Historia viva

Guerra Fría "antiterrorista"

El asunto del "antiterrorismo" norteamericano sobre pasa los límites de la sindéresis, ya no importa el desarrollo de acciones especiales encubiertas como lo hizo EEUU durante la Guerra Fría en todo el mundo, ahora el descaro de operaciones abiertas y declaraciones flagrantes superaron los tiempos de la discreción y el asunto diplomático. Un criminal básico como Jordan Gaudreau, que planificó la infiltración con propósitos terroristas en Venezuela no se diferencia de lo ignaro y petulante que es el presidente Donald Trump quien señaló "si queremos invadimos con un ejército" como si se tratara de una pequeña e insignificante nación, o sacar con un mondadientes un pedazo fastidioso de hebra de carne de entre los dientes.

Igual Estados Unidos determina cuál nación es o no es terrorista e incluir en la lista policial represiva del Departamento de Estado a Cuba o cualquiera que le parezca, tan solo aplicando las leyes que ese Estado ha aprobado para su propio beneficio, pero con una aplicación extraterritorial sin que ningún ente multilateral o convenio internacional tenga que ver en ese asunto. Un absurdo en estos tiempos de avances en alta diplomacia y política internacional.

Lo que dicen los manuales antiterroristas del gobierno norteamericano, es un autorreconocimiento de su proceder terrorista en el mundo, ellos mismo se describen y caracterizan. Noam Chomsky lo cita en su libro "Hegemonía o supervivencia" cuando el Manual del Ejército de los EEUU define terrorismo: "empleo premeditado de la violencia o amenaza violenta para lograr objetivo de naturaleza política, religioso o ideológica (…) mediante la intimidación, la coerción o la siembra del miedo." Los comentarios sobran.

Pero lo peor es que a quienes el gobierno de EEUU acusa de "terroristas" es a las naciones que con más intensidad ese gobierno ha hostigado con ataques terroristas, como el caso de Cuba y ahora Venezuela, quienes entre otras gestiones han promovido los acuerdos de paz logrados en Colombia en 2016 y que el presidente Duque ha pateado insistentemente para rendir pleitesía a la política guerreristas de los Estados Unidos.

Antecedentes

Nada es más común para la historia contemporánea de Estados Unidos que su política de exterior guerrerista, luego de 1945 encontraron la excusa perfecta para implantar la Guerra Fría después de la II Guerra Mundial. Esa lógica bipolar, que tuvo doble sentido, por un lado la amenaza militar que percibían de la Rusia socialista y el bloque de países comunistas, que dio salida a la venta de la producción de su industria militar, para ello fue necesario crear y fomentar guerras y por otro lado la "demencial" percepción de riesgo constante hasta hacerla paranoica, como lo demostró el senador Douglas MacCarthy en los primeros años de la década de los 50s. Clínicamente fue y es una conducta "bipolar" no solo por el enfrentamiento de la amenaza soviética sino que tuvo visos demenciales como referí.

Pero esa paranoia no terminó con Maccarthy, tuvo una nueva fase más terrorista cuando el presidente Eisenhower designó "en 1955 a (Nelson ) Rockefeller … como Presidente del Grupo de Coordinación de Planes que incluía al Subsecretario de Estado, el Director de la CIA y otros altos funcionarios del Gobierno para la "coordinación de la guerra económica, psicológica y política y las actividades de información extranjera"[1], según el Memorando de Douglas Cater (Asesor de Seguridad) al Secretario de Estado Rusk , fechado en Washington , 9 de noviembre de 1961. Actividades que se extendieron a lo largo de los años sesenta hasta hoy, aunque menos frenética y demencial como fue cuando MacCarthy, hasta que llego Donald Trump que la ha hecho más paranoica que en ningún tiempo anterior, dada su vocación de "talk show man", superó a Ronald Reagan en estilo y cachaza.

De manera que esta política guerrerista, más que una circunstancia coyuntural es una doctrina política al servicio de los intereses de la industria militar estadounidenses y del dominio de territorios para la espoliación de los recursos naturales y sobre todo energéticos del mundo.

Ya no existe la Unión Soviética como "amenaza comunista", pero si existe Cuba como amenaza "terrorista" y Venezuela como "narco estado" cuando en las narices de los Estados Unidos, el narcotráfico colombiano pone los polvos de la droga en territorios norteamericano con el aval de la DEA para realizar supuestas acciones encubiertas que deja manos llenas de millones de dólares en esos funcionarios del Estado norteamericano.

La DEA usa a los mismos narcoterroristas para financiar acciones de terror contra Venezuela desde Colombia, como quedó demostrado en la fallida Operación GEDEON y cuyo Estado ha recibido millones de dólares para financiar la eliminación de los cultivos ilícitos y curiosamente estos han aumentado especialmente durante el gobierno de Ivan Duque.

Campañas mediáticas intensas que distorsionan la realidad o la desinforma para una interpretación favorable al poder hegemónico y su alter ego jurídico. Ni Cuba ni Venezuela realmente son una amenaza a ningún país, sin embargo se decreta desde el "poder global constituido" como "una amenaza inusual y extraordinaria" y se generan toda clase de subterfugios legales para que ello se exprese jurídicamente y se operen intervenciones violentas y terroristas unilaterales que intentan incrementar los niveles de violencia y así justificar la intrusión externa a objeto de "poner orden" en el Estado nación que no está plegado a los designios del poder global.

En Estados Unidos desde 2001 se han aprobado sucesivas leyes "antiterroristas" como la Ley Patriota I y II, cuyos propósitos no están definidos, "pero cuyo objetivo era permitir que el gobierno de Estados Unidos haga cualquiera cosa y atropellar con absoluta impunidad cualquier derecho…castigar y perseguir actos terroristas en EEUU y en todo el mundo …asumía poderes extraterritoriales que nadie le había conferido."[2] como lo señala el historiador venezolano Vladimir Acosta.

Estados Unidos, su Departamento de Defensa y toda su estructura militar van a justificar su sentido militar contra Cuba como lo han hecho durante 60 años, no obstante, la estela de fracasos, igual seguirán hostigando a Venezuela, pues no se trata de un asunto de corto plazo, como lo ha demostrado la propia historia de ese país. Igualmente, esto países seguirán resistiendo y corrigiendo tácticas de guerras populares prolongadas como la que Estados Unidos enfrentó en Vietnam.

Hace más de 60 años Estados Unidos usó a Colombia para la "defensa del hemisferio occidental" en la guerra contra Corea a cambio de soportes financieros y otros auxilios, igual como lo hizo Eisenhower que envió a sus mejores asesores a negociar con Colombia entre ellos Milton Eisenhower (hermano del presidente Eisenhower) y Nelson Rockefeller, hoy Trump no repara en enviar a sus mejores asesores de seguridad para palpar el territorio con propósitos advenedizos de alto riesgo para la paz continental. Desde hace mucho tiempo lo han previsto, y por eso las bases norteamericanas en Colombia.

El problema para los Estados Unidos, no es que pueda, es más bien un asunto de medición y pulso de correlación de fuerzas una vez avancen en territorio venezolano, ¿cómo salir? cuando los venezolanos han mostrado musculatura contraofensiva masiva en una guerra irregular como les ha tocado vivir los últimos 20 años.

A eso se agrega el potencial militar ruso y chino emplazado en Venezuela y por supuesto los correlativos políticos en el tablero mundial donde China tiene herramientas económicas que puede poner en juego para imponer su política de convivencia pacífica en el mundo.

Por ahora designar a Cuba "terroristas y a Venezuela "norcoestado" no es más que una fanfarronada norteamericana, parte de la guerra psicológica para vestir la proyección de acciones militares o paramilitares terroristas contra esos países. Amanecerá de nuevo sobre el equinoccio de las noticias que ya son historia.


[1] Disponible en : https://history.state.gov/historicaldocuments/frus1917-72PubDipv06/d59

[2] Acosta Vladimir (2017) El monstruo y sus entrañas. Editorial Galac. Caracas.Venezuela.p.p717 -718


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 746 veces.



Aldemaro Barrios


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor