El acné de la rebelión de los chicles

Para los perdidos y famélicos especímenes “líderes” de la oposición lo ideal hubiera sido que estos “come chicles” (como seguramente los estarán calificando) no se dejarán arrastrar tanto por la irreverencia de sus hormonas, y aceptaran que lo concerniente al enredo con RCTV se trata, para ellos, solo la exclusividad de crear el alboroto suficiente para que el “zorro” y el “de boca en boca” vuelvan a la vida. Y no el de ir haciéndose la ilusión que lo coyuntural de lo que ahora acontece, es motivo suficiente para pretender que la oposición necesita relevos urgentes.

Estos oscuros y despreciables personajes están viendo que la probabilidad por continuar siendo las mejores fichas que tiene el extranjero para ver la salida de Chávez del poder, se está debilitando a medida que transcurre su creciente anonimato en estas últimas actividades reaccionarias. Esta vez no se trata del que “duerme con niños amanece orinado” se trata de “el que se junta con cojos a la semana cojea”. Esto último seguramente ha servido para que buena parte de los que ahora capitalizan cierto poder de convocatoria, seriamente se estén preguntando si es estratégico y conveniente el continuar delegando la capitalización del liderazgo en personajes tan desacreditados y a los que nadie hasta ahora ha echado de menos. Granier, astuto zorro que le encuentra pelos hasta una bola de billar, seguramente ya estará manoseando las maneras cómo aliarse a este nuevo grupo de nóveles personajes, promediando la construcción de un nuevo movimiento político que resulte un poco más serio y “racional” que el empírico parapeto de Manuel Rosales.

A todas luces el “gran” norte ha decido implementar estrategias de desgastes para Venezuela. Pretenden conducir el caos mediante planes diversos, que les permitan socavar la tranquilidad diaria del venezolano. La hostilización consistirá indudablemente en importar el problema de los paramilitares del vecino país hasta nuestros propios predios, aunado por un descomunal recrudecimiento de la campaña sucia contra todos los personajes del gobierno a quienes se les sospeche hechos de corrupción. Si bien, hasta ahora, el sector estudiantil les ha permitido la bulla necesaria para que lo de RCTV no haya pasado bajo la mesa, con ellos no existe la seguridad ni la garantía de que a la larga no degeneren bajo su misma inexperiencia y caigan en el agotamiento de una momentánea ebullición juvenil. Por lo tanto, si bien no pueden despreciar del todo el liderazgo político de la Cuarta República”, tampoco pueden esperar de él más que su agotado y desacreditado actuar. Al menos podrán servir, y aunque no sea muy propio decirlo, “para darles de comer a los leones”, e iniciar una escalada de sicariato selectivo.

Para su creciente frustración, la banda de los Halcones del Pentágono, se encuentran sumamente alarmados al estar viendo como la popularidad del gobierno de el presidente Chávez, dentro y fuera del país, le ha permitido no sólo defenderse exitosamente sino que ha logrado contraatacar haciendo blanco sobre uno de los puntos neurálgicos de la pretensión hegemónica del imperio. Gracias a lo sucedido con RCTV algunos gobiernos latinoamericanos, con verdadera dignidad soberana, están seriamente repensando las continuas y evidentes intromisiones políticas por parte de los grandes y poderosos medios de comunicación social (ligados a los monopolios internacionales), y desde ya comienzan ha reconsiderar la supuesta invulnerabilidad de estos medios.

waldo.munizaga@corpomaracaibo.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3236 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor