark de la Universidad Johns Hopkins, se ha estructurado desde los centros de poder de EU toda una estrategia guerrerista de dominación y neocoloniaje para prevenir una estampida de la OPEP hacia el euro, como moneda de referencia en las transacciones del petróleo. El control (militar) del petróleo de Irak permitiría a EU desmantelar el control de precios de la OPEP. Esta guerra no tiene nada que ver con ninguna amenaza de las viejas armas de destrucción masiva de Saddam Hussein, ni con terrorismo.

Las injerencias e intromisión que promueve EEUU –con su narco alcohólico presidente Bush— a través del Departamento de Estado, la AID, CIA, NED,  son, con el apoyo mediático onnipotente los golpes suaves o golpes populares que han delatado su inequívoca participación desde el 2000, que para el caso de Europa Oriental, Asia y Latinoamérica se conocieron como: revolución “naranja” (Ucrania), “violeta” (Irak), “Las Rosas” (Georgia), “Amarilla” o “Tulipanes” (Kirguiztan), Lo “Cedros” (Líbano), o más reciente la de “los forajidos” (Ecuador). Y para el caso de Venezuela en el 2004 el golpe petrolero-patronal, el plan Colombia y, más reciente el plan Balboa, que con la llegada de George W. Bush al poder se convirtieron en algunas de las intervenciones más relevantes realizadas con la participación de la Albert Einstein Institution.[La intervención silenciosa de los EE.UU. contra la revolución bolivariana;  ¿Está en marcha una “revolución azul”?]  

* Bibliografía: Camacho Hidalgo, Santiago. “Las cloacas del imperio”, -1° ed. Buenos Aires: El Ateneo, 2004 p. 148-170; 332-345

* SANTIAGO CAMACHO. ESCRITOR Y PERIODISTA.


joseagapo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2191 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: