Gobiernos de USA, con Venezuela, infames y traidores

Los embajadores del país del norte, para engañar ingenuos o gente “culturalmente” predispuesta a que la engatusen dicen, en tono a veces grave, en otros casos con una abierta sonrisa y posando sus brazos sobre los hombros del primero de aquellos que se le ponga por delante, “Estados Unidos, siempre ha sido y seguirá siendo, amigo entrañable de los venezolanos.” Y unos cuantos corren al norte en busca de ayuda, como quien va a La Meca.

Pero tal afirmación, es a todas luces incierta. No sólo por lo que ahora vivimos y conocemos bien, sino por los hechos que registra la historia. Veamos este breve balance.

Cuando Miranda se entrevistó en 1805 con Thomas Jefferson, presidente de aquel país y James Mason, Secretario de Estado, en solicitud de ayuda, nada obtuvo. Le alegaron las buenas relaciones entre ellos y España y la vigencia de un decreto que prohibía a los particulares la exportación de armas.

Desde 1810, los nacientes gobiernos independientes de América hispana, aspiraron establecer formales relaciones comerciales con los norteamericanos. La respuesta a ese deseo la dio bien pronto el Congreso norteño, en el sentido que solamente establecerían vínculos con ellos, cuando hubiesen alcanzado el rango de Estados soberanos e independientes. Esto implicaba algo malsano e injerencista que siempre ha caracterizado la política de la nación del norte, que la calificación la harían ellos, según su conveniencia y en aquel momento, vista sus buenas relaciones con España. Pese a lo que hasta esa fecha habíamos hecho, para ellos seguíamos siendo colonias. Y mientras tanto, se mantendrían neutrales y en sana y provechosa paz, inconfesable contubernio, con el colonizador europeo. ¡Extraño amigo!

El presidente Monroe en 1817, juzgó el conflicto de América meridional, como una guerra civil, no de independencia, entre como afirmara “bandas o partidos que son mirados sin preferencia por los poderes neutrales.” Con lo cual mintió descaradamente, pues mantenían excelentes relaciones con España y entorpecían toda acción emprendida por nuestros combatientes y diplomáticos.

Como prueba de la acusación que hemos hecho, se incluye la invasión de la isla Amelia y la anexión de La Florida. El 25 de julio de 1817, los patriotas venezolanos, por orden de El Libertador, se apoderaron de la isla Amelia, cercana a las costas de La Florida, territorios coloniales españoles. Allí fundaron la República de Fernandina, nombre del puerto de la isla. La intención era usar ese espacio para hostigar las naves españolas que navegaban por esos mares entre Florida y Cuba. Para el 23 de diciembre, los norteamericanos invadieron la isla Amelia y expulsaron de allí a los nuestros; se la anexaron y de paso también toda La Florida, con anuencia de España, por los favores recibidos.

Y todavía podemos agregar que una disposición de 1818, prohibía a los suramericanos cualquier acto, dentro del territorio norteamericano, dirigido a ayudar las guerras de independencia.

Las manifestaciones “amistosas” hacia nosotros y nuestros libertadores, incluye el envío de embarcaciones yanquis con provisiones y armas para el ejército español. En carta del 29 de julio de 1818, dirigida al agente diplomático norteamericano J.B. Irving, en ocasión de uno de los tantos enfrentamientos con los gobiernos de aquel país, Bolívar les acusó de intentar romper el bloqueo que la naciente república nuestra impuso contra España y les dijo, “para dar armas a unos verdugos”. Se refería Bolívar justamente a lo s acontecimientos relacionados con la isla Amelia.

Para cerrar un balance de la conducta de nuestros “amigos” ante nuestra lucha por la independencia, bastaría recordar lo siguiente:

En 1819 se reunió el Congreso de Angostura y se decretó de nuevo la República; Estados Unidos se negó a reconocer tal decisión.

En 1820, cuando el propio gobierno español, a través del Armisticio y Tratado de Regularización de la Guerra, reconoció nuestras fuerzas, nuestros “amigos” continuaron desconociendo al gobierno patriota.

Todavía se negaron a hacerlo para 1821, después de la batalla de Carabobo y la instalación del Congreso de Cúcuta.

Tardíamente, cuando Bolívar ya consolidado en el poder se dispone a seguir la lucha liberadora del sur, el gobierno norteño decidió reconocer a la Gran Colombia.

Cuando Juan Vicente Gómez, traiciona su compadre Cipriano Castro - quien salió en busca de cura a sus males- y se adueñó del poder para satisfacer las demandas del gobierno americano, éste no tardó en enviar a La Guiara tres buques de guerra, El Maine, Des Moines y North Caroline, para apoyar el golpe de estado. Y nos impusieron un régimen tribal y bárbaro por largo tiempo.

Y la lista de atropellos, injusticias, injerencias y omisiones es más larga. De modo que la inamistosidad actual contra el gobierno del Presidente Chávez, tiene antecedentes muy ligados a nuestra brillante historia y a la actuación de nuestros héroes.

Mal puede considerarse la política de aquel país amiga nuestra desde los primeros momentos de la lucha por la independencia, como dicen con cinismo sus embajadores y diplomáticos, habiendo asumido la conducta arriba expuesta. Pero siempre hay gente presta a creerles el cuento.

pacadomas1@cantv.net





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2340 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a38497.htmlCd0NV CAC = Y co = US