Maduro envía explosivos a la Clinton y Obama

Mike Pence, vicepresidente de EEUU, ha dicho que esa caravana de migrantes que partió de Honduras rumbo a su país, de gente aventada por el hambre cosechada por el capitalismo salvaje, en lo que aquel país es causante fundamental, lo que se puede constatar si se examina a fondo la operatividad del sistema y no se juzga por rasgos exteriores, fue o está financiada por Maduro o mejor el gobierno de Venezuela.

"El presidente de Honduras me dijo que (la caravana) fue organizada por grupos de izquierda hondureños, financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera", afirmó Pence en una conferencia patrocinada por el diario The Washington Post. https://www.aporrea.org/internacionales/n333307.html

Así mismo, como quien le da rienda suelta y espacio oficial a un chisme, sin prueba alguna, Pence no sólo responsabiliza a Venezuela y su gobierno de ese fenómeno que es ya demasiado viejo y frecuente, sino que reitera con ello que este país desafía su "soberanía y frontera". Una maniobra simple, pese lo grave y malévola de la mentira, habrá de calar en mucha gente, hasta venezolana.

Si se instala ese modo de razonar en la gente, en la multitud, se logran dos propósitos o se mata dos pájaros con la misma piedra. En primer término, serviría para detener esa caravana usando la represión sin límites, pues se le catalogaría como una agresión extranjera a su país y sobre todo proveniente de uno "Comunista", simplismo que han logrado imponer en la cabeza hasta de gente que uno cree y hasta en veces sabe inteligente y culta. Lo que pasa es que cuando la cultura y los intereses materiales chocan, más interesan y duelen estos. Para uno de esos "cultos", por ejemplo, es más importante una simple visa para entrar a USA que decir la verdad o negarse a repetir ese simplismo del comunismo. Entonces podrían parar el avance de los migrantes, lo que sería para ellos, estratégicamente muy importante, por lo de sentar un precedente. Hasta sin consideración ni sutileza alguna y dejar a medio mundo satisfecho y convencido de lo bueno del proceder.

En segundo lugar, echarle las culpas a Maduro o al gobierno de Venezuela de ese fenómeno, aparte de distraer acerca de las verdaderas razones, serviría para "engrosar" el expediente que pudiera servir en cualquier momento para justificar la invasión militar a Venezuela.

Nunca antes EEUU había pasado por una situación como la de ahora. Sus aspiraciones de controlar el oriente medio para posesionarse del petróleo en esos espacios pareciera en declive, más cuando la guerra en Siria no ha transcurrido de acuerdo a sus planes. E Irán no le ha resultado el "pastel pelado" que esperaban, más bien "un hueso duro de roer, aparte que sus inconvenientes con los países de Europa, sus socios de la OTAN, se agravan. Lo que es peor, si tomamos en cuenta que China, Rusia y otros países emergentes se vuelven competidores en el mercado mundial y hacen que aquél, el presido por Trump, haya descendido en la escala mundial. Esta tendencia obliga a EEUU y su capitales volver sus ojos sobre su patio trasero, lo que no sucedía cuando Obama, pese éste nos declaró amenaza inusual para ellos, y particularmente sobre Venezuela donde hay el petróleo que necesitan por muy largo tiempo, aparte de otras cosas que aquí también hay en abundancia.

Entonces eso obliga a doblegar esfuerzos para convencer a la gente que Venezuela es en verdad una amenaza para EEUU y "el mundo libre", como que cayó en brazos de un "comunismo" que no existe. Pues decir la verdad, como que pudieran estar perdiendo en la competencia con otras naciones capitalistas con las mismas aspiraciones de ellos, salvo que con nuevo estilo, no parece lo conveniente para lograr sus fines. Por eso Mike Pence, corre el riesgo de quedar en ridículo y acusa al gobierno de Venezuela de financiar la ola de migrantes que avanza ahora hacia su país. Mientras calla frente a la actitud de México, todavía presidido por Peña Nieto, por donde pasa la caravana sin atreverse a detenerla y manifestar disposición a dejarla dirigirse hacia su objetivo. Eso sí, amenazan a los pequeños países de donde parten y pasan los migrantes de negarle las ayudas que le venían dándoles sólo por mantener tranquilo su patio trasero, donde en la mayoría de los casos sus gobiernos actúan como aliados inconsultos suyos. Y hasta ganados para apoyar cualquier tropelía.

Un cable reciente informa que los correos de la señora Clinton y del expresidente Obama, han sido receptores de bombas , así como la cadena de noticias CNN y un magnate norteamericano que ha sido pertinaz crítico del ahora presidente. Recordemos que, pese al papel de CNN en lo que respecta a la defensa de los intereses del gran capital norteamericano, esa cadena de noticias ha tenido muy malas relaciones con Trump, por lo que este con frecuencia la alude con fiereza.

Bien pudiera Trump y su equipo, ante las cercanías de las elecciones legislativas y como eso de las bombas enviadas a los opositores a su partido pudiera afectar a los suyos del republicano, optar por culpar o acusar al gobierno de Venezuela. Sería también como la primera, un arma de doble filo, desmonta la matriz de opinión contraria que pudiera generarle ante los votantes ahora mismo y aumenta el volumen de acusaciones para justificar su acariciado plan de invasión a Venezuela.

Lo lamentable de todo esto, no es que Trump y su equipo acudan a esas burdas maniobras, sino que en América Latina y particularmente en Venezuela, abunda gente presta a hacerse eco de tales infamias y hasta payasadas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1600 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: