Oportunas y graves las advertencias dadas por el camarada Freddy Bernal, sobre la nueva "Bahía de Cochinos" que pretende la derecha en Venezuela

Ciertamente, una de las fallas estructurales que afronta el Gobierno Bolivariano (primero con Chávez y ahora con Nicolás Maduro) tiene que ver con el frente comunicacional. Sin embargo, tenemos algunos cañones y algunas personas que han venido haciendo un trabajo, y apuntan las líneas por las que comunicacionalmente deberíamos enfocarnos, desde mi modesta opinión.

Entendiendo que la batalla actual que se libra en Venezuela está mucho más enfocada en el plano internacional, quiero desde aquí hacer un reconocimiento público al canal Telesur y a su presidenta, Patricia Villegas, por tan extraordinarios reportajes, trabajos, investigaciones que han venido realizando en los últimos tiempos. Lamentablemente, no ha sido uno de los más potentes cañones comunicacionales con los que cuenta la Revolución Bolivariana.

Expresó esto porque salvo la ciudad de Caracas, la señal de Telesur no es de señal abierta en el resto del territorio nacional. La única manera de ver tan maravilloso canal es a través de las empresas de televisión por cable (las cuales en su inmensa mayoría, no comulgan con el actual gobierno de Nicolás Maduro) lo que constituye una vulnerabilidad ante un escenario de conflicto como el que vivimos actualmente.

Luego de haber monitoreado parte de la sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del pasado jueves 28 de febrero de 2019, tuve la oportunidad de observar un impecable trabajo periodístico de Madelein García, llamado "El Punto sobre la I", donde a mi juicio, desde el punto de vista de lo técnico, del contenido, de los analistas (tuvo a María Alejandra Díaz, quien ha tenido unas impecables intervenciones públicas, en esta última semana que recomiendo prestar muchísima atención) que es lo que debería tomarse como líneas por parte de canales como VTV y RNV, como una modesta sugerencia.

Entiendo que parte de la táctica tanto de VTV como de RNV sea establecer algunos elementos de "entretenimiento" para crear un "gancho" con los televidentes. Pero a veces nos "pasamos de maraca", como se diría coloquialmente. Ciertamente no podemos saturar de programas de opinión y política a una población con altos niveles de stress y de tensiones producto de las operaciones psicológicas del enemigo, pero tampoco podemos dejar amplias franjas de espacios comunicacionales vacíos, solo rellenados por redifusiones de programas que ya se han visto, y que también aburren a los usuarios y usuarias. Hay que hacer un mayor esfuerzo por lograr un equilibrio entre el entretenimiento y la información.

Pero no es de ello lo que quiero referirme en estas líneas, sino de temas que, a pesar del asueto de carnaval, no podemos descuidar en lo más mínimo.

En el día de ayer, viernes 01 de marzo, al inicio de la edición estelar del noticiero de Telesur, la periodista Tatiana Villegas entrevistó a Freddy Bernal, protector del estado Táchira, presidente de Corpoandes, miembro de la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) e integrantes del Alto Mando político y militar de la Revolución, quien hizo importantes denuncias sobre los nuevos planes de incursión armada sobre territorio venezolano.

Bernal no es cualquier cuadro, sino que es uno de los mejores no solo por sus capacidades y su preparación ideológica, pero también militar, que nadie se llame a engaño. No en balde, ha sido declarado objetivo militar del paramilitarismo colombiano, y lo conocen en el argot que manejan estos grupos mercenarios y criminales con el apodo de "Chucky". Por algo será.

Pues bien, Bernal denunció a través de las pantallas de Telesur, la presencia de no menos de 435 personas en los hoteles Bolívar, Caravana y Cavalier de Cúcuta (Colombia) que forman parte del paramilitarismo colombiano. Y no solo ello, sino que dentro de ese grupo de personas, hay una importante cantidad de militares desertores de nuestra FANB, que planifican y preparan nuevas operaciones de incursión a territorio venezolano, que les dote del casus beli necesario para justificar la invasión militar por parte de EEUU a Venezuela.

Lo más grave no es esta situación develada por Bernal, la cual en su debida oportunidad fue advertida por el presidente Nicolás Maduro a comienzos de este año, y tomando en cuenta la difusión realizada por la misma derecha, a través de difusión de audios a través de plataformas como zello, whatsapp, telegram y otras, que la supuesta asistencia humanitaria que ingresaría a Venezuela estaría "custodiada por militares venezolanos" (evidentemente se trata de estos desertores). Si no que los mismos estén siendo financiados nada más y nada menos que por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), instancia que más bien debería abogar por la solución pacífica de la actual coyuntura en el país.

Asimismo develó Bernal que este grupo paramilitar que se prepara en Colombia, estaría bajo las órdenes de Clíver Alcalá Cordones, uno de los militares traidores a su juramento y actor fundamental dentro de los planes en contra de Venezuela.

Lo señalado por Bernal (y dichas declaraciones pueden ser vistas completas en mis blogs www.juanmartorano.blogspot.com y www.juanmartorano.wordpress.com ) confirman lo que en anteriores artículos, parafraseando el "Oráculo del Guerrero" de Lucas Estrella advertíamos. Obtuvimos una importante victoria el 23 de febrero de 2019 que nadie puede arrebatarnos. No obstante, no envainemos nuestra espada, pues nuevas batallas se avecinan en el horizonte.

De igual manera, también hay que tomar debida nota de las advertencias de la profesora Luisana Colomine, quien en su más reciente artículo nos develaba de como en el accionar de estos mercenarios lanzan maniobras de distracción, donde se espera el ataque por un flanco, y el mismo es lanzado por el otro. El mejor y más reciente ejemplo que colocó la profesora Colomine fue durante la realización del concierto "Venezuela Aid Alive" en Cúcuta (Colombia) mientras que oficialmente la operación militar de incursión de la supuesta asistencia "humanitaria" se iniciaba por Santa Elena de Uairén (Bolívar). Esto no podemos obviarlo, y más con la existencia de actores infiltrados por servicios de inteligencia como la CIA, Mossad y el MI6, dentro de organizaciones indígenas como el Consejo General de Caciques del pueblo Pemón, y la denominada Guardia Territorial Pemona.

A todo ello, no podemos dejar de señalar en estas líneas el show que pretende montarse el lunes de carnaval, 4 de marzo de 2019, con la supuesta llegada de Juan Guaidó a Venezuela. Pretenden empañar el carnaval, y además desplegar una nueva operación de falsa bandera, para legitimar los planes de derrocamiento del actual Gobierno Nacional e intervención de Venezuela.

La no tan nueva modalidad de guerra que se pretende contra el país, se implementó hace un poco más de 57 años, si no me equivoco, cuando un grupo de mercenarios cubanos entrenados por la CIA y liderados por el agente Luis Posada Carriles, procedieron a la invasión de "Palaya Girón" o "Bahía de Cochinos", con el respaldo del gobierno de EEUU de aquel entonces. Experiencias como estas fueron implementadas también en el caso de Siria con ISIS, y pretenden reeditarlo ahora con Venezuela.

De ahí también cabe tomar en cuenta las advertencias dadas por nuestro embajador en la ONU, Samuel Moncada, durante su discurso en el Consejo de Seguridad; las declaraciones de la Vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, y el canciller ruso, Seguéi Lavrov, el cual señaló que de acuerdo a informaciones de inteligencia que maneja su gobierno, EEUU estaría proveyendo de armas a grupos irregulares apostados en países vecinos a Venezuela.

De igual manera, no hay que perder de vista la advertencia de la analista María Alejandra Barreto, quien a través de un impecable análisis a las amenazas a la seguridad de Venezuela vista desde Colombia, indicó que los meses más peligrosos para la actual coyuntura serían marzo y agosto del presente año.

En ese sentido, no voy a extender mucho más estas líneas, y voy a cerrarlas con las líneas dadas por el Presidente de la República, y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Nicolás Maduro Moros:

1.- Nervios de Acero.

2.- Calma y Cordura.

3.- Máxima Conciencia y Movilización Permanente.

¡Leales siempre! ¡Traidores, nunca!

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1323 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a276594.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO