En sus puestos… Cámara… ¡Acción!

Comienza el correteo frenético y acostumbrado de la Producción. Ya hace algún tiempo han arribado gran parte de los equipos y los medios internacionales que por Misión tienen transmitir los impactantes acontecimientos de una noticia que tiene rato siendo conocida, pero que muy impacientemente viene esperando que se le haga realidad. Urge, según lo programado, crear la Atmosfera necesaria para lograr el Impacto del éxito convenido. Los decorados, la música, los movimientos de cámara, el ritmo, la puesta en escena, los sonidos ambientales (sobre todo de las explosiones, los gritos y las balas)… se encuentra alfabéticamente bien ordenados y archivados. Aguardando, de manera impaciente, el momento más indicado que se pueda demostrar la cruenta dictadura, la Crisis Humanitaria, que vive la pobre y muy torturada Venezuela.

Todo, a pesar de algunos retrasos, ha venido siendo resuelto peligrosamente "a la carrera". Las últimas y decisivas escenas, las que tienen por encargo imprimir el Climax al desenlace final, han venido presentando sus dudas, pero a pesar de ellas se ha decidido continuar con lo previsto. Resulta impresionante que a pesar de lo que se ha invertido, y el avance que lleva el Proyecto, el equipo de trabajo en Venezuela todavía no logra convencer. A pesar de los esfuerzos, no es suficiente realismo lo que las calles demuestran. Por cada rincón donde las manifestaciones han pasado, con iracunda locura, tratando de destruir y quemar todo a su paso, reclamando el respeto de los DDHH, no han logrado que se reflejen los necesarios excesos de una fuerza pública supuestamente acostumbrada a salvajemente torturar a la gente.

"Las pobres y escuetas manifestaciones que en las calles de su país ustedes han logrado, francamente dan risa. Ni siquiera con nuestros más diestros y siniestros Juegos de Cámara podríamos lograr convencer lo que no se ve por ninguna parte. Esto se viene convirtiendo en un cuento demasiado fastidioso, incluso para nosotros… Cómo quieren que podamos intervenir militarmente a su país si este se encuentra más en calma que el propio México e, inclusive, el mismo Paraguay. Cuando por lógica, y por lo que le hemos hecho, después de tres años de Guerra Económica, deberíamos estar viéndolos como verdaderos Zombis comiéndose entre ustedes mismos. Hoy deberían estar como precisamente lo expresan las Órdenes de Operaciones que se les pasó hace más de un año (Freedom 2), por la que ustedes han recibido verdaderas fortunas, y que debieron de haberlas provocado. Y las que claramente expresan (y se las deletrea con pleniespongado sarcasmo): "para la fecha Venezuela se debe encontrar al borde de una cruenta Guerra Civil"… Finalmente algo como foquin no terminó de decir cuando colgó.

Al volver a llamar al malhumorado funcionario de la embajada norteamericana, para ver si ya se le había pasado la "arrechera", con el cuento del "pato y la guacharaca", una especie de malabarística maniobra de rodeo y aproximación, nuevamente se hizo de riñones para solicitarle más "recursos". Solo como una educada cortesía, y como para defender su actuación, le reclamaron que desde la OEA no se había hecho lo necesario para que en Venezuela se hubiera hecho un mejor papel. Almagro, que para ese momento había estado oyendo la conversación, estando en otra línea, con fuertes palabras lo interrumpió, llamándoles de incapaces pa’bajo. Les echaba en cara que por sus tarugadas había tenido que extralimitarse en sus propias y bien reglamentadas funciones, saliéndose incluso del guión, poniendo en peligro su cargo, para con "Claqueta" en mano forzar nuevas escenas en este show que, por la idiotez de ustedes, va de camino del absurdo a lo tragicómico. Con las "chuchadas" correspondientes les ha dicho que ha sido él desde la OEA quien logró que Maduro hiciera lo más parecido a disolver la Asamblea Nacional, que era lo que hace tiempo debían haber hecho ustedes, allá en Venezuela. Y que pasó, nada, solo unos cuantos coñazos y ningún muerto. Incluso el propio Santos había quedado como un verdadero weón con las tres columnas de tanques desplegados en la frontera, mientras los que supuestamente debían dar una verdadera batalla campal, para entusiasmar algunos militares que ya estaban "tocados", terminaron haciéndose unos risueños y muy simpáticos selfie con sus panas los Guardias Nacionales. Los que para la fecha y a esta hora debían dar la impresión de estarlos masacrándolos y "arreándolos" como vacas al matadero, a los de por sí acostumbrados estadios para darles, el también correspondiente "chicharrón".

No sabiendo si interrumpir o continuar tragando grueso por el regaño, la posibilidad que nuevos recursos les llegara, argumento tras argumento, se les iba evaporando, bien porque el colérico y amargo Almagro lo impediría de plano o por la propia y torturante calentura que le provocaba el teléfono, que ya se hacía insoportable, sobre su oreja. Por experiencias pasadas, muy bien sabían que de llegar Semana Santa todo se enfriaría a tal punto que sería imposible alcanzar nuevamente la temperatura. Fenómeno que algunos llaman el efecto del "arenita playita, y para los venezolanos resulta irresistible. Luego de llegar de las parranderas vacaciones, cansa’o, todo quema’o, trasnocha’o, con dolor de cabeza, enratona’o, pela’o, endeuda’o, arrecho, con arena hasta en el cu… ello, con ganas de dormir y de olvidarse de este y de cualquier otro mundo, a quién se le podría ocurrir que continuaría tirando piedra, mamando gas, correteando y siendo correteado, de aquí para allá y de allá para acá… Y de paso Maduro había dado LUNES, MARTES Y MIÉRCOLES, FESTIVO

Moviendo la cabeza hacía señas para que lo dejaran de jalar por la camisa, aparentemente todo estaba perdido, el gringo todavía estaba arrecho y mientras pacientemente oía al uruguayo, dejaba ver por su indiferencia que no les soltaría ni un "churupo" más, de hecho, después de un rato, sin mucho remordimiento les había colgado nuevamente el teléfono. El tal Almagro nuevamente les había robado el show, nuevamente se les había llevado la mejor tajada.

A esta hora, poco a poco, y con un nuevo embarque encima, los corresponsales extranjeros fueron saliendo para México y para Paraguay. Parece que por lo menos allá las cosas no se encuentran tan "aburridas", y algunas de sus imágenes podrían servir para que Venezuela no deje de ser obligada noticia y principal violadora de los DDHH en el mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 766 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor