La privatización de la guerra


El escándalo de la empresa Blackwater, que ha contratado docenas de miles de mercenarios para “prestar servicios de seguridad” a los funcionarios del Departamento de Estado en Irak y Afganistán, ha concentrado mucha atención en lo que se pudiera llamar, “la privatización de la Guerra”. Blackwater USA, empresa fundada por el ultra-derechista “neo-con”, y amigo íntimo de la familia Bush, apenás fue establecida en el año 1997. Sin embargo, ésta empresa privada de seguridad y de servicios militares, ha logrado contratos por encima de los mil millones de dólares con el Departamento de Estado y otras entidades del gobierno estadounidense, para proveer servicios de “protección” a los diplómaticos estadounidenses en Irak. Además de enviar sus propios “mercenarios” a Irak para trabajar como escoltas, Blackwater también entrena más de 40 mil personas al año de los cuerpos militares y servicios de inteligencia de Estados Unidos y varios paises del mundo. Pero Blackwater es solo una de cientos de empresas que hoy en día trabajan para privatizar los servicios de seguridad, defensa, inteligencia, propaganda, y diplomacia de Estados Unidos.

Blackwater mantiene entre 40.000 – 100.000 “funcionarios” en Irak; cada uno con un costo de mantenimiento por encima de los $445,000 al año. A pesar de prestar servicios militares y de seguridad, los empleados de Blackwater no son sujetos a las leyes internacionales que regulan situaciones de Guerra porque son funcionarios de una empresa privada y no de un estado. Además, porque Blackwater tiene su contrato con el Departamento de Estado, un cuerpo de diplomáticos, y no con el Departamento de Defensa (el cuerpo militar), sus funcionarios en Irak no son contados como “soldados”, a pesar de sus acciones y funciones en la vida real. Esta situación ha dado la oportunidad a los Estados Unidos de actuar sin ley y sin justicia en Irak, utilizando a Blackwater como un escudo para masacrar iraquís sin justificación y casí sin consequencias. Ultimamente, Blackwater ha estado bajo la lupa pública por una situación que occurió el 16 de septiembre del 2007, cuando varios de sus funcionarios en Irak terminaron matando a 17 civiles iraquís. Según testigos en Irak, los mercenarios de Blackwater no fueron ni agredidos ni amenazados, simplemente comenzaron a disparar sus armas en contra de un grupo de iraquís que estaban en una cola de tráfico, y terminaron masacrando a 17 personas inocentes. Hasta la fecha, no ha habido justicia niguna para esas víctimas y sus familiares. Y aunque los cuerpos de investigación de la FBI de Estados Unidos estan revisando la situación para determinar alguna culpabilidad, el Departamento de Estado ha dado indicaciones de que otorgaría la inmunidad a todo el personal de Blackwater para que no exista la posibilidad de enjuiciarlos en las cortes domésticas de Estados Unidos. (Algunos familiares de las víctimas de Blackwater han intentando levantar demandas civiles en la corte estadounidense, porque la ley internacional no tiene provisiones ni mecanismos para enjuiciarlos en las cortes internacionales).

Además de Blackwater USA, el gobierno de Estados Unidos contrata a otras empresas de servicios de seguridad para realizar acciones de inteligencia, defensa y seguridad en diferentes países del mundo, incluyendo a América Latina. Esta industria hoy en día vale más de $100 mil millones de dólares. Algunas de estas empresas son:

* DynCorp: Empresa estadounidense conocida por su trabajo (servicios, funcionarios y equipos – aviones) con la “erradicación” de los campos de coca en Colombia. Su contrato más grande en Sur América es para equipar e implementar al Plan Colombia. También ha entrenado y enviado más de 5.000 mercenarios a Haiti, Bosnia, Afganistán e Iraq para proteger a los funcionarios del Departamento de Estado. El gobierno de Ecuador bajo el Presidente Rafael Correa se ha quejado formalmente a Colombia por el daño que DynCorp y sus químicos biológicos han hecho a la agricultura y la naturaleza equatoriana.


* Halliburton: Empresa estadounidense vinculado con el vice-presidente Dick Cheney, quien antes era su director ejecutivo. Hoy, es uno de los accionistas principales. Halliburton opera en más de 120 países y ha sido uno de los más grandes inversionistas en Iraq después de que comenzó la Guerra. Mantienen oficinas y operaciones en Venezuela, Colombia y otros países en América Latina.


* Defense Security Training Service Corporation: Empresa estadounidense que ofrece servicios de seguridad privada y defensa, además de entrenamiento a mercenarios y trabajo de inteligencia y comunicaciones. En América Latina, operan en Colombia, Haití, Panamá y Venezuela.


* Raytheon: Empresa estadounidense especializada en la tecnología de defensa, seguridad e inteligencia. Uno de los cuatro más grandes contratistas de defensa en el mundo (los otros son: Boeing, Lockheed Martin y Northrop Grumman). La empresa tiene más de 73.000 empleados e ingresos alrededor de 20 mil millones de dólares anualmente. Raytheon fabricó el mísil “Patriot” que fue el más utilizado durante la primera Guerra del Golfo en el año 1991. En América Latina, mantiene oficinas en Brasil y Chile y opera en varios otros países del continente. Raytheon desarrolló el sistema de espionaje y monitoreo con radares para la Amazonia.


* Wackenhut: Empresa estadounidense de seguridad e investigaciones (inteligencia) privada. Es uno de los contratistas más grandes del ejército estadounidense y la NASA. La empresa tiene un contrato con el gobierno de Estados Unidos para proteger a los redactares nucleares dentro del país, y suministró funcionarios privados para prestar servicios de seguridad en los Balcanes, particularmente en Kosovo. También Wackenhut fue encargado de la privatización de las cárceles en Estados Unidos, convertiéndo a esa industria en un negocio. La junta directiva de Wackenhut esta compuesta por ex oficiales de la CIA, como Frank Carlucci, ex oficiales del Pentágono y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), entre otras entidades de seguridad y defensa. Durante el golpe de abril 2002 en Venezuela, funcionarios de Wackenhut dieron seguridad al dictador Pedro Carmona Estanga. Actualmente, Wackenhut tiene contratos para servicios de seguridad e inteligencia con la embajada de Estados Unidos en Venezuela, y con entidades estadounidenses en Bolivia. La empresa Group 4 Security (G4S) compró Wackenhut en el año 2002, pero lo vendió el año siguente. En América Latina, G4S opera en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Trinidad y Tobago, Uruguay, y Venezuela.

Además de empresas privadas contratadas por el gobierno estadounidense para suministrar servicios de seguridad y defensa, también son contratadas ciertas multinacionales para ayudar al gobierno de Washington con su trabajo de inteligencia, penetración de la sociedad civil y lo que cínicamente llaman “promocionar a la democracia”. Algunas de estas empresas más destacadas que operan en América Latina son:

* Casals & Associates: Empresa estadounidense con grandes contratos con el Departamento de Defensa, Departamento de Energia, Departamento de Comercio, el Departamento de Estado y la Agencia Internacional del Desarrollo de Estados Unidos (USAID). Particularmente tiene un contrato de $13.3 millones para manejar a la Oficina de Inciativas hacia una Transición (OTI) en Bolivia desde marzo del 2004 (han dado más de 379 “becas” a grupos y proyectos bolivianos), pero también tiene contratos multi-millonarios para manejar a los programas de la USAID en Colombia, Guatemala, Honduras, México, Perú, Ecuador, República Dominicana y Costa Rica.

* Chemonics International: Empresa estadounidense especializada en ejecutar programas de “desarrollo” del Departamento de Estado en el mundo. Es uno de los principales “asesores” privados de la USAID. En América Latina trabaja en Bolivia (con un contrato de $120 millones anualmente hasta el 2011), Honduras, Paraguay, Perú, El Salvador, República Dominicana, Guatemala, México, Guyana y Ecuador, Colombia.

* Development Alternatives, Inc. (DAI): Empresa estadounidense asesor del Departamento de Estado y otras entidades del gobierno estadounidense para administrar sus programas de “democracia” y “desarrollo” en el mundo. Desde junio del 2002, maneja la Oficina de Inciativas hacia una Transición (OTI) en Venezuela con un presupuesto por encima de $20 millones. Ha logrado financiar más de 385 proyectos de la oposición en Venezuela y sigue muy activa con su programa Venezuela: Inciativas para la Construcción de Confianza (VICC). También maneja programas en Brasil, Bolivia, Colombia, República Dominicana y Centro América. DAI estuvo también muy activo en los Balcanes, junto con el gobierno de Washington, para lograr la implementación de varios gobiernos favorables a los intereses de Estados Unidos.

evagolinger@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7799 veces.



Eva Golinger


Visite el perfil de Eva Golinger para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a43460.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO