el juanete hinchadamente adolorido de uribe…

aun en momentos de mas terrible ofuscacion y aprieto mas de uno tendria que saber cual es el verdadero problema o peligro de huir “pateando la mesa”. todo quien por necesidad o estupidez pretenda continuar utilizando esta maradonica estrategia tiene que estar al tanto que este acto puede en realidad acarrear problemas mucho mas graves que el solo tener que caminar con un juanete hinchadamente adolorido. uribe no solo lo hizo sino que peor no lo pude hacer. la desfachatez y el poco aprecio por la esperanza que sembro le servira para que definitivamente la historia le reconozca y le otorgue el protagonico lugar en la sangre derramada por este centenario conflicto. hoy cuando precisamente sus “perros de la guerra” han logrado interceptar las muy trabajosamente alcanzadas “pruebas de vida” que las farc, en acto de “buena fe”, enviaban al presidente de venezuela; colombia y el mundo entero ha encontrado en que lugar de la desgracia se encuentra la identidad de quien realmente mantiene, no solo con este indigno acto, en cautiverio al pueblo granadino. el antecedente mas cercano venido a mi mente sobre esta particular forma de acabar con los aprietos que devienen ante el debate o discusion llevada a cabo en una “mesa”, me remite a los tiempos en que los razonamientos de una colt 45 era la verdadera ley de un territorio sin ley ni razon. cuando los patoteros de mas baja calaña remediaban los problemas del botin o del juego mediante el codigo de la bravuconeria del pistolero. incuestionablemente podriamos decir que el sr. uribe, con su “patear la mesa”, ha pretendido nada menos que re-editar las viejas y desalmadas costumbres de los bandoleros del “lejano oeste”. ha pretendido diligenciarle a ese escupitajo de cowboys, llamado bush, la oportunidad de continuar atentando contra la dignidad de los pueblos al sembrar mediaticamente la idea de que chavez es un peligro para todo el continente. y asi brindarle la oportunidad a los que se autocalifican como los sheriffs del mundo, justificar la implementacion de su aun vigente “ley del oeste”, y arremeter futuramente contra venezuela. de antemano supo bush y uribe que la mesa dispuesta para las negociaciones en realidad serviria para que las oligarquias de america latina y el pentagono echaran una “mano de poker” con el presidente de venezuela. las vidas de todos los rehenes y “secuestrados” serian las fichas que tentarian al presidente chavez para que se sentara y compartiera la suerte de los siniestros y ocultos fines que le tenian deparado. el fin unico de esta desvergonzada estrategia fue solo combatir y emboscar la imagen internacional de su principal enemigo, hugo rafael chavez frias. la esperanza y la calidad humana precisamente hicieron que muchos pensaran en el posible exito de estas negociaciones. mientras no solo colombia encontraba fuerzas para rogar y esperar una chance para la pacificacion; bush y uribe en silencio se encargaban de manipular piezas y jugadas que les permitieran no solo mantener el conflicto armado sino que, en un futuro no muy lejano, cuando se concretara su no obtener el petroleo de irak y buscasen el venezolano, lograr que colombia jugase el mismo triste y desvergonzado papel una vez jugado por el gobierno de honduras en el conflicto de los “contras” y la revolucion nicaragüense. tal sera la expectativa que desde el extranjero mantienen de la oposicion venezolana que el propio imperialismo internacional ha tenido que sacrificar sus principales peones y estrategias. uribe, don juan carlos de borbon (alias “rey”), zapatero, entre otros, infantilmente han tenido que mostrarse tal como son a causa de los arrebatos de la histerica impotencia de su furia. uribe esta vez tiene mas que solo un juanete adolorido. este macabro y vengativo sujeto tendra que soportar y responder ante el pueblo colombiano sobre como ha podido sentenciar al mismo dolor que le tocado vivir tras la muerte de su padre, a tanta cantidad de personas verdaderamente inocentes. la cruda realidad es que el pueblo granadino, gracias a chavez, puede estar seguro que si bien es cierto no se logro el acuerdo humanitario, al menos, supo encontrar quienes jamas lo permitira. waldomunizaga@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2550 veces.



waldo munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor