Noviembre de resistencia y victorias antiimperialistas

«Ha valido la pena luchar, resistir y mantenerse en victoria. Ha valido la pena plantarnos de pie al imperio», decía, en agosto pasado, el Presidente Nicolás Maduro y contextualizaba: «Nosotros llevamos años reunidos con todos los sectores de la oposición hablando de paz, respeto a la Constitución, de cronograma electoral y de la necesidad del voto, así como el levantamiento de todas las sanciones y el cese al intervencionismo extranjero», finalizando su intervención ante los medios, resaltando su victoria que es la victoria del pueblo venezolano como un todo: «Lo que sucedió ayer [Mesa de diálogo en México] fue extraordinario para la paz y el diálogo del país (…) Después de tanto esfuerzo, lo logramos. Cuando se abrió esta posibilidad lo tratamos con paciencia hasta que se concretó». ¡Enseñar Democracia –a los imperialismos de EEUU y Europa- no es tarea fácil! Venezuela, ya alcanza su mayoría de edad (21 años) en esa difícil tarea, ni que hablar de Nicaragua (37 años) y menos imaginar a la Cuba Revolucionaria, que ya casi alcanza la edad de «Sleepy Joe». 

  Una pantomima de «democracia», como la que padecen las y los estadounidenses, que tan solo beneficia a los grandes millonarios; los cuales, son los únicos que pueden postularse para ejercer los altos cargos de la República imperial, en la que solo se convoca al pueblo NO para elegir un Presidente, sino para elegir un Colegio Electoral, que será –en definitiva- al que le toque elegir al Presiente de la República. Así es, la pantomima de «democracia» que rige en los Estados Unidos, vendida al resto del mundo como –supuestamente- «ejemplar» y paradigmática, todo un fake news que debemos desmontar. Supuesta «democracia»: «Transparente y verificable», tanto que Donald Trump pudo desnudarla y presentarla al mundo como falsa democracia, corrupta y nada transparente. Nada que ver, con aquella definición de Democracia que diera uno de sus presidentes y fundador del partido Republicano, Abraham Lincoln, en su discurso de Gettysburg (1863), que la definió como: «El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo», hoy, transmutado en gobierno de solo una parte -muy insignificante- de ese pueblo: los millonarios. 

  Se trata de un modelo de supuesta «democracia», que ha fracasado en su intento de convencer al mundo de ser una democracia ejemplar. Muestra de ello, es su proceso electoral presidencial. Éste, tarda 90 días en informar a sus participantes los resultados de dicho proceso. La votación ocurre en noviembre, se reúne el Colegio Electoral en diciembre, y se emiten los resultados en enero. Toda una pantomima de supuestas elecciones, las que presentan los medios de comunicación occidentales como el modelo a seguir por los países del mundo. Una pantomima de supuesta «democracia», que restringe el voto a su población afrodescendiente, lo niega a su población en prisión y que hace serios intentos por privar de ese elemental derecho humano a su población latina. Una pantomima de «democracia», que apoya, financia y promueve golpes de Estado con empresarios y militares corruptos para que se hagan de gobiernos que les garanticen sus intereses de ultramar. «La conspiración del golpe fracasó y Allende fue declarado Presidente. Después de su elección, la CIA y los agregados militares mantuvieron contactos con militares chilenos con el fin de recopilar información. Esos contactos se dirigieron a animar al ejército chileno a reaccionar en contra de Allende», señala el Informe Church, 1975, sobre la investigación del Senado de EEUU que indagó sobre las actuaciones de los funcionarios gubernamentales en dicha conspiración para propiciar el cambio de régimen del gobierno democrático presidido entonces por el Dr. Salvador Allende, en Chile. «Estados Unidos ha sido una democracia imperfecta desde que se fundó: estaba manchada, desde el principio, por eliminar a casi toda la población indígena, por la esclavitud, y luego por las leyes Jim Crow», afirma David Remnick, director de la revista ‘The New Yorker’, en octubre de 2020. 

  La palabra democracia, no aparece en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, mucho menos en su Constitución, y no lo hace como un descuido de los llamados padres fundadores del régimen imperial; sino por su temeridad a toda posibilidad de que los pueblos puedan ejercer funciones de gobierno, a esa posibilidad le llaman: «anarquía» pues les genera mucha piquiña. Por ello, los Estados Unidos, no se rigen por lo que decida la mayoría de su población, sino sólo y tan solo por lo que decida el Complejo Financiero, Industrial y Militar o lo que es lo mismo: las grandes Corporaciones Transnacionales. «Democracia de Mercado», la llama «Sleepy Joe» y nos preguntamos: ¿Cuán democrático puede ser el mercado? A sabiendas que los mercados mundiales, se encuentran en manos y están al servicio de las grandes Corporaciones Transnacionales y la economía del planeta está al servicio del Uno por ciento (1 %) de la población mundial, que concentra toda esa riqueza, según nos lo recuerda la Dra. Pascualina Curcio, en su obra: «La mano visible del mercado. Guerra Económica en Venezuela (2012-2016)». ¿Realmente, eso se puede llamar democracia o es más apropiado llamarlo: pantomima de «democracia»? Peor aún, lo existente en Europa con sus monarquías antiquísimas en donde los reyes no son electos por nadie, sino por la gracia divina de un dictadorzuelo del pasado, que les delegó a sus familiares y herederos esa fortuna. Y es esa Europa, la que se da el tupé de pretender dar lecciones de democracia a quienes consideran aún, sus colonias de ultramar. 

  El mundo real, ese que viven los pueblos del Sur de la América, desnuda esa falsa realidad y refleja que la democracia verdadera y auténtica sí existe, es posible y es tan verificable como transparente. No es una pantomima, como ha pretendido presentar Joseph Biden, «Sleepy Joe» o Joe «el dormido» a las elecciones –recientemente- realizadas en Nicaragua. ¡Abre los ojos Joe, despierta! No te dejes engañar por la CIA y sus fake news sobre lo ocurrido –verdaderamente- en Nicaragua. Es totalmente falso, lo dicho por un medio de desinformación como lo es el ABC de España: «La elevadísima abstención del 81,5% en Nicaragua marca la cuarta reelección de Ortega» (08-11-2021). Sustentando, esa desinformación en la ONG: Urnas Abiertas, cuyo financiamiento proviene de los propios gobiernos de EEUU y Europa. A sabiendas, que las ONG las han pervertido los imperios de EEUU y Europa, transformándolas en quintas columnas o instrumentos de guerra imperialista. Muy pocas, se han salvado de esa realidad. La verdad verdadera, es que Nicaragua cuenta con un Consejo Supremo Electoral, un órgano independiente del Poder Ejecutivo. Institución, con que NO cuentan los Estados Unidos y menos la Corte del Reino de España pues el Rey lo decide todo. Ese Consejo Supremo Electoral, que rigió el proceso soberanamente, libre e independiente en Nicaragua, dictaminó que del padrón electoral conformado por 4.478.334 votantes, mayores de 16 años de edad, participaron con sus votos efectivos el 65,34 por ciento, el más alto nivel de participación electoral alcanzado -hasta ahora- en proceso electoral alguno realizado en Nicaragua. Apréciese que, en esa soberana Nación, ya se han realizado 49 elecciones desde la llegada de la Revolución Sandinista (1984), y compárense con las realizadas en EEUU o el Reino de España, como barómetro para decidir en dónde se ubica –verdaderamente- la democracia y no precisamente la representativa o de las élites. Correspondiéndole, la victoria a la dupla: Daniel Ortega y Rosario Murillo, con el 75,87 por ciento de los votos emitidos por ese 65,34 por ciento de participantes en el proceso electoral, ratificando así una derrota aplastante de la fórmula del Frente Sandinista de Liberación Nacional contra los candidatos de las fórmulas presentadas por el gobierno de los Estados Unidos, léase: el Partido Liberal Constitucionalista, la Alianza por la República (APRE) y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), todos partidos de derecha. Lo dicho por «Sleepy Joe», en su bostezo apenas abrió los ojos y la CIA le informó sobre lo ocurrido en Nicaragua, no es más que una de esas pantomimas que acostumbra la derecha utilizar, cada vez que pierde una elección y grita: ¡Fraude! 

  Nicaragua, se constituye en el primer nocaut que le producen los pueblos del Sur a los imperialistas de EEUU y Europa. Abra los ojos, «Sleepy Joe», tu nivel de aprobación popular -según algunos estudios de opinión- va en picada, descendiendo del 51 por ciento que tenías en enero al 35 por ciento que ahora tienes, mientras la popularidad de Donald Trump se mantiene como hace un año atrás y puja al alza ante la fracasada gestión de Joseph Biden. La economía estadounidense está en recesión, existe desabastecimiento, la inflación en alza y el desempleo boyante. Un escenario apocalíptico como ese que viven los estadounidenses, solo vislumbra la vuelta del fascismo en el mediano plazo. Y es, en ese escenario en que los imperialistas de EEUU y Europa se han planteado la batalla por el cambio de régimen en Nicaragua, Cuba y Venezuela, el ALBA-TCP. Obviamente, los informes que está remitiendo la CIA a «Sleepy Joe» tienen piquete y no tienen nada que ver con las realidades que viven esos pueblos. Las sanciones coercitivas y criminales, el bloqueo financiero-comercial, la agresión a las monedas nacionales y las acciones terroristas contra la vida de esos pueblos; obviamente, han hecho mucho daño, pero no han alcanzado su objetivo de implosionar las realidades políticas de esos pueblos y gobiernos revolucionarios del Sur de la América. Para el venidero 15 de noviembre, «Sleepy Joe» pretende caotizar a Cuba y propiciar uno de los sueños predilectos del dormido Joe: derrocar a la Revolución Cubana. Ni Twitter y mucho menos Facebook, convertidas ambas plataformas tecnológicas en instrumento de guerra imperialista podrán lograr ese objetivo de derrocar a la Revolución Cubana. ¡Fracasarán, como lo han hecho en Nicaragua! Lo virtual, no puede transformar el mundo real. Los pueblos conscientes, existen y son reales. Fidel, no se equivocó en su diagnóstico. Quienes representan la democracia de mercado: «…representan a un mundo que sucumbe, representan a un mundo en decadencia, representan un sistema social caduco, representan normas de vida condenadas a desaparecer. Están condenados por la historia; la historia, los condena a la desaparición, la historia natural del hombre, la historia natural de la sociedad humana, los condena a la desaparición» (Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz en el homenaje que le tributara la CTC revolucionaria y el Movimiento Nacional por la Paz, con motivo de habérsele otorgado el premio “Lenin por la paz", efectuado el 19 de mayo de 1961). ¡Cuba, los derrotará este 15 de Noviembre!

  En Venezuela, la situación política que les espera a los imperialistas de EEUU y Europa no es para nada distinta que las existentes en Cuba y Nicaragua. El 21 de noviembre, las fuerzas patrióticas y bolivarianas agrupadas en el PSUV y el Gran Polo Patriótico «Simón Bolívar», tienen claro el propósito de arrollar –masivamente- las fuerzas contrarrevolucionarias imperialistas. Es la hora de los pueblos, para cobrarles las penurias, muertes y sufrimientos causados por las sanciones criminales imperialistas, el bloqueo financiero-comercial, invasiones paramilitares, el saboteo a los servicios públicos: electricidad, agua, gas, telecomunicaciones y transporte, en fin, calidad de vida que fue destruida por quienes se ufanaron en propiciar el cambio de régimen en beneficio de los imperialistas de EEUU y Europa, léase: Leopoldo López, Juan Guaido, Henry Ramos Allup, Julio Borges, Manuel Rosales entre otros criminales de guerra y sus partidos políticos: Voluntad Popular, Primero Justicia, AD y un Nuevo Tiempo. Acciones todas de guerra, que fueron repelidas y resistidas por el pueblo venezolano en unidad con su Gobierno, Policía y Fuerza Armada Nacional Bolivariana. A la cabeza de esta gesta libertadora, el Hno. Presidente Nicolás Maduro, el Gran Timonel de la Revolución Bolivariana, que se iguala en magnanimidad con Sandino-Daniel y Rosario, Fidel-Raúl y Díaz Canel, Bolívar y Chávez. Aunque, los oposicionistas se disfracen como se están disfrazando con sus más de 60 mil candidatos y candidatas incluidos los traidores de la APR o PCV, éste pueblo les va a cobrar con suficientes votos su maledicencia y odio en contra de la venezolanidad.  Ni una sola gobernación, alcaldía, legislatura o concejo municipal puede quedar en manos de los enemigos de la Patria pues la anti patria, desde esos espacios que lograse conquistar, arremetería de nuevo contra Usted, su familia, el país, en fin, contra la Nación como un todo. Este 21 de noviembre, debemos convertirlo en un día de victoria plena de la Democracia Participativa y Protagónica del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo. ¡Venceremos! 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 654 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI