Acuerdo PSUV-PCV...por allí van los tiros

Ayer se llevó a cabo un acto que por su valor cualitativo representa mucho en esta batalla contra el imperialismo y por la liberación nacional, preámbulo de la construcción de una sociedad socialista. Sin duda que ese planteamiento relativo a que lo que está en crisis terminal en Venezuela es su sistema capitalista es una gran realidad que no podemos ocultar los revolucionarios, pero que gracias a la guerra psicológica de la burguesía y del imperio a veces pasa por desapercibido tal axioma, en Venezuela lo que está en crisis es el capitalismo, eso hay que decirlo en todos lados; en los barrios, en las escuelas, en las universidades, en las fábricas, etc, pero para ello hay que mapear el asunto, conocer bien el tema y definir la estrategia más adecuada que nos permita explicar de forma sencilla el por qué la crisis venezolana, su origen, su evolución y desarrollo y su inexorable marcha hacia un nuevo modelo económico que tiene que ser socialista. De allí que el imperio, quien si sabe lo que está ocurriendo y si no lo sabe es su problema, desata la mayor guerra vista contra esta patria, nos referimos al imperio estadounidense, el Morillo de otrora se presenta ahora ya no con buques de guerra antiguos, con caballos y pertrechos para cercarnos sino con una nueva modalidad de la guerra, la guerra económica y la guerra psicológica como punta de lanza de la infantería imperial, allí ellos concentran su principal arma, en lo psicológico que nos paralice y nos aleje del camino liberador que es el socialismo, cada vez más y más socialismo. Pongamos un ejemplo sencillo (un jugo de 250ml, empresa capitalista 40Bs, lácteos los Andes, 6 Bs) y eso que sabemos los problemas de Lácteos Los Andes, pero como ejemplo nos sirve para decirle a la gente, srs, el socialismo no especula, el capitalismo si especula, algo tan simple como eso.

Las cosas han cambiado pero los enemigos de la patria y su pueblo siguen siendo los mismos. Ciertamente los rostros son diferentes pero en el fondo representan lo mismo, la misma prepotencia, la misma desfachatez, la misma inmoralidad de imperio decadente que se niega a morir pero que está condenado a ello. También nosotros nos enfrentamos con nuevas modalidades de lucha a ese imperio, pero en el fondo es la misma lucha de Bolívar, la misma lucha de los antepasados de éste, la misma lucha de nuestros pueblos originarios, pero esta vez con la certeza del triunfo y de contar con el momento histórico exacto para esta gran victoria, de ello no podemos tener duda alguna. No solo nos referimos a la victoria electoral, una realidad inocultable, que obtendremos el 22 de Abril, sino la victoria estratégica, el avance cualitativo, la elevación de la consciencia popular que nos garantiza el éxito en esta dura pelea contra un imperio con enormes capacidades de hacer daño pero también con tremendas falencias y debilidades que caracterizan a los que entran en esa etapa de extremaunción, sobretodo en lo argumentativo, en lo lógico, en lo razonable, allí es menester golpearles todos los días, sin descanso, con eficiencia y determinación, para ello hay que preparar escenarios idóneos que nos permita dar esa batalla y también tener las herramientas para darla, de nada sirve invitar a un pueblo a la batalla si no tenemos las armas suficientes y adecuadas y en esta batalla un arma puede ser un bolígrafo, bueno, eso ya no se usa, pero una computadora con acceso a internet si. Así lograremos el derrumbe imperial, no ponemos con esto fecha exacta, pero, sin duda estamos en un momento histórico único en muchos años y nuestra patria le ha tocado estar en la vanguardia de este momento histórico, una vez más estamos llamados a ser los sepultureros de un imperio y ellos lo saben.

Nos queremos referir al acuerdo marco PSUV-PCV hecho público el día de ayer, 26 de Febrero como un extraordinario acto de la llegada de condiciones adecuadas para librar esta batalla, llegamos a una nueva etapa de la batalla y de la lucha en donde el imperio escala, pero nosotros también subimos la apuesta. En el mismo (documento marco PSUV-PCV) se expone algo sumamente importante, no solo se plantea la necesaria unión en lo electoral sino en lo estratégico; no solo se habla de los votos sino que se intenta despejar el horizonte en la titánica tarea de construir el socialismo. Un ducho en estas batallas como lo es Fidel Castro señaló que su peor error fue creer en los inicios de la revolución cubana que alguien sabía cómo se podía construir el socialismo, es decir, haber pensado de la existencia de algún librito escondido en  las catacumbas del tiempo que nos dijera "así se construye el socialismo", pues ¿Quien puede dudar de la capacidad de Fidel para estos avatares? Es por ello que la batalla del pueblo venezolano adquiere dimensiones extraordinarias en el contexto mundial actual porque estamos construyendo un camino con nuestras particularidades, a nuestra manera y eso representa libertad y rompimiento de cadenas impuestas que nos esclavizan. Quizás piensen que soy vanidoso al colocar lo que estamos haciendo en esta gran patria como algo de vanguardia mundial, pues no tengan duda de ello, seremos guía, orientadores, aperturadores de nuevos tiempos, innovadores de una nueva realidad en donde los pueblos avanzarán en la medida que creen sus propios espacios para construir sus sueños de libertad y su forma de romper con las cadenas impuestas durante siglos que nos hace esclavos de la mente y la inercia del quehacer cotidiano está condicionada por estos “reflejos condicionados” que nos atan a un patrón made in usa. 

Obviamente que el ámbito cultural, educativo, formativo es de vital importancia en esta guerra contra el imperio. Bebiendo de la sabia creativa de la humanidad podemos decir que "todo lo humano es nuestro" y cuando lo humano se constituye en hegemonía tendremos una nueva sociedad. Hasta ahora ha triunfado lo inhumano, lo individualista, lo mezquino; traducido en nuestro idioma decimos, ha triunfado el capitalismo. Nuestra sociedad está plagada de la hegemonía capitalista que ocupa nuestras mentes y nos hace mezquinos, mentirosos, incapaces, inhumanos, asesinos, bachaqueros, contrabandistas, especuladores, etc, etc. Pues en medio de ese mierdero tenemos que construir lo nuevo, nada fácil, pero no imposible. Y no es imposible porque el instinto de supervivencia nos llevará a encontrar una salida y esa salida se construye aquí, en la patria de Bolívar, acrisolada en nuestra historia maravillosa que nos hace especiales en el mundo. 

Pero volvamos al acuerdo y su importancia histórica, no se trata solo de la noticia en lo electoral, importante sin duda, se trata de iniciar una nueva forma de interrelacionarnos en medio de la diversidad del proceso bolivariano. Indudablemente que el documento tiene una alta carga de lo táctico, de la actuación en lo que será sin duda un paso importante en la profundización revolucionaria del proceso venezolano, pero el desarrollo de este documento, su enriquecimiento cotidiano debe hacer de esta iniciativa el gran impulso para entrar definitivamente a una nueva era y un nuevo nivel en la batalla. Asimismo, dicho documento,  contiene una propuesta de perogrullo, la suma de fuerzas para combatir al imperialismo, la construcción de un gran frente, la ampliación de la misión abarcante en la batalla política que involucre a todo un pueblo.

Esto pasa también por la construcción de un nuevo sistema económico, recalcando que es imposible salvar el sistema capitalista porque este sistema lleva el germen de la destrucción dentro de si, lógicamente que eso no ocurre solo, ocurre si la fuerza transformadora de la sociedad se activa y se orienta adecuadamente. Precisamente es el gran tema en estos momentos ¿Cómo consolidar el salto cualitativo que estamos dando al echar amarras y decidirnos a construir una sociedad socialista? Pues una sociedad socialista es absolutamente anti imperialista y anti capitalista, de esa premisa debemos partir, pero esto no es solo en consignas que se debe repetir, se debe concretar en una nueva realidad económica, social, cultural y política que le haga contrapeso a ese imperio que cae sin control y que esta caída no nos arrastre al abismo. La realidad mundial nos indica que estamos viviendo una etapa del capitalismo en donde éste sistema hegemónico irradia su maldad por el planeta aplicando sus fórmulas anti populares con sus mecanismos de dominación militar-económicos-culturales y mediáticos. Todo esto se combina en lo que Gramsci llamó la superestructura, absolutamente acertado este concepto, pero en la actualidad hay que tomar en cuenta que la interconexión del planeta, recuerden que la Internet y todos estos mecanismos los creo el imperialismo para dominarnos, pero también los podemos usar nosotros para liberarnos y es lo que estamos haciendo con la criptomoneda o cripto activo el petro. Ahora bien, esto debe abarcar otros ámbitos que nos permita construir espacios liberados del dominio imperial. Recuerden lo siguiente: El imperio nos aplica sanciones, cualquiera piensa que estamos ante las sanciones de un estado, pero no es así, los EEUU ya no es un estado en el concepto tradicional de estado nación, EEUU es un ensayo corporativo que usa a un estado para aplicar sus políticas; eso no solo abarca el espacio territorial de EEUU sino que se extiende por el mundo y llega a Europa. Son las corporaciones las que gobiernan el mundo e imponen sus designios y los llamados organismos multilaterales incluyendo a la mismísima ONU se pliegan a la nueva realidad mundial del dominio corporativo. 

El imperialismo, o mejor dicho, las corporaciones han pretendido disimular y esconder dónde está "la mano que mece la cuna", no obstante, en la etapa decadente en que se encuentra no le queda otra sino la de echar mano a todas sus herramientas para manejar de forma directa el poder mundial y es así cómo los gerentes de sus empresas petroleras, verbigracia Tillerson, son ahora flamantes representantes de los "estados" de la unión. A esa lógica imperialista en esta etapa particular hay que estudiar y saber dar la respuesta adecuada en los momentos adecuados y en los espacios adecuados. El proyecto socialista siempre chocará con el concepto de la minimización del estado, punta de lanza de la privatización mundial ofrecida como “gran solución” por el imperialismo, eso no es inocente, hay un mar de fondo allí que demuestra el cambio estratégico del viejo imperialismo al nuevo imperialismo global echando mano a la tecnología informática y la interconexión financiera del planeta. 

Lo que ocurre con nuestro país es elocuente, nos referimos a las sanciones económicas; solo basta con emitir una orden corporativista a un conjunto de empresas en el mundo y a Venezuela no se le vende ni una aguja libremente, solo basta con la ejecución de un plan ideado en las corporaciones petroleras y se inicia la guerra de los precios del petróleo para golpear a los países petroleros: Rusia, Irán y Venezuela ¿Casualidad? Por supuesto que no, todo obedece a un plan corporativista y los estados se pliegan cuan perritos simpáticos a los designios de las corporaciones capitalistas mundiales, no hay que ser muy sagaz para ver esto en la actualidad.

Solo basta analizar lo que ocurre con gobiernos como el de Perú y Colombia que anteponiendo sus propios intereses locales y regionales se lanzan al suicidio con tal y complacer a sus amos corporativistas mundiales. Lo de la MUD en Venezuela es copia fiel y exacta de lo ilógico políticamente, pero adecuado para la estrategia corporativista del nuevo imperialismo de dominar el mundo y cipayos como Julio Borges y Ramos Allup no hacen otra cosa sino afirmar, yes. Es por ello que las vetustas organizaciones cómo la Internacional Socialista, la socialdemocracia mundial y otras corrientes que alguna vez tuvieron alguna autonomía hoy se pliegan sin chistar a los designios desde Washintong, que no necesariamente es desde allí donde se da la orden sino que puede ser de cualquier parte del mundo en donde las corporaciones mundiales definen qué hacer con los pueblos del planeta todo. Esas son las pretensiones imperiales, ahora, está por verse si los pueblos se la calan, al menos nosotros no lo hacemos, estamos haciendo una revolución que representa nuevos paradigmas en el planeta y se convierte en guía del nuevo mundo por construir.

En este contexto no cabe otra cosa sino  saludar la iniciativa del PSUV y de PCV con sellar una alianza con sendo documento conjunto en donde lo estratégico es fundamental por lo que podemos leer del mismo, solo hay que esperar el desencadenante histórico, extraordinariamente interpretado por Nicolás Maduro al convocar a la ANC y todo este proceso que arrojará un nuevo escenario nacional pero con incidencia mundial.

Luego de los fracasos de iniciativas tibias pero muy útiles como la de Argentina y Brasil, el imperialismo creyó que estábamos listos y preparó todas sus baterías contra nosotros, no se percató del barro que estamos hechos y este pueblo sin disparar un tiro le ha causado la mayor derrota estratégica de las últimas décadas al rescatar la paz en el país, la paz es hoy para el imperio el peor golpe que se le puede dar, aunque muchos no lo crean. Sin duda que es una paz amenazada segundo a segundo, pero la batalla se libra a nuestro favor y estamos seguros que en países como Argentina, Brasil y Colombia surgirán movimientos liberadores que avanzarán con fuerza inusitada por la vía democrática y pacífica; por ello que ese planteamiento de la democracia participativa y protagónica es clavarle una lanza en el corazón al antidemocrático por naturaleza imperio.

El capitalismo está quebrado como alternativa, incluso, para gran parte de sus defensores. Por ejemplo en Venezuela se puede pensar en un frente anti imperialista económico que incorpore a grandes, medianos y pequeños comerciantes e industriales que van seguramente a la quiebra o han ido a la quiebra por las sanciones contra el país. Comerciantes que ya casi no pueden vender porque los precios de los productos son inaccesibles. Esa gente hay que orientarlas políticamente y decirles, "srs, estas son las consecuencias de las sanciones contra Venezuela", por la calle del medio, con la verdad siempre por delante y seguramente tendremos un frente de personas que sin ser socialistas ni mucho menos estarán dispuestas a coincidir en una batalla que si no se da ellos estarán condenados a desaparecer. Hay que ir a las causas de la hiperinflación, el contrabando de extracción, la inflación inducida, los métodos delincuenciales en la economía, el chantaje, el saboteo internacional de la banca, etc. Hay que ir a las causas del problema que nos ha desaparecido el poder adquisitivo real y explicarle a la gente que esto no es otra cosa que el capitalismo más ruin que entró en crisis sin posibilidades de recuperación. Claro está que también hay que seguir trabajando en los nuevos mecanismos económicos que nos permita consolidar la independencia, el zafarnos del rentismo petrolero y la migración hacia una economía productiva pero que usa al petróleo como la palanca, que usa el oro y el coltán como la palanca, pero la palanca para un sistema económico nuevo que nos permita invertir en el desarrollo de la agricultura, la ciencia y la tecnología, la agroindustria, la industria, etc. El profesor Clever Ramírez lo sintetizaba de manera muy sencilla... "alimentos, ciencia y tecnología para alcanzar la soberanía". 

Nosotros podemos producir alimentos para media humanidad, tenemos tierras pa' tirar pal techo, tenemos agua, faltan manos ciertamente pero las tenemos también, solo falta encausarlas y darles una brújula bien clara de hacia donde vamos. Ubiquemos solamente la región andes por ejemplo: El eje trasandino, el eje panamericano, el eje sur del lago. Aquí se pueden producir los alimentos para el país todo y para exportar, claro, esto no nace solo, hay que hacer el esfuerzo máximo y mantener la disciplina y la eficiencia al tope. En una guerra, y estamos en guerra contra el imperio, la batalla se gana quien tiene más moral, más razón, más disciplina y logra llevar el escenario de la misma al punto más adecuado. Esto habla de eficiencia, pues la eficiencia es punto cardinal para ganar esta guerra; si la guerra es de todo el pueblo, si el convocado es el pueblo todo pues lo más obvio es darle poder a ese pueblo, pero para que ese pueblo no dilapide el poder en fatuas acciones es menester que además de conciencia esté organizado, disciplinado y preparado para ganar esa batalla. La gran batalla de hoy es producir alimentos, medicinas, tecnología para la vida. vamos a construir un imperio, un conglomerado, un gran complejo tecnológico para liberar la humanidad, esto parece utópico, seguramente lo es y nuestro periodo de vida no nos alcance a verlo, pero por allí van los tiros y el que no se anote en esta está ponchao.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1573 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor