Un bolívar llamado Rosales

No quiero que me hablen de cuatro hectáreas de melón. Quiero que me hablen de 400, mil, 3 mil hectáreas de melón. No tengo clientes que esperan por ellos. Tengo países enteros que esperan por ellos.

Hugo Chávez

El estigma menospreciativo que tiene nuestra moneda no puede ser borrado hasta levantar el orgullo productivo en las áreas posibles. Mientras más rápido, mejor. La moneda la valúa, además de la capacidad de productividad, abastecimiento y amplitud (exportación) que la respalde, la de almacén y reserva. De esta manera la estabilidad productiva somete la voracidad del capital. Los estrategas de nuestra nación vieron pertinente atacar por retaguardia, a sabiendas de la debilidad del frente, tener alta reserva e invertir en su obra, el hombre nuevo (misiones, programas, etc.)

Estos cimientos, apenas bocetos de una empresa de AMOR que se está instaurando, han definido más nítido un perfil del objetivo en el bando opositor. La salida que ha aderezado para su campaña, creo, a mi modo de ver, no puede ser más antinacionalista. Si se la somete a una visión “infrarroja” en cuanto a lo humano, no puede ser más deshumana. No quiero ofender aunque los términos así lo parezcan, pero en el análisis a continuación, sinceramente no consigo mejor acepción que se le adecue.

El lanzamiento de una tarjeta generalizada, a las clases más desposeídas, a través de los ingresos petroleros, conduce a un excedente de circulante que por la falta de una alta productividad, de una estrategia que sostenga un excedente, que no sea la mercantil, y menos aún, oferta al excedente de circulante, disparará la inflación a términos desconocidos, no sería extraño que se maquille la situación a lo Menem, cambiando el valor de la moneda, cambiando hasta el nombre de la misma. Al desaparecer el control de cambios, reaparece la fuga de capital, el país queda hundido en la devaluación, “cambian las monedas” con las empresas socias de PDVSA, ahora nuevamente dueñas de la situación, dictarán la pauta: separarla del país. Muerte al bolívar será la orden imperial después de tamaño susto que le echó la monedita rebelde, a convertir ahora en colchón del dólar. Los convenios con los países suramericanos, los megaproyectos entre hermanos, se harán con otra óptica: De arriba abajo. Venezuela pretenderá dar órdenes. Algo así como un Israel en América. Venezuela escalará el primer mundo, será la propaganda de los propios Estados Unidos para “darle” status, mientras la somete. Hasta allí el supuesto negado.

…Sí Luís. Imposible. Es que no veo de ningún modo una oferta coherente en el mensaje de la oposición, porque no es un proyecto que sopese la conciencia alcanzada por el pueblo y parta de allí, sino que mediante semejante tarjeta, que no es sino la punta de una mecha para una explosión social, que veja la etapa recorrida con el pregón de un imposible en términos de AMOR. Es un velo toda esa campaña enmascarada de tarjeta. Las versiones escindidas del candidato opositor sobre las misiones por ejemplo, que las va a sostener, dice en Venezuela, que no mantiene parásitos, dice en el norte, no atienden al menor escrúpulo de lo que maquina. No son mensajes a un público elector, pues los que le siguen solo desean que saque a Chávez con asamblea nacional y todo. Entrelíneas están diciendo cómo sacarán la espoleta una vez que ganen para encender el berenjenal, de allí a la invasión el paso es más corto que tomar un marroncito. Cualquier vericueto debe entenderse que está estudiado, y si se mira con ojo estratégico, apartando el velo del voto y lo emotivo, el estallido ES su programa de gobierno. Si algo desea esta oposición es tener a Venezuela libre de chavistas para siempre. A como dé lugar.

Sin embargo, algo salió mal. Lo ocurrido en NU indica un juego de poderes, que, sin llegar al a meta final, el ganador a todas luces resultó ser Venezuela. Los movimientos imperiales trabajan lo que no hicieron en todo este año. ¿Qué significa esto para lo que estamos hablando? que los gringos saben que Rosales no va a ganar el baile pero ni con postgrado de tango- reggaetón, de otra manera, la misión norteamericana permitiría con todo placer cederle un escaño “sonrisa de tísico” a los chavistas en el turno, hasta que Chávez se diluyera el 3 de diciembre. Pero qué va, ellos sabían del hueso duro por las giras presidenciales que entonces catalogaban de despilfarro, curtieron el nombre del país y el de su líder. La transparencia, que a la chiquita, no va con gobiernos, sino con los pueblos, presiona hoy dando cupo de igualdad, porque si sumamos los “condicionados”, más los pueblos del otro lado, de los que se abstuvieron, Venezuela ganó una elección de liderazgo y una autopista a la victoria decembrina, con los setentitantos firmes a nuestro lado, con la delación de debilidad del Bolton, que por cierto, no sabía que estuviesen tan mal, cuando en otras ocasiones con un solo pelar de ojos del imperio bastaba para que la nación en observancia supiera a qué atenerse. Por primera vez se consigue in fragantis al imperio ponerse los zancos en el camerino. Y nuevamente por medio del voto. Apenas comienza la fiesta.

Pero perdón, hablaba de Rosales. Pregunto ¿qué hace este candidato mostrando una falacia ante semejante imagen que está deparando nuestro país al frente de los pueblos? El candidato espera. Sólo eso. Espera.

¿Qué campaña electoral esta, un proyecto de país en marcha versus una falacia? lógicamente hay que ver la falacia como una estrategia que desemboca en tobogán en la retirada a última hora. Las imágenes “saudade” de otrora, suplantando la verdadera en la manifestación opositora de la Libertador, “la avalancha”, reflejan la ya preparada maniobra desde el momento de elegir el sitio. A la hora de dar el informe no importa si VTV lo desmiente, a la final, con retirarse de las elecciones les bastará para que el mundo les crea, “los que trucaron imágenes fueron los chavistas”. Como el caso será reincidente para los ojos imperiales, “ya la oposición se retiró una vez por la misma razón”, declararían -para eso son imperio-, ilegal esta elección = Chávez es un dictador. Presionarán una ruptura diplomática. Secuestran a la CITGO

Esta es mi visión, disculpen lo casandro. Imposible Rosales ganar este deber patriótico del voto. No es su propósito. Esta certeza es tal que el propio Rosales sufriría una ataque de apoplejía si eso ocurriera. Hay que transformar en fiesta popular vigilante es 3 de diciembre, fiesta de nuestros aborígenes, de los pueblos del mundo, que harán cola con nosotros ese día, porque apuestan con los setentitantos de nuestro lado, con los “condicionados”, también de nuestro lado, con los pueblos que sufren en los EUA y en los países del primer mundo, también de nuestro lado, y porque es tal el crecimiento que están dando los sectores productivos más vanguardistas, por los que apostamos crecer antes que mirar atrás más nunca. La realidad en esa oposición es tan absurda que su única carta de desarrollo, es a través de Chávez. Dudo que General Motors por decir un solo ejemplo, haya tenido más ganancias en el pasado que ahora. Pero también dudo que la trampa y la flojera deban seguir haciendo reglas de juego, si es Revolución lo que queremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3845 veces.



Arnulfo Poyer Márquez


Visite el perfil de Arnulfo Poyer Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnulfo Poyer Márquez

Arnulfo Poyer Márquez

Más artículos de este autor