El cerco contra Venezuela y los colaboracionistas

Cuando utilizamos el término colaboracionistas, no es por mera coincidencia, sino por la connotación histórica, que el mismo tiene para definir a los hijos de un país que se ponen al servicio de potencias extranjeras. Aunque no estamos absolutamente seguros, creemos que este calificativo se originó en España, durante la invasión de Napoleón Bonaparte y fue utilizado para señalar a los afrancesados que se colocaron cobardemente del lado del corso que pisoteaba la soberanía de su patria. Allí eran condenados a sufrir los suplicios de "El Garrote vil" y otras formas de ejecutar la pena máxima,con que premiaban a los traidores a la patria.

Desgraciadamente en nuestra República Bolivariana de Venezuela, esta fauna abunda y actúa impunemente, sobre todo porque bajo engaño, logró que el pueblo ingenuo y carente de formación política le diera una patente de corso para conspirar contra el pueblo y la soberanía nacional, como es la "Inmunidad parlamentaria", que reiteramos, en nuestra legislación, es efectivamente lo más negativo que tiene la democracia; porque esa figura sirve para dejar impune a delincuentes habituales, que no de ahora, sino de siempre se cobijan bajo ese manto para cometer tropelías contra todo el mundo, porque tienen "inmunidad". Ya en anteriores opiniones hemos sostenido que debe ser reglamentada, para que cumpla las funciones deseadas y necesarias.

Pues bien en estos momentos cuando la soberanía nacional y la suerte del pueblo venezolano está en peligro por el acecho imperial norteamericano y de la Unión Europea, la Asamblea Nacional se ha convertido en la agencia de los "colaboracionistas", que con su mayoría circunstancial, no solo propician la desestabilización del Estado, sino que van al exterior a hacer lobby, ante los agresores para solicitar más fuerza en las presiones criminales contra la patria y la acción militar, si no son satisfechas sus aspiraciones personales y de grupos oligárquicos.

Ahora mismo tenemos en Brasil, una avanzada de "colaboracionistas", reuniéndose con la mafia del vecino país, que intenta por la vía deleznable del golpe parlamentario, echar del poder a la presidenta Dilma Rousseff, electa por más de 50 millones de brasileros, para sustituirla por un pillo que no alcanzó ni el uno por ciento de apoyo en las elecciones. La delegación de "colaboracionistas" venezolanos se está reuniendo, con quien funge de presidente ilegítimo y con su "Canciller", para tratar el caso de Venezuela y la presidencia del MERCOSUR.

Todos sabemos que la política exterior de la República Bolivariana de Venezuela, por su estructura de poder, es responsabilidad del ciudadano presidente constitucional, quien la dirige a través de la cancillería y sus órganos respectivos. La pregunta es ¿Que hacen estos advenedizos en nombre de Venezuela, lamiendo las botas a los agresores, no solo de nuestra madre, sino de la patria grande?

Es vergonzoso e indignante, que sujetos que por accidente nacieron en esta tierra, pero a la que jamás han querido ni aceptado como madre, se valgan de la ingenuidad de nuestro pueblo, para hacer de gestores de la venta de la patria al mejor postor.

Quienes de alguna manera nos hemos ocupado de conocer lo que es Venezuela en toda su dimensión, sabemos que representa para los imperios un "Bocatto di cardenale" y por eso sobran los mercaderes que quieran ganar mendrugos por negociarla.

La República Bolivariana de Venezuela, es un país caribeño, atlántico, amazónico y andino. puente entre Suramérica y el mundo Por esa posición geoestratégica privilegiada en el continente tiene vital importancia en lo político, social, económico y comercial. Si sumamos a esto que es la poseedora de la primera reserva mundial de hidrocarburos, con la mayor biodiversidad y con una inconmensurable riqueza en minerales estratégicos, y ahora con una determinación soberana de ser libre e independiente, podemos entender porque la jauría planetaria quiere hincarle sus sanguinarios colmillos, para seguir la fiesta que se les acabó con la caída de la IV República.

Vista esta realidad, hoy más que nunca con las diferencias que podamos tener, que deben ser objeto de un debate claro, diáfano y transparente para alcanzar la reconciliación del chavismo y sus aliados; la unidad de los patriotas es un acto supremo de lealtad, a los padres de la patria grande, al Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana y a nuestras futuras generaciones, por quienes estamos obligados a enfrentar "El cerco contra Venezuela y sus colaboracionistas". Periodista* CNP 2414 cd2620@gmail.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2302 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición