Relanzamiento del Colonialismo: los 13 de Lima, Pompeo e Iván Duque

A propósito de la descolonización (III)

"Con Guaicaipuro, Paramaconi, con Anacaona, con Hatuey hemos de estar y no con las llamas que los quemaron, ni con las cuerdas que los ataron, ni con los aceros que los degollaron ni con los perros que los mordieron".

José Martí

Nuevamente el Imperio Gringo arremete contra la dignidad de la Patria Venezolana, utilizando a sus acólitos lacayos: los autollamados grupo de Lima, liderados por míster Pompeo, emisario directo del magnate Donald Trump y el títere mayor, Iván Duque, poniendo de relieve el relanzamiento del colonialismo en nuestro continente. A estos 13 gobiernos, vendidos a los perversos designios demoniacos del imperio Estadounidense, se niegan deliberadamente a entender, que Venezuela es la Patria de los Héroes libertadores de naciones, que regaron su sangre, para darle VIDA y PATRIA a los neogranadinos, ecuatorianos, peruanos, bolivianos, panameños y por su puesto a los venezolanos. Parece que a los lacayos se les olvida ese enorme detalle o se hacen los olvidados a cambio de venderse al imperio, por jugosas sumas de billetes verdes, deshonrando la PATRIA DE BOLIVAR.

A propósito de las indignantes declaraciones del genuflexo presidente colombiano, en fiel demostración de servil obediencia a su jefe norteño míster Pompeo, y a Donald Trupm, por supuesto, no es por ignorancia ni desconocimiento histórico del fulano Iván Duque, es precisamente la clara demostración del colonialismo en pleno relanzamiento en el Continente Abya Yala, es pretender humillar a los pueblos, es cumplir una orden emanada desde la Casa Blanca y el Pentágono, que este vasallo debe efectuar, para tratar de mantener y sostener el colonialismo, en lo que los gringos insolentemente llaman "su patio trasero", y ofender la dignidad histórica del pueblo venezolano y demás pueblos libertados por la espada del gran Libertador Simón Bolívar.

Es por eso que ahora más que nunca debemos forjar el sentido más profundo de PATRIA, entender que cada día nos roban el alma, nos quieren des-espiritualizar, nos quieren robar la historia y mostrar lo más falso para engañarnos. Nos quieren ahora traer espejitos para cambiarlos por lingotes de oro y barriles de petróleo, estamos en una guerra, que es la misma que hemos tenido desde hace más de quinientos años, en la que no debemos darle tregua al enemigo imperial norteamericano. "UNIDAD, UNIDAD, UNIDAD DEBE SER NUESTRA DIVISA", nos dijo Simón Bolívar: el Libertador de Abya Yala. Debe ser para los pueblos del Continente, motivo de reflexión y estudio de nuestra historia, insistimos en esto porque si nos dejamos quitar la historia jamás seremos libres y los esfuerzos de nuestros héroes, por darnos Patria, no permitiremos que sean banalizados por nuestro acérrimo enemigo: el Imperio Estadounidense.

Durante la conquista y la colonización no hubo tregua, no fue una época tranquila en la que sucedieron virreyes, capitanes y otros funcionarios reales: fue un largo proceso de profundos antagonismos donde hubieron sublevaciones, conspiraciones, traiciones, alzamientos, crímenes y saqueos, donde la lucha de resistencia por parte de los naturales se mantuvo presente, los combates se dieron en manifiesta decisión poniendo como ofrenda a la PATRIA GRANDE, su sacrificio y su sangre, por no dejarse arrebatar la libertad y el territorio, pues en este espacio de tiempos históricos, están fundadas las raíces de las luchas que desembocaron tres cientos años más tarde, en el frustrado proceso independentista encabezado por el Libertador Simón Bolívar. Y fue frustrado por la intervención de los que el "Duque" colombiano llama "los padres fundadores de los Estados Unidos". Ellos fueron los responsables de la caída de COLOMBIA LA GRANDE, la que fundó Bolívar en Angostura (VENEZUELA) el 15 de enero de 1819, hace 200 años, son ellos los que no permitieron, en complicidad con Santander y su combo, que el proyecto revolucionario pautado por Bolívar se cumpliera, y desde su desaparición física, vuelve la patria a ser subyugada por el nuevo imperio que hoy nos castiga con saña. Desde allí, desde las grandes batallas de los pueblos originarios, en la conquista, en la colonia y en la guerra de independencia, están sembradas las raíces de las luchas que hoy nos toca enfrentar ante un enemigo renovado y rodeado de sus adláteres criollos, traidores a la Patria.

Estamos en el preciso momento en que debemos ocuparnos por analizar y asimilar, en primer lugar, el contenido programático e ideológico de La lucha por la Independencia encausada por el Libertador Simón Bolívar y el proceso de construcción de la República, ya que contiene aspectos vitales para la compresión y estudio de lo que hoy somos como pueblo, y lo que podemos ser en el futuro, tomando en cuenta que en este contenido programático, el precepto fundamentalísimo es el pensamiento político antiimperialista expresado por El Libertador y en segundo lugar, estudiar las causas que impidieron el triunfo del este programa visionario, que por intromisión de los agentes del imperio norteamericano y la complicidad de Santander y sus acólitos no se logró encausar una revolución social continental, como lo establece Bolívar en su vasta documentación.

Y es aquí, precisamente donde está presente uno de los principales factores de la colonización del pensamiento que comienza por el sistema de educación diseñado por los regímenes oligárquicos, que contiene un signo del engaño camuflado en los programas de enseñanza, que por más de quinientos años han enseñado en la escuela tradicional, donde por ejemplo cuando nos enseñaron el tema de la "Historia Patria", nos formaron el criterio de que la Independencia había sido una "Revolución triunfante", cuando en realidad lo que significó fue un triunfo militar, que implicó tan sólo la separación política del Imperio Español, pero luego sigue manteniendo el sistema de dominación económica y cultural intacto, al servicio de las clases opresoras y los intereses del Imperio Gringo y el apoyo de los gobiernos lacayos, a pesar de que los soldados que combatieron y dieron la vida eran hijos vernáculos del pueblo llano, que aún hoy sigue esperando la justicia, la paz, la libertad y la independencia. Esa es nuestra lucha, que libraremos, y triunfaremos con resistencia y honor, a pesar del poderío del Imperio enemigo.

La lucha independentista y el proceso de construcción de las Repúblicas en el Continente, contienen aspectos vitales para comprender lo que hoy somos y lo que aspiramos llegar a ser, como pueblo empoderado, y uno de esos aspectos fundamentales para el estudio sistemático es el programa antiimperialista de Simón Bolívar, que apunta hacia una revolución social, que fue frustrada. Allí están esos documentos tan vitales como El discurso de Angostura 15 de enero de 1819, Carta de Jamaica 6 de septiembre de 1815, Manifiesto de Cartagena 15 de diciembre de 1812, son unos de los más importantes con los que debemos iniciar el estudio histórico, político y social.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 906 veces.



Reinaldo Chirinos

Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural. Facilitador del INCES.

 reinaldoc06@gmail.com

Visite el perfil de Reinaldo Chirinos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: